miércoles, julio 19, 2017

EL ÚLTIMOPLENO, LAÚLTIMA PANTOMIMA


por    Rufino Hernández

Nos adentramos en el verano. Se acercan las vacaciones. Los calores se entremezclan con los fríos y ambos con las tormentas, mientras los trigales exhiben sus hermosas espigas, pero vacías, sin grano, todavía hay gentes que no se creen lo del cambio climático y, si se lo creen, no les importa ¡Con tal de poner morenos sus torsos! Y si las espigas están vacías, no es mi problema, responden.
    A los gobiernos parece ser que tampoco les preocupa, con tal de mantener sus escaños y los salarios que estos les proporcionan ¡Qué más da! Pasen días y vengan ollas.
   Con todas estas incertidumbres nos vamos de vacaciones, dejando estas preocupaciones de unos y estos egoísmos  y desidias de otros encima de la mesa; todos necesitamos desconectar, buscar un cierto relajo a nuestra mente, a nuestro cuerpo, aunque a veces solamente sea por justificación, placer temporal o exhibicionismo social.
    En este Burgos, el pistoletazo de salida vacacional lo han dado los Sampedros. Aunque al sector oficial de las fiestas,  preñado de  procesiones y mantillas, aún les queda dar el último esfuerzo antes de comenzar su hégira particular: el pleno dedicado al “estado de la ciudad”.
   Antes de acometer este último pleno y cierre vacacional, han intentado derramar una relajante capa, tipo adormidera, sobre todos los vecinos de Burgos, con el fin de tener a la grey tranquila y sumisa, preparada para el próximo curso.
   Quizá, una de las palabras más usadas por los políticos que ostentan el poder durante estos últimos años, haya sido la de populismo. Pues bien, no hay populismo mayor, que el detraer 700.000 euros de las arruinadas arcas municipales, con los votos del PP, PSOE y C´s, para dárselas al club deportivo Miraflores.
    De todos es sabido el deterioro en que se encuentran los espacios deportivos, del desamparo en que se encuentra el deporte base y, si nos salimos del mundo deportivo, podríamos hacer una lista interminable donde sería más que necesario invertir esos 700.000 euros, pero se los dan al Milraflores.¡Qué espléndidos son con el dinero que no es suyo!¡ Qué injusto!
   Han sucumbido ante las presiones de  los negociantes de la hostelería, al vociferío de la hinchada deportiva, a los intereses de una élite empresarial y, sobre todo, han puesto los intereses de sus partidos políticos por encima de los intereses de los burgaleses, esto si que es populismo, solamente Imagina se abstuvo ante la votación de este despropósito.
    Volvamos al estado de la ciudad. Hay que recordar que es el primer pleno de estas características que se celebra después de la época de Olivares, y que ha sido recuperado por los grupos de la oposición, con la sana intención de tener una visión actualizada de las carencias y fortalezas de la ciudad.
   La idea era buena: poner a la ciudad y a los vecinos como sujetos principales de la acción política, pero desgraciadamente esto no ha resultado ser así, todo se ha tergiversado.
     Los verdaderos sujetos y fines de la acción política, han sido los partidos, sus direcciones, y la cantidad de escaños y puestos que puedan ocupar en próximas elecciones, por ello, este debate sobre el estado de la ciudad no ha servido para nada, ha resultado ser una pantomima más:
     El PP se envolvió en un manto de demagogia y nos ha  presentado una ciudad ideal, de jauja, lejos de toda realidad, donde dice estar llevando a cabo todo su programa electoral adelante.
     El PSOE nos volvió a recordar su latiguillo de “izquierda responsable”, donde el señor Daniel de la Rosa intentó mostrar a un PSOE de izquierdas, y al mismo tiempo, apoyando al PP y, todo esto, sin despeinarse. El señor Fernández Santos, sin turno de palabra, también tuvo ocasión de sacar a relucir su tono descalificador, su prepotencia y su capacidad camaleónica.
     La señora Bañeres ha seguido haciendo regates, enfrentándose vivamente al PP con un discurso bien armado, para luego seguir manteniendo a Lacalle en el poder,  obedeciendo las órdenes del señor Rivera,  e intentando ocultar sus vergüenzas, su penosa actuación en el gran sainete en que se convirtió la moción de censura.
    Imagina, como siempre, había preparado bien el debate, mostrando un gran trabajo por la ciudad y con los ciudadanos de Burgos, siendo el único discurso que inquietó a Lacalle, y al que dedicó más tiempo en su contestación.

     Pero todo lo que pasa en esta ciudad, en estos plenos,  es igual, los vecinos de Burgos sabrán sólo lo que el señor Méndez Pozo quiere que sepan.
    Lo que este “estado de la ciudad” nos ha dejado claro, es que los plenos son una farsa, están vacíos de contenido, ya que el rodillo utilizado por el señor Lacalle en sus tiempos faraónicos, hoy los sigue utilizando, aunque lo haya tenido que cambiar por su derecho al veto. Esto le permite no llevar a cabo las proposiciones que los grupos de la oposición ganan en los plenos.
    Parece ser que lo único que han ganado los grupos de la oposición en los plenos, es que tienen más tiempo para hablar, para exponer sus ideas.
    Hablar, hablar, hablar…Esto debe ser la democracia.




                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner