lunes, enero 19, 2015

SEGUNDAS PARTES NUNCA FUERON BUENAS

por El Abuelo Libertario

Solían decir aquellas gentes de tiempos pasados: “Segundas partes nunca fueron buenas”. Y así vimos como un rey sucedía a otro y el otro era peor, como un presidente, un ministro, un juez, un Bulevar, una Plaza de Toros, una democracia a otra democracia… Todos sucedían a todos y en el mundo, en el barrio, en las casas y en las mentes las cosas no iban a mejor.
   Así, siglo a siglo el ser humano va llorando sus penas de bar en bar, de cocina a cocina, esperando al próximo Mesías. Y llegó la ilusión, la esperanza, la chaqueta de pana, la mochila, se convoca al ganado electoral (o sea a nosotros), es la llamada a los electores que resuena a través del espacio: Votad por Fulano, votad por Tal,  votad por Pascual. Carteles multicolores asaltan las esquinas, radios y televisiones sacan al Mesías que nos hablan del candor, del talante, de la honradez, de promesas, de felicidad. El ganado Televidente comenta la fuerza del cayado del Uno, el latigazo del Otro, la habilidad crapulosa de Tal y los estruendosos arrebatos de Pascual.
   El ganado (o sea nosotros) calibramos también el valor de las promesas hechas; no porque ignoremos que nunca se mantienen, sino para darnos un poco de ilusión. La luna, la felicidad, la disminución de los impuestos, la libertad son otras tantas quimeras en las que no se cree pero en las que parece buena cosa fingir que se cree todavía. Y seguimos corriendo, llenamos los estadios, corremos a las salas, a las citas, escuchamos religiosamente al candidato de turno que corta rodajas de felicidad y despacha paquetitos de reforma. Abre su bocaza:
   “Las alondras te caerán ya asadas en la boca; tu cuchitril se trasformará en palacio; tendrás una renta a treinta años”, dice el candidato. “¡Pero qué bien habla este hombre! Son mentiras lo que nos cuenta, pero nos hace bien creer por un momento que son verdades”.
   En ocasiones, ocurre que otro candidato interrumpe para decir: “Eso no es exacto: las alondras te caerán ya cocidas en la boca”. Y nosotros (el ganado) seguimos atentos el apasionado debate: “¿Cocidas o asadas? ¿Cómo estarán cocidas esas alondras que no comerá?”
   Entonces, cuando están sumidos en el sueño, una voz interrumpe brutalmente, sin preocupaciones oratorias, a los charlantes: “Las alondras no te caerán ni asadas ni cocidas en la boca, atontado. Y si alguna vez cayeran ya cocidas, sería, gracias a tu estupidez, en la boca de los candidatos”.
   Enseguida vienen los gritos, las vociferaciones: “¡A muerte matadlo! ¡A por él! ¡Provocador! ¡Agente de la reacción! ¡Amarillo!”. Aquel que quiere lanzar la verdad se ve rodeado, zarandeado; se alzan los puños sobre su cabeza, le escupen a la cara, lo expulsan. Y tranquilo, el prometedor sigue ofreciendo el paraíso, ofreciendo la felicidad al pormenor, y el ganado electoral (o sea nosotros) volvemos a soñar despiertos, bebiendo el decepcionante vino de la esperanza.
   Dentro del rebaño (o sea nosotros) habrá unos pocos que no quieran votar, pero aquellos que voten elegirán a un amo, dirán, el cual será, querámoslo o no, también nuestro amo, construirá vallados tras los cuales se encierra y quieran encerrarnos, que nombra a los amos que lo dirigirán y quieran dirigirnos.
Tales vallados son las leyes. Tales maestros, los legisladores. Y esos pocos pasarán por la vida intentando dispersar al viento el estiércol en el que crecen los diputados, el estiércol electoral.     


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner