domingo, junio 02, 2013

EL PERDIGÓN 63 : Devora, es Burgos


OLVIDAMOS  Biscúter
La Real Academia define el verbo olvidar como la acción de dejar de tener en la memoria lo que se tenía o debía tener. El conocimiento de la Historia sirve para evitar que quienes detentan el poder maquillen la realidad, acaben con la memoria de lo que realmente sucedió o está ocurriendo. Lo curioso no es como se escribe la Historia, sino como se borra.

Hay olvidos clamorosos como los errores cometidos en la lejana Crisis del 29 y sus consecuencias sociales, en algunos aspectos semejantes a las actuales. Recordemos las palabras de M. Bloch ante la irrupción del nazismo “…lo urgente no es gritar ¡vade retro! al demonio populista, sino quitarle, no sin arduo esfuerzo, sus armas mentirosas y sus artificios…”.
Olvidamos a menudo el constante aumento de la desigualdad y de la pobreza – el 0,16% de la población mundial se apropia del 66% de los ingresos mundiales -, sin recordar a Norberto Bobbio cuando nos señalaba que el distintivo más claro de la izquierda es la lucha por la igualdad.
Olvidamos la Revolución Francesa, cuando incluyó en su constitución de 1793 el siguiente texto: “…Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es para el pueblo y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes…”.
Hemos olvidado aquel viejo pensamiento anarquista que decía que la ayuda mutua beneficia a las especies y no la despiadada competencia. Una propuesta como la capitalista – el máximo lucro en el mínimo tiempo - ,
nos dice Adela Cortina, está radicalmente equivocada. Lo que actualmente se muestra cada vez más, desde el ámbito de la biología evolutiva y desde las neurociencias, es que las personas somos seres sociales, estamos vinculados a los demás humanos y estamos biológicamente capacitados para cuidar y para cooperar. El individualismo, propugnado por el thatcherismo y sus herederos, es falso. Es una abstracción, una creación que ha resultado perjudicial, porque los seres humanos somos fundamentalmente cooperativos.
Olvidamos la definición que hace la UNESCO de Educación: “…educar es contribuir a la formación de personas libres y responsables…”.No se dice nada de hacer de nuestros ciudadanos y ciudadanas  exclusivas máquinas de producir.
Olvidamos que la Jerarquía de la Iglesia Católica no colaboró con el Nuevo Estado Franquista, sino que fue parte de él. De aquellos polvos, vienen estos lodos.
Olvidamos que el PIB mide todo, menos lo que hace que la vida merezca ser vivida.
Olvidamos que las vallas de Melilla y Ceuta no son para evitar que los inmigrantes vengan, sino para ganar el voto de los miedosos ciudadanos europeos.
Olvidamos que en el AVE se han invertido más de 40.000 millones de euros, para dar solución al 1% de las necesidades de movilidad en nuestro país.
Olvidamos que tan sólo el 63% de los parados y paradas reciben algún tipo de subsidio.
Olvidamos que si en economía es el capitalismo quien hace las leyes y no las leyes las que deciden qué hacemos con la economía, entonces ¿qué sentido tiene hablar de Estado de Derecho?.
Olvidamos que en 1975 Pío Moa intentó matar a martillazos a un policía armado y hoy es uno de los iconos del revisionismo histórico del Franquismo.
Olvidamos el mensaje cifrado de Cospedal: “… la indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido, en forma efectivamente de simulación, simulación de lo que hubiera sido diferido en partes de lo que antes era una redistribución…”.
Olvidamos que el editor del Diario de Burgos fue uno de los primeros, en nuestra historia reciente, que inauguró la lista de condenados por corrupción y hoy recibe el reconocimiento de todas las fuerzas vivas de la ciudad y parte del extranjero.
Olvidamos que Urdangarín contrató a personas sin papeles para limpiar su palacete de Pedralbes y ahora está imputado por habernos usurpado supuestamente tanta pasta como Bárcenas, Correa, el Bigotes, el Curita, Rato, Matas, Mato y remato.
Contra este mal del olvido, acordémonos de Horacio, y de paso también de Kant, cuando dijo “sapere aude”, atrévete a pensar.

NACIONALCATOLICISMO Carlos de la Sierra
Tengo la impresión de que pierdo el tiempo escribiendo esta columna, no por la escasa difusión de El Perdigón, que también, sino por la seguridad de lo inútil del esfuerzo; debo decir que, aunque se publicase a escala mundial este texto, no resultaría menos estéril. En fin, ¡yeeepa!, jolgorio y alegría, campanas al volteo y preces elevadas, tufo de incienso y velas, agua bendita y confesionarios; rapavelas y beatas, canónigos y monaguillos, curas y seminaristas, catequistas y lavacerebros… Manteos, sotanas, mitras y sobrepelliz; estolas, solideos y crucifijos de plata, piedras preciosas y baño de oro… ¡Ah, el poder de la Iglesia! Presidentes del Gobierno de España abrazados a muñecos en Compostela, ministras de Empleo solicitando la ayuda en la reducción del paro de no sé qué virgen, altas dignatarias del Partido Popular con peineta, mantilla, vestido negro y mirada baja (mujeres, burkas y talibanes), juramento ante cruz y misal en tomas de posesión de cargos civiles; enormes crucifijos en diputaciones, ayuntamientos (véase el salón de plenos de Burgos), juzgados, ministerios y en general en todos los lugares  públicos relacionados con el Estado: en escuelas (concertadas y públicas), en despachos de gente de orden, en calles, plazas, espacios públicos civiles… Esto es España.
Y ahora llega la ley Wert, la consagración de la religión en la enseñanza pública, el mayor retroceso en la historia de España desde hace mil o dos mil años, da lo mismo. Nada de Educación para la Ciudadanía, mejor todos siervos, mejor todos borregos (el “borregato”, llamaban a esto): todo el poder para la Iglesia, un poder absoluto. ¿Para cuándo la consagración de España al Corazón de Jesús?, ¿para cuándo otra encíclica Rerum Novarum (doctrina social de la Iglesia), tan contraria a los trabajadores libres)?, ¿para cuándo otra Cruzada fascista de liberación? Bien sabe la Conferencia Episcopal española que no necesita grabar, otra vez, indelebles, los nombres fascistas en las paredes de iglesias y catedrales, ¡ahí siguen!; ni deben mover un dedo para acrecentar su poder temporal, pues sus acólitos, sus siervos de la derecha, ya les procuran el favor “legal” de injusticias sociales, como las inmatriculaciones (regalo de Aznar desde 1998, que el PSOE, en sus años de Gobierno, no se molestó en eliminar), las ayudas a los centros concertados, a los colegios que segregan por sexos, las exenciones fiscales, la entrega, por diferentes medios (ejemplo: en Burgos la permuta de un colegio religioso por terrenos), de cientos de millones de euros para bien y disfrute de la Iglesia y sus jerifaltes.
¡Ah!, los niños, las niñas, la materia prima, triturada en bautizos y confirmaciones A.M.D.G. Y los padres, bobalicones y crédulos, beatos, fieles -conozco a miles de autoproclamados socialistas e izquierdistas diversos, que llevan a colegios concertados a sus hijos-; nada de enseñanza pública, laica y universal (Ninguna confesión tendrá carácter estatal, artículo 16.3 de la Constitución española de 1978). Por cierto, de la derecha, de la derecha extrema que nos gobierna, me esperaba estas y peores formas de nacionalcatolicismo, pero la última náusea, el vómito postrero, me llega cuando los actuales socialdemócratas -el centro derecha, vamos-, en la oposición, declaran lo siguiente: “Si ganamos las elecciones (no dicen en qué universo sucederá), vamos a denunciar el Concordato con la Santa Sede”. ¡Ahí, con dos cojones! ¡Porca miseria!



LINEAS PARALELAS
Poema recitado en el acto por una Educación Pública  y Gratuita, POR TOD@S, PARA TOD@S en homenaje a todos los miembros de colectivo, padres, profesores, alumnos... que están luchando por sus derechos.

NO QUIERO
No quiero 
Que las aulas se cierren
Que Platón esté ausente
Que la letra se pague
Que el pupitre del pobre se quede sin nombre
No quiero
Que los sueños emigren
Que se busque el dorado
Que el talento se ausente
Que el camino no lleve retorno
No quiero
Que el mercado me piense
Que el rector se arrodille
Que la pluma se rompa
Que se escuche el silencio
No quiero
Que la Cátedra tenga partido
Que el Paraninfo encumbre corruptos
Que en Suiza se escondan millones
Que los labios encierren  mentiras
No quiero
Que la madre no tenga morada
Que la banca no tenga piedad
Que el dinero quite la vida
Que el desahucio arruine el hogar
No quiero
Que el pueblo pague coronas
Que el gobierno esconda secretos
Que los cínicos ocupen escaños
Que el Parlamento sea un juego de engaños
No quiero
Que la utopía lleve pistola
Que la rebeldía se quede llorando
Que la esperanza se vuelva marchita
Que la alegría se quede en sonrisa
No quiero
Que la patera se quede sin playa
Que la valla arranque la piel
Que la tumba se quede sin nombre
Que la sanidad cobre el dolor
No quiero
Que la ambición sea una meta
Que la historia la escriban los malos
Que en la cárcel se encierre a los buenos
Que el parado se quede olvidado
No quiero
Que la prole camine sin rumbo
Que la amargura guie sus vidas
Que el trabajo no encuentre sus manos
Que el salario se llame miseria
No quiero
Que la tierra se quede baldía
Que la mar se vista de luto
Que el bosque no tenga colores
Que los sueños no tengan amores
No quiero, no quiero, por favor no quiero
Que el poder ordene callar
Cuando el pueblo grita: NO QUIERO.



El ministro de Justicia menosprecia las leyes por   TITOS
En estos días se precipitan los comunicados, debates y artículos de las diferentes  opiniones que el tema del aborto suscita, se prepara una nueva ley que presenta limitaciones más restrictivas de su uso que las permitidas hasta el momento y, por lo tanto, acotamiento de los derechos para las personas que estuvieran decididas a disponer de ese recurso conforme a criterios propios. En esta tolvanera de declaraciones, llama la atención las emitidas recientemente por el propio Alberto Ruiz Gallardo, ministro de Justicia, ante los representantes de los partidos de PSOE, IU y UPyD que le pidieron sometiera la ley del aborto al estudio de una comisión de expertos y a un debate abierto en la sociedad antes de llevarla a la aprobación del Congreso, al igual que se está haciendo con dos proyectos de ley todavía en elaboración: el de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el del Poder Judicial. A esa sugerencia el ministro respondió que las leyes con un “componente ideológico”, refiriéndose a la del aborto, pueden ser modificadas fácilmente por el Gobierno siguiente si otro partido gana las elecciones. Por el contrario, otras “son leyes transversales, deben salir con un muy amplio consenso…”.
No pasa de ser genuina esa clasificación de leyes, considerando a unas sustanciales, como las troncales y las trasversales, según sus propias palabras, y otras dependen del albur del momento o del capricho del ministro de turno, pues pueden ser modificadas sin la mayor trascendencia. Si bien, no es óbice para que una persona pueda ser sancionada en caso de infracción en unas ocasiones o pueda ser agasajada en otra por la misma acción. Las leyes para el ministro son volátiles, puesto que se busca la complacencia al vocerío del sector que le empuja a ocupar asientos de gobierno. No se busca el consenso y la racionalidad para hacer leyes estables y de asunción social, se puede elaborar leyes con la mera visceralidad, interpretación subjetiva de textos troncales para la aplicación legislativa penal y de ahí establecer el ordenamiento axiológico jurídico. De hecho, estamos siendo observadores de muchas leyes de este sesgo y que, como en otros parajes históricos, el hombre espera a que cambien los turnos para que desaparezcan y queden derogadas por otras. Sin embargo, las leyes tienen rango de normas de convivencia dentro de unos valores éticamente aceptados, no son meros trámites baladíes.
Sus palabras denotan también la poca consideración que le merece la propia esencia de la democracia, se gobierna con menosprecio al oponente: hemos vencido, los otros han sido derrotados, ahora es nuestra hora. Aferrarse a al procedimiento de vencer sin convencer, pero cuando se renuncia a dar explicaciones de ciertas determinaciones adoptadas se gobierna a base de decretos y de dogmas, lo ideológico como criterio y como Gallardón aducía. En ese proceso la democracia se deteriora, pues carece de sentido sin el debate y el contraste de ideas,  solo se limita a la imagen de unas urnas enfocadas por una televisión. Se ha hecho muestra genuina de la tradición de la derecha española que prosigue manifestando sin ambages cierto desdeño a las prácticas y exigencias de la democracia. No cabe la excusa de que también otros anteriores pueden haber caído en los mismos hábitos despóticos, la democracia en España precisa de ciertos hábitos, de educación y de costumbres que se consiguen a base de andar y son los dirigentes los que deberían encabezar el camino. Pero el desprecio ahora ha venido del propio ministro de Justicia.


El rey va desnudo  Fernando Ortega Barriuso
Sucede, a veces, en la vida que a mayor oferta de productos la elección se complica. Seis clases de manzanas, diez vinos de bodegas y cosechas diferentes… ¿Qué elegir? Lo mismo sucede con la actualidad. ¡Así se las ponían a Fernando VII! Casos de corrupción, la Corona, la Justicia, Gallardón, el pago en diferido, Wert, leyes laborales variopintas,  chapuzas mil en miles de estamentos,  a nivel de Pepe Gotera y Otilio (la último, el cerrojazo ‘preventivo’ del edificio del ayuntamiento, o las redes clientelares…). Hasta un niño de Primaria podría hacer una redacción brillante con tantos argumentos.

Pese a que el panorama es gris, el tiempo climatológico es gris (hoy 20 de mayo) y la realidad es gris, opto por algo cálido y esperanzador, por una manzana jugosa y un vino con cuerpo y colores ambarinos. Y es que, si algo ha tenido de bueno esta crisis (¡perdón parados, desahuciados…!) ha sido la repolitización de la sociedad, el final de la indiferencia…

Hace pocos días festejábamos el segundo aniversario del 15-M que nos trajo, entre otras muchas cosas, la invitación a ocupar plazas y a pasearnos a cuerpo por las calles y arrebatar el protagonismo a la clase política, haciéndoles que se escondan y se avergüencen de su condición, señalando sus rapiñas y sus ignominias… Quizás no lo valoremos suficientemente bien, pero este movimiento ha sido un paso cualitativo importantísimo.  La calle ya no es suya –pese a las fuerzas del desorden- sino de las diversas mareas: verdes, blancas, negras y contra y a favor de… La última el sábado 18 en Burgos contra el fracking, que en una tarde toledana reunió a varios miles de personas…

Por fin, muchos ciudadanos nos hemos atrevido a decir, como el niño del cuento, “El rey va desnudo”. Hemos descubierto que la Justicia es un cambalache, los banqueros han robado descaradamente, las leyes están hechas para favorecer a los ricos, los políticos son hombres de paja de los lobbies… Y así, después de años, ciudadanos normales protestamos contra las preferentes, los desahucios, las medidas económicas, las leyes de Gallardón u otros cientos de motivos que esta realidad, trágica, cruel, injusta, nos depara. Las mareas se han puesto en marcha y la indignación y la protesta se multiplican.

Es un rayo de esperanza. Como dice un refrán africano “El último camello de la fila camina tan deprisa como el primero”. Porque hayamos tenido una reacción tardía no por ello tenemos menos poder.

El espacio se va consumiendo y no quisiera terminar este texto sin señalar algo para mí importante, básico. El papel histórico de la Iglesia española que en medio de esta crisis económica, siempre se va de rositas, dada la lógica preocupación de las medidas económicas, sociales, etc. Las últimas ‘conquistas’ de ese sector –no olvidemos, la mayor manifestación en Burgos sigue siendo el Rosario de la Aurora- han sido la Ley del Aborto y la LOMCE, donde se contempla, entre otras cosas, la asignatura de Religión como equiparable a todos los efectos a las Matemáticas o a la Lengua. Un ataque directo a la democracia, a la razón. Una pena. Un retroceso histórico,

Indignación, rabia… ante un poder totalitario en un país constitucionalmente aconfesional. ¡La Iglesia, con tanto poder! Desde los ritos de primeras comuniones a su presencia en fiestas locales, copas deportivas, etc.  La Iglesia institución siempre contra la libertad y la democracia, contra el avance y la justicia, sembrando miedos y valores morales y culturales medievales… la Iglesia siempre marcando el paso en asuntos de moral, léase la Ley del Aborto. Tanto daño que ha hecho y hace… Maldita sea.

Rememorando los 40 años de la publicación de “Si te dicen que caí”, Juan Marsé comentaba que “había que desmontarlo todo y volverlo a montar; el sistema no funciona”. Contra la “España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía” –que rememoraba Antonio Machado- se alzan miles, millones de voces que dicen, por fin, ¡El rey va desnudo! ¡¡¡Adelante!!!




BURGOS NO ES DIFERENTE  Rufino Hernández
Aquí, en la sierra, desde mi personal atalaya, mirando frente a frente a los meandros de plata que forman las últimas nieves invernales, es la distancia necesaria para poder entender las últimas  reflexiones que me hacía mi  amigo El Visitante.
Habíamos quedado en Fuentes Blancas, queríamos ver insitu la gran tala arbórea orquestada por la concejala Carolina. La primera impresión fue de indignación, después, en la medida que íbamos caminando, el cabreo subía de tono, más tarde, al final del paseo, queriendo romper la tensión acumulada, me dice El Visitante : "Carolina tendrá que buscar otro espacio para posar y hacerse su bloc de fotos", así se provocaron las primeras sonrisas.
Después comenzamos a recordar  todo el historial del 15m, de sus denuncias, de sus métodos pacifistas, de la ilusión y soplo de aire fresco, de una juventud que considerábamos dormida, de su capacidad de influir y contagiar esperanza a gran parte de la sociedad a través de un nuevo lenguaje, yendo al fondo de los problemas, rompiendo personalismos y mitos, y, todo ello, para huir de las democracias delegadas, caminado hacia una nueva sociedad organizada desde la base.
 Terminamos de pasar el segundo aniversario de aquella explosión de júbilo. Unos días antes y durante el aniversario, utilizando todo el potencial mediático por los distintos portavoces del gobierno y unidos de la mano con los tertulianos pesebreros, el ejecutivo, ante su descrédito y caída en picado en todas las encuestas sobre su posibilidad de votos, han venido a querernos convencer de que el 15m había perdido su apoyo social.
Nada más lejos de la realidad. El 15m nunca intentó convertirse en una plataforma u organización, si no en movimiento capaz de penetrar y poner en marcha un gran tejido social, con la convicción de poner al sistema capitalista y neoliberal en cuestión, buscando y aportando nuevas formas organizativas. Fruto de estas ideas, de este trabajo y de estas ilusiones derramadas, han aparecido las diferentes mareas, plataformas por las hipotecas, en defensa de lo público, yayoflautas, se han revitalizado las asociaciones de vecinos etc, etc, este es su éxito.
Todos estos movimientos y plataformas están consiguiendo que los diferentes gobiernos, el estatal, autonómicos, diputaciones, ayuntamientos estén en caída libre. Han perdido su prepotencia, se ven pisados en su orgullo, por eso es entendible sus aullidos, sus salidas de tono, e incluso sus acusaciones.
En Burgos no es diferente, el equipo de gobierno del Ayuntamiento está minado, los derroches, corrupciones, altanerías y opacidad en la gestión, junto con la subida de decibelios de la oposición y presión de la ciudadanía, han conseguido que en estos dos años que llevan de legislatura, hayan tenido que dimitir dos concejales por pringarse en el mundo de la corrupción, otro está denunciado en los tribunales y, a la hora de escribir estas líneas, el vicealcalde, el señor Ibáñez, de momento se mantiene en capilla.
Hasta aquí todo está claro, es historia reciente y realidad pura y dura y, al igual que la sociedad está harta de estos políticos profesionales, de sus corrupciones y privilegios, las diferentes mareas y demás movimientos reivindicativos, están necesitando una mayor coordinación entre ellos y desus luchas.
Con esta intención, en Burgos, está intentado nacer un movimiento político dispuesto a dar contestación a esta necesidad de coordinación, y, si es posible y las circunstancias lo permiten, presentarse a las próximas elecciones municipales.
Plataformas y movimientos de este tipo están naciendo en diferentes partes de la geografía española, pero el mimetismo no es posible, Burgos tiene sus peculiaridades: el movimiento ciudadano es muy débil, los consejos de barrio están desnaturalizados, formados por asociaciones de baile, de cante, de peñas, etc, todas ellas subvencionadas por la Casa Consistorial. El Ayuntamiento está fuertemente centralizado, no existe la participación, en definitiva, no está vertebrada la sociedad burgalesa.
Si el nuevo movimiento político asume esta realidad burgalesa y se pone a trabajar desde ya, para transformarla, potenciando los diferentes movimientos  de base y, si al mismo tiempo asume que esta tarea no es solo para dos años, lo que falta para las próximas elecciones municipales, si no que transciende a las legislativas venideras, bien venido sea ese nuevo movimiento político. Por el contrario, si únicamente viene para aprovecharse del descontento social reinante y preparar unas candidaturas en las que vayan los oportunistas de turno, es mejor que no termine de nacer.
Se necesitan nuevas formas de hacer política, es necesario que la sociedad se organice desde la base y, desde esta dimensión, ir haciendo crecer  la pirámide; cuando desde éstas se considere oportuno y necesario, habrá llegado el momento de entrar en las instituciones, de decidir quiénes serán los encargados de llevar las propuestas de la ciudadanía a los diferentes organismos. Estos puestos pertenecerán a las bases, por lo que estos cargos públicos pueden ser sustituidos cuando la organización lo considere, de no ser así, nos instalaríamos en la vieja política, y ésta ya sabemos a donde nos lleva.

                                            
Burka mental  LA MORADA
El Parlamento catalán acaba de rechazar una propuesta de Ciutadans para prohibir los burkas y los niqabs en los lugares públicos. Los argumentos de los diferentes partidos para votar en contra fueron de lo más peregrinos. El más bestia, el de Miquel Iceta, que comparó el burka con un casco de moto. ¡Toma ya! Cómo me gustaría que el señor Iceta tuviera que ir enjaulado aunque fuera sólo un día. El burka es una prisión de tela, que pesa unos cuántos kilos y que impide tener una buena visión del espacio, que limita el movimiento y que, claro, provoca muchos accidentes, además de destruir la autoestima de las mujeres obligadas a llevarlo. Todo porque, según ciertas culturas, ellas tienen que ir tapadas para evitar ser objeto de deseo para los hombres. Ya que estamos, podrían vendarles los ojos a ellos y problema resuelto, ¡digo yo!

Cuando leí el resultado de la votación del Parlamento ─una noticia difícil de encontrar porque los medios no hicieron eco de ella─, se me caían las lágrimas de pena y de rabia. ¡Una ocasión perdida para defender los derechos de aquellas que lo tienen más difícil! Y recordé un libro del año 2000, El grito silenciado, que Anna Tortajada escribió a partir de un viaje a Afganistán, durante el cual recogió las lamentaciones de las mujeres afganas forzadas a vestir el burka. “Ayudadnos, mujeres occidentales”, pedían ellas. Quién nos tenía que decir que, trece años después –¡invasión norteamericana incluida!-, no tan sólo las mujeres de aquel país continuarían dentro de la prisión de tela sino que las que llegan a Cataluña tampoco recibirían la ayuda de nuestra clase política para poder salir de ella.

Hay quién piensa que las musulmanas se plantan el burka o el niqab porque les apetece y que nosotros, como occidentales, no podemos imponerles un cambio de indumentaria. Quizás sí que hay algunas que se visten de fantasma porque “quieren“ (están tan acostumbradas que ni se plantean otra posibilidad), pero esto no tiene que ser obstáculo para que defendamos la dignidad y la salud de las mujeres y declaremos ilegal el uso de esa vestimenta. También hemos levantado  la ley contra la violencia machista a pesar de que hay mujeres que proclaman su amor hacia su agresor. En todo caso, yo me sitúo junto a aquellas que no quieren llevarlo y agradecerían tener la ley de su lado como argumento para cerrarle la boca a sus maridos, padres, hermanos, imanes… Lo sé porque he hablado con musulmanas que no quieren llevar velos de ningún tipo y lo sé también porque, en los años cincuenta, como hija de un hombre con una mentalidad muy patriarcal, habría dado cualquier cosa para que la ley me protegiera de sus ideas educativas. Pero durante la dictadura franquista eso no era posible. Y en democracia, tendría que ser posible.
Hay quién piensa que las musulmanas veladas tendrán la oportunidad de socializar si permitimos que continúen llevando niqabs y burkas. ¿De verdad? ¿No habéis observado que una mujer con burka o niqab no va nunca sola? Siempre van de dos en dos: una mujer joven y una mayor, que le hace de carabina y le impide establecer cualquier tipo de relación fuera de casa. Además, los cascos de moto dejan pocas posibilidades para comunicarse con los demás; si lo quieres hacer, te los tienes que quitar. No sé si me explico… Ese argumento de “pobres, así podrán salir de casa” es totalmente falaz.  En Estrasburgo la comunidad musulmana reclamó un horario sólo para mujeres en la piscina municipal, y el gobierno de la ciudad –¡socialista!- lo admitió porque, si no, “pobrecitas, no podrían bañarse”. O sea, en la Francia republicana se camina hacia atrás, como los cangrejos.
El año 1968 ponerse una minifalda era un acto de rebeldía contra el patriarcado. Yo me la plantaba cuando ya había salido de casa y me sentía orgullosa de desafiar (aunque fuera de lejos) la imposición paterna de decoro. Es verdad (y una auténtica desgracia) que actualmente esta demostración de fuerza contra las leyes patriarcales ha sido pervertida por la industria de la moda, que ha exagerado las formas hasta el extremo de hipersexualizar a las niñas y hacerlas parecer putas en miniatura.
Pero que no os quite el sueño, ya se divisan cambios en el horizonte: de Estados Unidos llega el movimiento “por la decencia en el vestir”. Dice Julia Chew, una joven diseñadora que forma parte de él: “Mis diseños están inspirados por mi gran respeto hacia Dios”.
Quizás si el movimiento se impone será el momento de sacar las minifaldas del armario y volvérnoslas a poner.

A VUELTAS CON GAROÑA Ecologistas en Acción
He de confesar que no quería escribir sobre Garoña una vez más. A mi lo que me apetece es comentar la manifestación que hubo el día 18 de mayo en Burgos en contra la fractura hidráulica. Hablar de las miles de personas que acudieron desde Soria, País Vasco, Cantabria, Palencia, Castellón, Madrid, de muchos pueblos de la provincia,… y que, a pesar de la lluvia y el granizo, hicieron que el mensaje se oyera alto y claro: FRACTURA HIDRÁULICA NO, NI AQUÍ NI EN NINGUN SITIO.
 
Que si llovió no es, como algunos decían, porque Dios sea pro-fractura hidráulica y quería boicotearnos. Si llovió es porque, como dice Jokin Garmilla de Radio Valdivielso, es porque el agua sabedora de lo que se jugaba ha participado con fuerza. Lo mejor es que sabemos que somos muchos y muchas, que quienes estaban allí no son meros espectadores, meras observadoras, son personas que tienen los pies en la tierra, luchan por ella y por el futuro. Es la gente que participa en las asambleas, que explica porque no queremos fractura hidráulica, ni contaminantes extracciones de hidrocarburos. Lo tenemos muy claro y que no pararemos hasta conseguirlo.

Yo quería escribir esto, llena de optimismo. Pero tienen que venir a vueltas con Garoña y pedir otra prórroga, para ver si la reforma energética hace que les cuadren los márgenes de beneficios. Pero, ¿no habían cerrado ya el chiringuito? ¿No es cara e insegura? ¿Si les sale más baratita desaparecen sus riegos? ¿Los residuos radiactivos ya no son un peligro? Vamos, por favor, que el arco iris que ilumina mi corazón empieza a emborronarse de nuevo. Y como gritábamos el sábado, no es energía barata la que contamina y mata.


ENTREVISTA:
Nuestro amado Rey D. Juan Carlos de Borbón y Borbón, grande de España y de Botswana, cazador de elefantes y tórtolas,  operado 17 veces de las zancas con resultado satisfactorio, ha tenido a bien recibir en su despacho de la Zarzuela al equipo de redacción de nuestra revista.
La entrevista está fijada para hoy, lunes 20 de Mayo, a las 12 horas. Después de identificarnos y tener que dejar, a petición de la presidenta Merkel, una fianza de 1000 euros como donativo para posibles operaciones de su Majestad (que nos será devuelta en caso de que el Rey no necesite en un plazo de 10 años ninguna operación), un ordenanza con traje de domingo y báculo dorado nos anuncia que su Majestad recibirá en breve a los reporteros de la revista El Perdigón.
Pasados 15 minutos el vozarrón del ordenanza nos manda pasar. De pie, sin muletas, bien plantado, con sonrisa franca, traje azul oscuro de Armani, corbata de lunares, insignia de la bandera de España, zapatos negros de charol y anillo de oro del bueno, nos recibe su Majestad Serenísima.

S.M. Hombre, qué gusto veros de nuevo. Que entrevista más cachonda me hicisteis hace un tiempo, a ver si ésta sale como aquella.
P.- Majestad Serenísima, ha sido para nosotros y para la ciudad de Burgos –a la que representamos–, un orgullo saber que su Majestad Serenísima quiere ser entrevistado por una modesta revista que, aunque de tirada limitada, es fiel a los principios de todo buen periodismo: La verdad ante todo.
S.M.- Eso está bien, majos. Lo de Serenísima quitadlo, que suena como a peloteo. Con Majestad, de momento, es más que de sobra.

P.- Como usted mande, Majestad. Para empezar, vemos que después de tantas operaciones por fin han dado con la tecla, ya no necesita muletas y no se le ve encorvado como antes.
S.M.- Pero lo que he tenido que sufrir no lo sabe nadie. Lo que he pasado yo no se lo deseo ni a Urdangarín. Diez operaciones,  una detrás de otra y cada día más jodido. Llegué a pensar que me quedaba más cojo que el “Cojo Mantecas”, aquel que rompía farolas con la muleta.

P.- Pero todo tiene un final y este ha sido un final feliz, Majestad. Por lo que vemos, las dos zancas están bien y la cadera también.
S.M.- La pierna derecha y la izquierda por ahora van bien, la otra es la que me está dando guerra, no acaba de enderezarse, está como atrofiada. Yo creo que todo viene por haberme suprimido las pastillas Coronina que tomaba antes y que me mantenían en forma.

P.- Pero ya sabe, Majestad, que no hay que abusar de los medicamentos.
S.M.- Si nunca abusé. De las Coroninas tomaba una cada 8 horas, lo que marcaba el prospecto. Me sentaban de maravilla, parecía otro, me encontraba alegre y con ganas de  vivir y de disfrutar de esas pequeñas cosas que hacen la vida agradable.

P.- ¿Y por qué ha dejado de tomarlas?
S.M.- Porque ahora no entran por la Seguridad Social, y comprarlas cuestan un ojo de la cara. Además la Reina me dice que use medicamentos genéricos, como todo el mundo.

P.- No me diga, Majestad, que anda mal de pasta y que no puede comprarse unas simples pastillas.
S.M.- Ay, majos, ¿os creéis que porque lleve corona y viva en palacio uno ya está forrado?, pues no es así. Mantener este modus vivendis es muy caro, y el que no se lo crea que se lo pregunte al republicano de mi yerno Urdangarín, lo que ha tenido que hacer para salir adelante.

P.- Hombre, Majestad. Poner como ejemplo a su Yerno es ofender a esos millones de españoles que las están pasando putísimas.
S.M.- Pero que creéis, ¿que a nosotros no nos ha llegado la crisis? Cada uno en su estamento lo está pasando mal. Al pobre le podrán desahuciar y quitar la casa, pero a  nosotros nos pueden hacer un escrache y echarnos  de Palacio, y yo pregunto ¿quién pierde más?  Qué le está pasando a mi hija, la Cristina, con 4 hijos, una hipoteca y un marido en paro, y por si fuera poco la pobre no puede salir a la calle porque la gente no hace más que meterse con ella y llamarle ladrona, ¿es esto normal? Al pobre le echarán de casa, pero por lo menos puede andar por la calle con la cabeza muy alta, nadie se mete con él.

P.- Pero la Infanta, Majestad, cuando sale a la calle lleva guardaespaldas para espantar los mosquitos, y el pobre lleva un policía detrás que le va moliendo a hostias.
S.M.- Tengo un problema con los guardaespaldas de padre y muy señor mío. Llevo despedidos una docena. No están preparados como los de antes, ahora les acojona hacer una caricia a la gente que molesta a la Infanta.

P.- ¿Sabe una cosa, Majestad? En Burgos tenemos al jefe de la policía local que seguro le puede sacar del apuro. ¡Es la leche de bueno! se llama Fernando Sedano y usa cadenas y candados como en la Edad Media.
S.M.-¿Y qué tienen que ver las cadenas y candados para proteger a la Infanta?

P.- Mire, Majestad. Este lo que hace es cerrar las puertas con cadenas y candados y no dejar que la gente salga y entre de los recintos.
S.M.- No me acabo de aclarar qué coño de invento es ese de las cadenas.

P.- Es muy fácil, Majestad. Este Policía, para evitar follones, cierra las puertas con cadenas y candados del Palacete de la Infanta y con eso impide que salga la Infanta y la insulten. Tiene patentado el invento con el nombre de “dar con la puerta en las narices”.
S.M.- ¿Y dicen ustedes que el invento funciona?

P.- Claro que funciona, Majestad. Fue probado en el Ayuntamiento de Burgos con gran afluencia de público y medios de comunicación, quedándose nuestro alcalde más que contento. Un gran éxito de crítica y público. Fíjese como sería, que el alcalde, Sr. Lacalle, impuso al poli Sedano la Gran Cruz de la Orden de San Hermenegildo y el extesorero del P.P. Sr. Bárcenas le ha mandado un sobre para los primeros gastos.
S.M.- Trataré de recabar más información. Pero me da en la nariz que la Infanta y el tontorolo de su marido no van a querer.

P.- Por probar no se pierda nada, Majestad.
S.M.- Ya veremos. De todas las maneras,  quizás para Urdangarín no estarían mal, porque a éste hay que atarle en corto antes de que la vuelva a liar.

P.- ¡Vaya mala suerte que ha tenido usted con los yernos!  El uno por la pasta y el otro por la harina,  se la han liado cojonuda.
S.M.- Calla, hombre. Ni en las peores pesadillas pensábamos la Reina y yo que la cosa acabaría así. Con la ilusión con que se entregaron las niñas a estos dos majuetos y verlas ahora, llorando por las esquinas como unas Zarzamoras cualquiera, es algo que nos llena de amargura. Yo creo que lo de las zancas me ha venido por tanto disgusto como me están dando.

P.- Y la Reina, ¿qué tal está?
S.M.- Pues cómo va estar, mal. La pobre no hace más que ir a Londres a que la den masajes y la verdad es que no mejora mucho.

P.- Cambiando de tema, Majestad, ¿qué le parece cómo lo está haciendo el gobierno?,  ¿cree usted que en el 2014 saldremos de la crisis?
S.M.- Yo creo que algunos saldremos, pero no todos. El paro aumentará pero algo menos y la prima de riesgo alcanzará los 400 puntos, lejos de los más de 600 que llegó a estar. Ahora bien, si preguntamos a los distintos estamentos que componen la sociedad, la cosa puede estar mal o bien, depende de los ojos con que se mire. Para Alemania el presidente no lo hace mal del todo, pero si esto mismo se lo preguntamos a Esperanza Aguirre y Aznar, la cosa cambia un montón. Para estos dos lechuzos Rajoy debería quitar impuestos, abaratar gastos, suprimir las autonomías, liberalizar la Casa Real, la Policía, la Conferencia Episcopal y traer a Mauriño de entrenador. Si preguntamos al pueblo llano, es decir, a los más de 6 millones de parados, a los 6 millones con contrato precario y a los 12 millones de jóvenes en paro, la cosa cambia. Seguro que éstos dirán: Que se vayan a tomar por el saco todos, y los de la oposición también.

P.- Oiga, Majestad, ¿qué opina de las últimas declaraciones de Aznar, que amenaza con presentarse para volver a gobernar España?
S.M.- ¡Me cagüen la leche que le dieron! Como este chulo, resentido, rencoroso, engreído, mediocre y con bigote gobierne, este tío se larga de España. Prefiero ir a Qatar con mi yerno, aunque sea de recogepelotas, que volver a aguantar a semejante personaje.

P.- ¡Qué tirria le tiene Majestad!  Según dicen muchos chupaculos de su partido, es el mejor presidente que ha tenido España.
S.M.- Que no me hagan hablar. Si llega a estar 4 años más gobernando, yo y la Reina, a estas horas, no estaríamos aquí por no aguantarle. Después de la que lió con la guerra de Irak, que por cierto, todavía no ha pedido perdón ni tiene asomo de arrepentimiento, por meternos en una guerra que ni nos iba ni nos venía, todo por lamer el culo de otro mediocre como el Bush. ¿No le vieron también en la boda de su hija?, parecía el emperador Trajano,  rodeado de la mayoría de los corruptos que hoy están imputados, como bien dijo Alfonso Guerra: “Sr. Juez, no hace falta que mande buscarlos, mire usted la foto de la boda y allí están todos”. Es con el presidente que menos sintonía he tenido. Quería ser más que yo, si le dejo se pone la Corona y me manda al exilio. Mira que me avisó el tito Franco: Si los ves venir, me dijo, tú grita: Cuerpo a tierra, que vienen  los nuestros.

P.- Y con Rajoy, ¿qué tal se lleva?
S.M.- Con éste, ni fu ni fa. Es un sosín, no tiene malicia y de entendederas las justas, tirando a escasas. Pero malo, malo no es. 

P.- Y del resto del gobierno ¿qué opina?
S.M.- Hay uno que le tengo atravesado y es el de educación, el Wert ése. Me parece otro Aznar, va de sobrado, como perdonando la vida, muy chulo. La de Sanidad, Ana Matome,  es falsa y mentirosa: no enterarse que su marido tenía un Jaguar en el garaje…, y de Guindos y Montoro mejor no decir nada no vaya a ser que me quiten la asignación. Los demás pasarán sin pena ni gloria.
P.- Hay uno, Majestad, que está dando mucho que hablar, es el ministro de Justicia Sr. Gallardón.
S.M.- Joder que sí. Parecía una mosquita muerta y mira que pluma está sacando. Ya dijo su padre, os vais a enterar cuando llegue mi hijo, y coño si nos estamos enterando.

P.- Bueno, Majestad, que se está haciendo tarde y nosotros tenemos que llegar a Burgos antes de las 11 de la noche. Muchas gracias por habernos recibido y desearle que la rehabilitación vaya bien y que pronto pueda montar como Dios manda.
S.M.- Gracias, majos. Sólo una última cosa, decidle al policía Sedano, el de las cadenas,  que cuando las ponga  a la venta me envíe media docena, a ver si meto en cintura a la familia.

P.-¿Las quiere a cobro revertido o contra reembolso?
S.M.- Mejor regaladas. Ya le haré propaganda si salen bien.

 Esta entrevista se llevó a cabo el 20 de mayo, festividad de San Bernardino de Siena, nacido en 1380 en la Toscana, de familia noble. Fue un gran predicador, pues en uno de sus sermones condenando las costumbre sodomítica a la que eran muy dados los italianos de la época, empleó 12 horas, estableciendo un récord que ni Fidel Castro ha sido capaz de batir. Uno de los milagros que le llevó a los altares fue el que realizó con una prostituta a la que la sacó el demonio del cuerpo ya que llevaba varios años sin pagar los servicios. Santo Barón que a los altares llegó.



LA LLUVIA    Curro de la Ó
La madrugada se resiste, el sol bosteza somnoliento entre la niebla que  se agarra tenazmente a las casas y al asfalto de las calles.  Miro al cielo esperanzado en busca del calor que, sin duda, a todos nos conforta, pero la ilusión de un nuevo día azul y luminoso se ha perdido, las nubes grises se han instalado decididamente en la ciudad y amenazan con su lluvia fría, molesta y persistente.

¡Qué triste la mañana! Nada sucede, creo que hoy ni siquiera va a llover, ni va a salir el sol. Arrecia un viento brutal que inclina la arboleda y arrastra los papeles y las hojas del paseo que se agolpan en un rincón callejero donde el aire se remansa, agoniza y muere.

Ahora parece que alumbra un poco más la luz de primavera. Pero este viento... saludo con voz sonora a mis paisanos: “Adiós, buenos días” y una forzada pero amable sonrisa acude a mi semblante como un recuerdo, yo diría que, pueril y algo manoseado; claro, claro, como somos nuestra infancia, guardamos pueriles comodines aparentes para el caso.

Sin duda podría alternar con las gentes del paseo, los conozco a casi todos, pero tengo que pensarlo. Esta hermosa ciudad de niebla, viento y frío nos ha moldeado tan aburridos, pesimistas y desesperanzados... ya me imagino el discurso:

-¡Hola Paco! ¿Sabes quien se ha muerto? don Bruno. Y el que está muy jodido es mi  “cuñao”. Ya le han “dao” la “quimio” al hombre, con lo que habrá “trabajao”.

Y ¿Qué me dices de esta crisis? Yo creo que se tiene que armar gorda para acabar con tanto chorizo mandatario y prepotente.

Después de comer, ni siquiera debía haberme sentado en el sofá. La tele me ha servido las noticias más tristes del momento: el paro, los suicidios para huir de los  desahucios, la falta de comida, los políticos corruptos recortando cultura y sanidad, la podrida y caduca monarquía, los pedófilos, los monstruosos asesinos, los sindicalistas bien acomodados y no sé qué escándalo con un premio de poesía que hay en la ciudad, que ha recaído en el más mentecato de los aspirantes no seleccionados… después un bodrio de novelita rosa me ha sumido en un profundo sueño que, comprobado mi reloj, ha durado un montón de horas. Me acerco bostezando hasta el balcón, intentando recordar mi pesadilla y veo como el día languidece detrás de un montón desordenado y aberrante de tejas y ladrillos que disparatan la ciudad.

¡Vaya por Dios! No recordaba lo largos y tristones que pueden ser estos días brillantes de la amarga primavera.

Las ventanas de mi casa están todas orientadas al norte, de forma tal que, ahora que las tardes envejecen a altas horas, corro a ver el sol crepuscular que se alejará rojizo e incandescente por entre El Cerro San Miguel y las ruinas del Castillo. Me apresuro a salir para encontrarme con la calle pero, un día más, se me ha hecho de noche en el intento y me encuentro con este paisaje que me ahoga y de nuevo me entristece.

La ciudad me aprisiona en esta tediosa y oscura noche de abril primaveral y deambulo absorto por sus calles rodeado de mis inseparables congojas. Una lluvia cálida y silenciosa me envuelve casi con ternura, parece que no cae, tan solo me abraza y me humedece con sus jugosas caricias que miman y cortejan mi paso taciturno, pesado y leve.

Reconozco al paisanaje junto a mí que, como yo, caminan bajo esta misma  lluvia, quizá más resueltos y apresurados. Me cruzo, entre otros, con viejos amigos de taberna, abuelos encorvados, parejas sentimentales y aburridas, antiguos compañeros de la “mina” y la envidiable vocinglera de jóvenes alborotados que animan el paseo. Es un poco triste estar tan solo, se va perdiendo la cercanía de los tuyos aunque siempre los tienes tan a mano… bueno, están pero no están, están pero no te esperan ni te necesitan ni te llaman ni te acompañan ni te hablan ni te cuentan sus desánimos; claro, ellos también tendrán sus devaneos y sus cuitas que atajarán con decisión y con apuro y, entonces, buscarán un momento, amable amigo, que les anime y les conforte aunque la lluvia les penetre, enfríe y acongoje.

Mañana saldrá el sol cargado de alegría y esperanza, y alumbrará las calles de esta ciudad que, ahora mismo, me acorrala y me hunde en la inmensa soledad con que se  ha llenado mi ánimo de hastío, mientras camino bajo la lluvia que es mi aliada, mi amiga, mi triste compañera. Hoy la lluvia lo es todo para mí, a pesar de todas las noticias más tristes del momento.

El bigote   Kuachan

La última vez que Aznar salió en la tele ya no lucía el bigote en cuadro abultado, como dicen que lo llevaba Gabino Barrera en su ranchera del año. El bigote se le veía ralo, que diría un chino. Aznar sin bigote pero con melancolías de bigote, con la melena parda cruzada de patas, con la sonrisa muriendo de un ataque de arrugas musculadas. El bigote de José María cada vez mira más recto pero sigue creciendo tan lento como el toque a clamores de las campanas de la torre o como la imagen permanente de Rajoy caminito del plasma. No es un bigote del que deba uno fiarse ése que luce Aznar cuando se le pone garboso el ideario y llama a tres serviles para que le pregonen las tonterías. Todos los ex presidentes que en el mundo han sido hicieron lo mismo, pero el único que lleva bigote de tapadillo es Aznar. El único que presume de mostacho sin tener bigote es ese personaje que parece estar esculpido en el material negro y podrido en el que se deshacen las embarcaciones perdidas. José María Alfredo Aznar, tras depilarse el bigote, se convirtió en un think tank que te cagas. Pasó de fudre de bilis a depósito de conocimiento. Se largó del gobierno con el bigote trasquilado, mirando hacia atrás con ira, sacudiéndose las cerdas del morro como el que se limpia la caspa de la solapa. Se cortó el bigote al cero pero no consiguió eliminar esa sombra leporina que le persigue a la hora de los monólogos lisérgicos y televisados. El bigote se le metió de okupa en la caseta del dóberman y ahí sigue con sus fatigas, enseñándole el sarro a quien tenga cojones de hacerle cantares. A su bigote le trae todo sin cuidado, como si quien se los hace es el mismísimo Rajoy, ése político de tics viejunos que no habla ni aunque le maten.


ESPAÑA UNIDA, REUNIDA, DESUNIDA:   El Abuelo libertario
El gobierno del partido popular con su mayoría absoluta, con su soberbia y su mediocridad y el partido socialista con su aislamiento, su desgana y su aburrimiento, están haciendo más por la unidad de España que Franco y los Reyes Católicos. El mundo que  nos rodea se une, pero no tengo muy claro para qué, quizás sea para protegerse. Me  explico: El mundo del dinero se agrupa, bancos, cajas de ahorro, multinacionales, se fusionan para ser más competitivos, para tener más poder. Médicos, enfermeras, personal subalternos se unen para ser más fuertes e intentar parar el desastre. Profesores, estudiantes, padres de alumnos se unen buscando una enseñanza en libertad. Jueces, fiscales, abogados se unen para intentar tener y conservar poder y privilegios. Partidos PSOE, PP, IU se unen para mandar al carajo al defensor del pueblo en Andalucía. Partido Popular, Partido Socialista se juntan para proteger a sus corruptos. Sindicatos CCOO, UGT se unen para aparentar  que son,  lo que no son. Partidos pequeños, ongs, ecologistas, se unen y reúnen y Dios dirá. Libertarios, anarquistas, anarcosindicalistas,  se unen y reúnen y Bakunin dirá.
Reunión,  unidad, y el pueblo desunido que hacemos. Estamos  viéndolas pasar, esperando que pasen 2 años más para meter el voto en la sagrada urna con la esperanza de que algunos de los reunidos, unidos y desunidos nos saque de la modorra… pues no, querido pueblo. Es hora de que espabilemos, de que cojamos  en las manos el destino nuestro y de los nuestros. Es hora de comprometernos todos, de intentar cambiar la realidad que tanto criticamos en calles y bares, es la hora de poner los cojones encima de la mesa y de decir,  aquí estamos unidos y reunidos, sin urna que nos proteja, ni lideres que nos atonten. Con una única esperanza,  la de ser nosotros mismos.
Los pragmáticos militan con prisa, para intentar superar realidades que encadenan, pero sin romper las cadenas, otros militan sin pausa y sin prisas, con proyección histórica, sabiendo que los frutos serán recogidos por generaciones futuras. La historia cambia cuando utopías minoritarias son asumidas por las mayorías. Este proceso puede durar años o siglos,  todo depende del empuje y  del coraje que se ponga, de la imaginación que se desarrolle y de la ilusión y de la idea que se transmita.  Pero sobre todo, depende de valores eternos que a veces parecen olvidados…honradez, solidaridad, esfuerzo, generosidad, apoyo mutuo, compromiso y alegría. Y no hay otra. Alguno así lo ve.



POSTER CENTRAL





No hay comentarios:

Publicar un comentario


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner