viernes, marzo 22, 2019

Perdigón 90 Cataluña First



GOBIERNE QUIEN GOBIERNE,
LAS PENSIONES SE DEFIENDEN.

¿Qué pasaría si un gobierno cualquiera sacase una ley por la cual las herencias pasarían a ser propiedad del Estado? ¿Po­dríamos aceptar esa ley? Que el trabajo y el sudor de nuestros padres, pasase a manos del estado o de la banca. Estamos se­guros que hombres, mujeres, jóvenes o viejos saldríamos a la calle, gritaríamos, levantaríamos los adoquines y nos enfrenta­ríamos a cuerpo abierto contra los ladrones que quieren robar la heredad y la dignidad de nuestros ancestros.
Las pensiones que hoy nos quieren robar no son propiedad nuestra, las recibimos prestadas con la obligación de disfrutar­las y después dejarlas en usufructo a las próximas generacio­nes. Ese es el contrato, el compromiso, que adquirió la historia de las pensiones. La pensión que hoy recibimos es el aporte, la riqueza, que nuestros antepasados fueron creando y que hoy recibimos nosotros, así como nuestro dinero y la riqueza crea­da por el trabajo, es el aporte para las generaciones futuras. Somos nosotros los propietarios de ese dinero y estamos di­ciendo que no queremos que ni bancos ni agentes externos decidan por nosotros el cómo, el dónde y a quién tiene que ir destinada esa riqueza.
Si esta lucha no la ganamos, no seremos dignos de que nues­tros hijos e hijas nos miren a la cara. Los jubilados al tomar las calles y plazas de España estamos luchando no solo por defender y gestionar nuestras pensiones sino que también por defender la memoria y la dignidad de generaciones pasadas.
Resultado de imagen de defensa pensiones burgos
No podemos ser indiferentes a los ataques que hoy estamos re­cibiendo del capital y del mercado. Estamos viendo cómo poco a poco, la codicia y la rapiña se van apropiando de todo aquello por lo que la humanidad durante miles de años ha venido lu­chando: La sanidad, La educación, Las pensiones, lo quieren todo y todo lo quieren controlar. Hasta nuestra pequeña liber­tad, con leyes mordaza, la quieren volver a atar con cadenas.
Ya para acabar solo decir una cosa. ¿Qué tipo de sociedad están intentando crear esos gobernantes indignos que se pliegan a la obediencia ciega del capital? Nos merecemos los ciudadanos lo que hoy estamos viendo, donde la mentira, la corrupción, el robo, la mediocridad están casi legalizadas. Qué clase de justicia es aquella que
castiga el robo de comida al hambriento o permite que una familia viva en la calle por un desahucio y por el contrario no ejerce la fuerza de la ley contra esa pandilla de mafiosos que han estado gobernando este país? Cuando se gobierna en contra de los ciudadanos la rebeldía es obligada.
Ayer gobernaron unos ahora empiezan otros pero, la experien­cia nos enseña que tendremos que seguir gritando: GOBIERNE QUIEN GOBIERNE, LAS PENSIONES SE DEFIENDEN.

TODOS LOS LUNES
A LAS 12H.
Plaza Santo Domingo
reunión de JUBILAD@S.
TE ESPERAMOS.
________________

Ha muerto nuestro amigo Andrés Sorel a los 81 años y aun­que ya lo sabíamos todos, nos hemos llamado para contár­noslo. Más que para contárnoslo, para saber que seguimos ahí. Y claro, hemos tenido que hacernos nuestras bromas y seguir con nuestras gilipolleces pero con el recuerdo de An­drés temblándonos en la garganta.
Resultado de imagen de andres sorel diario de burgosEse temblor y esa angustia que nos hacen ser conscientes de que no podremos volver a abusar de su generosidad para que nos presente alguno de nuestros libros o nos escriba alguno de sus prólogos impecables. Tampoco podremos permitirnos el lujo de presentar alguno de sus libros y emprender aque­llos coloquios a los que Andrés nunca quería poner fin. Con qué respeto escuchaba todas las opiniones y con qué esme­ro respondía. Nuestra pena nos avisa de que no podremos disfrutar más de sus nuevos escritos (la última entrada de su blog es del 28 de noviembre) ni de sus argumentaciones sostenidas por numerosas citas intelectuales que no eran eli­tismo impostado, sino respeto a lo que estaba exponiendo y a la persona que iba a leerlo.
Ese gigante greñudo y de aire desgarbado nunca se ha ne­gado a ninguna de nuestras proposiciones y lleva viniendo a Burgos a participar de actos culturales desde los años 70, con avisos de bomba de la extrema derecha a los que no se hizo caso incluidos. Aunque nunca olvidó sus raíces castellanas, viajó por todo el mundo sembrando de cultura y justicia so­cial los lugares por los que transitó. Sorel era marxista, aun­que un marxista heterodoxo. Un marxista al que echaron de la dirección de la revista semanal que publicaba en Francia el Partido Comunista para los migrantes españoles por dar “demasiado” espacio a las luchas homosexuales o un mar­xista que incomodaba en Cuba al aparato del partido cuando le entrevistaban en la televisión nacional.
Porque a él le interesaba más romper los moldes que meter a todo el mundo en el suyo. Por eso, lo que más molaba de sus visitas eran las veladas nocturnas, en las que compartía anécdotas y amistad aquel hombre que conocía de primera mano los acontecimientos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Nunca más nos hablará de Lorca ni de Pasionaria ni de Miguel Hernández. Nunca más nos reire­mos con él.
Con tiempos oscuros amenazando, necesitamos tu antorcha más que nunca. Nos queda tu obra y tu ejemplo, Andrés. Que la tierra te sea leve, amigo.


90
por Fernando Ortega Barriuso

Nada menos. 90 perdigonazos que uno intuye alguna mella han debido de hacer a más de uno. 90 esfuerzos por airear otra realidad diferente a la institucional. 90 maneras críticas de entender la realidad. 90 apuestas por un movimiento ho­rizontal, solidario, generoso, alegre, crítico, radical, al estilo del de su fundador. 90 números apoyando revueltas ocasio­nales, plataformas varias, mareas de todos los colores como las -¡tan importantes!- verdes, blancas y esta última de las mujeres, violeta. Mareas, movimientos, olas que como las del mar van y vienen y que algunas veces toman forma de tsunami que arrastra lo establecido. Olas, mareas que habi­tualmente tienen un aspecto tranquilo, plácido pero que a veces se envalentonan y rompen diques y arrastran edificios aparentemente sólidos.
Siempre manteniendo esa lucha –homenaje en el 80 aniver­sario de la muerte de Antonio Machado- entre la España de charanga y pandereta y la del cincel y de la maza, apostando siempre por esta última. Siempre al margen de los podero­sos (en plural), de lo establecido, de lo asimilado, intentando transmitir la idea de Tácito de que: ”quienes luchan por se­parado serán vencidos juntos”, respaldando y aupando movi­mientos abiertos y críticos, luchando por lo que es evidente.
Tan evidente que –como dice la copla- “el dinero es un ma­reo: aquel que tiene parné es bonito, aunque sea feo”, evi­dente que se ha perdido una oportunidad de oro –y que cada palo aguante su vela: “Para decidir cómo debe funcionar una ciudad y proteger el derecho a formar parte de ella, es ne­cesario participar en su diseño”. Manuela Carmena- para haber hecho un hermoso y necesario parque en el Parque de Artillería; evidente la falta de gestión del actual ayuntamien­to de la ciudad; evidente que hay una sensación de fin de ciclo, de falta de ilusiones, de proyectos ambiciosos, de me­joras sustanciales, de apuesta por una ciudad verde y culta, participativa; evidente que la cultura, tan querida por todos los que apostamos por un cambio basado en el conocimiento, está huérfana y sin dotaciones económicas suficientes, con un déjame estar provocador, ignominioso; evidente la arro­gancia de la derecha que se permite presentar a Lacalle como candidato a la alcaldía. Y a Ángel Ibáñez (sic) como presi­dente de las Cortes de Castilla y León. Demasié.
Y evidente también, otra vez más, el desconcierto de la iz­quierda, del común, de la oposición que mientras discuten si son galgos o podencos, va dejando pasar oportunidades de oro para articular un futuro de la ciudad más plural, justo y culto.
Una cosa que demuestra este número 90 es que hay que se­guir, hay que estar erre que erre en la realidad, trabajando por ampliar la base crítica y formada, como han hecho nuestras compañeras feministas, pese a la existencia de las iberdrolas que ganan 3.000 millones de beneficio en un año mientras estalla la pobreza energética, o los sueldos y bonus de dece­nas de gerifaltes que hunden empresas y bancos mientras se multiplican los desahucios. Resistir y avanzar a sabiendas de que cerca de 7.000 hogares burgaleses tienen a todos sus miembros en el paro -“¡manos arriba, esto es un contrato!”- mientras Ibercaja gana 40,8 millones. Seguir pese a lo costoso que es retirar al Cristo de Burgos de la Sala de plenos, o la inscripción de José Antonio –que se conseguirá por el empeño de Carlos de la Sierra- de los muros de la catedral.
Y que conste que uno no ha leído el Manual de resistencia.
Y tantas y tantas cuestiones que, como ciudadanos, debemos plantearnos en este periodo de elecciones. Oportunidad que sin ser mucho menos la única o la perfecta, puede ser una ocasión para incidir y airear problemas y soluciones. Una plataforma entre otras. Quizá. Recordando siempre al poeta citado, “a distinguir me paro las voces de los ecos y escucho solamente entre las voces una”. Habrá que examinar y ver lo hecho por cada uno y, especialmente, apostar por las platafor­mas o personas que ofrezcan caminos reales y factibles para avanzar en esa lucha de igualdad, libertad y fraternidad, lema tan viejo –y tan imprescindible- ya como este Perdigón.
¡Y que siga!
Y como diría el innombrable: ¡Hazte oír!


Silvia Clemente y una aclaración
por Ecologistas en Acción

La sucesión en el cargo, pongamos de una consejera de me­dio ambiente por otra, sin que haya cambio de rumbo político ni intención de ello, nos lleva rápidamente a dar por cierto el dicho “otra vendrá que buena te hará” ya que la sucesión de cagadas también está asegurada. No hay que exagerar, pero es que María Jesús Ruíz (2003-2011), Antonio Silván (2011-2015) y Juan Carlos Suárez-Quiñones (en la actuali­dad) tienen una carrera tan insostenible como su conciencia ambiental y el daño que han hecho en la consejería de medio ambiente se dejará sentir mucho tiempo después de su mar­cha.
La verdad es que Clemente estuvo solo un par de años en el cargo, de 2001 a 2003, pero nos hace ilusión dedicarle un artículo -como hemos hecho hace poco con Suárez-Quiño­nes- y repasar su carrera ahora que parece que ha dado un triple salto mortal a una piscina de purines, de esas que tanto empiezan a abundar en la comunidad. De su salida del PP tras dieciocho años de entrega y su entrada triunfal en C´s con pucherazo incluido no vamos a hablar. Las intrigas de ambos partidos, puñaladas traperas y promesas incumplidas esperamos que sean aclaradas en una entrevista que ojalá le haga la redacción de El Perdigón. Además, si la invitáis a la alubiada, quien sabe, igual aporta ella las patatas.
Como consejera de medio ambiente ejerció entre 2001 y 2003. De ahí fue pasando por otros cargos hasta que llegó a la Consejería de Agricultura y Ganadería, puesto que desempe­ñó entre 2007 y 2015, y que también tiene su interés de cara a la protección o desprotección del medio ambiente. En esta etapa, queremos destacar su papel en la plaga de topillos que, por supuesto, quiso solucionar con veneno y echando la cul­pa a las organizaciones ecologistas; nada de revisar las prác­ticas agrarias o entender el funcionamiento de la naturaleza.
El otro gran hito de su periodo como consejera fue la crea-ción de la marca “Tierra de Sabor” para mejorar la venta e imagen de ciertos productos de la tierra, entre los que destacan las patatas de su actual marido y que multiplica-ron sus ventas gracias al sello y las subvenciones. Esto lo ha investigado muy bien la periodista Laura Cornejo para eldiario.es, y por eso sabemos que la empresa de Javier Meléndez recibió en estos años casi 2 millones de euros en subvenciones, algunas de ellas anuladas y otras desapare-cidas justo cuando la policía fue a buscar los expedientes. Se desconoce el paradero de los documentos y el origen del millón de euros que se gastaron en arreglar la casa del pueblo. Como no podía ser menos también recibió sus varapalos judiciales. Destacamos la declaración de inconstitucionali-dad de la ley del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos en Santovenia de Pisuerga (Valladolid), por querer saltar-se a la torera la constitución de sus amores, las leyes am-bientales y sentencias judiciales para beneficio de ACS, la empresa de Florentino Pérez. También fue promotora del vertedero de residuos urbanos de Gomecello (Salamanca) también a la espera de pronunciamiento judicial por proba-ble inconstitucionalidad y relacionado con el caso Gürtel. Y hablando de varapalos judiciales, no queremos cerrar esta edición sin hacer una aclaración: Las leyes a la carta para sortear sentencias judiciales son una estrategia recu-rrente en la Junta de Castilla y León pero eso no las hace legales. Ciudad del Medio Ambiente en Soria, Meseta Sky en Valladolid o San Glorio en Palencia. Ahora quieren ha-cer lo mismo con la caza que ha sido suspendida gracias al trabajo de Pacma, por la misma razón que se llevan anu-lando planes de caza desde 1997: porque la ley supedita la caza a la conservación de las especies, no al revés.


Mendezillos

Fernández Santos ficha por la banda punk
La Polla Records
Tras anunciar que no irá en las listas del PSOE, se incor­pora a la gira del grupo, al que llega después de abando­nar una “política sosa en la que ya no se podía faltar al respeto como antes”
Lacalle inaugura su lavabo de casa
El alcalde entró al baño preguntando si había llegado ya la prensa, a lo que el fontanero contestó que “qué cojo­nes hacía ahí y que si le hacía factura o tocaba sobrecito”
Silvia Clemente se ofrece para reflotar UPyD
Después de las cagadas y mangoneos en el PP y en Ciu­dadanos, se plantea como reto liarla en todas las forma­ciones de extremo centro. La próxima parada sería en Falange Española
El PP confecciona sus listas electorales jugando
al juego de la silla
Su portavoz indicó que es mejor que las primarias, aunque han tenido que contratar seguridad privada para reducir a los políticos que se ponían violentos cuando se paraba la música
Un estudio afirma que un total de cero periódicos
informan bien sobre Castilla y León
Este estudio de la Universidad de Alburquerque recoge que para formarse una idea correcta de la realidad social de la región es mejor, más sano y más barato asomarse por la ventana


POEMA:

POR ESTA LIBERTAD

Por esta libertad de canción bajo la lluvia
habrá que darlo todo
Por esta libertad de estar estrechamente atados
a la firme y dulce entraña del pueblo
habrá que darlo todo
Por esta libertad de girasol abierto en el alba de fábricas
encendidas y escuelas iluminadas
y de esta tierra que cruje y niño que despierta
habrá que darlo todo
No hay alternativa sino la libertad
No hay más camino que la libertad
No hay otra patria que la libertad
No habrá más poema sin la violenta música de la libertad
Por esta libertad que es el terror
de los que siempre la violaron
en nombre de fastuosas miserias
Por esta libertad que es la noche de los opresores
y el alba definitiva de todo el pueblo ya invencible.
Por esta libertad que alumbra las pupilas hundidas
los pies descalzos
los techos agujereados
y los ojos de los niños que deambulan en el polvo
Por esta libertad que es el imperio de la juventud
Por esta libertad
bella como la vida
habrá que darlo todo
si fuere necesario
hasta la sombra
y nunca será suficiente.

FAYAD JAMÍS


¿QUÉ ES EL FEMINISMO? por LA MORADA

Magnífica reflexión de Paula Fraga Arias. “No, el feminismo no es lo que cualquier persona crea que es. El feminismo, como toda teoría política, tiene un núcleo central de ideas, un ideario mínimo inquebrantable que si no se respeta no es feminismo. Sin embargo, en los años del postmodernismo neoliberal es habitual escuchar que el feminismo es cualquier cosa así llamada por cualquiera, obviando, por supuesto, los tres siglos de historia y genealogía feministas. Quizá tenga algo que ver aquella cé­lebre frase de Margaret Thatcher y que se ha asentado como dogma en el imaginario colectivo: “No existe la sociedad, sino mujeres y hombres individuales”.
Por supuesto, esta idea se ha introducido en el feminismo porque la élite neoliberal es consciente de nuestra capacidad transformadora. Hoy, todo es feminismo, cualquier cosa que haga una mujer es feminista, Inditex es feminista haciendo camisetas con nuestros lemas, Ana Botín, con buena parte de la riqueza de todo un país, es feminista porque ella lo dice… Desde luego, es una estrategia inteligente y muy efectiva, la de invalidar una teoría vaciándola de contenido. Y me explico con más ejemplos.
El partido político Ciudadanos ha presentado una propuesta de ley en el Parlamento para regular los vientres de alquiler, una práctica prohibida en España. Los únicos beneficiarios de esta legalización serían las “empresas” intermediarias que explo­tan reproductivamente a mujeres, que no ven otra alternativa de subsistencia que embarazarse para otros y vender a su bebé. Pues bien, a estas “empresas” no se les ocurrió otra cosa que hacer una campaña a favor de su negocio, empapelando Madrid con carteles con la proclama utilizada para conseguir el derecho al aborto, esto es, “nosotras parimos, nosotras decidimos”. Señores de traje y corbata, pero “nosotras parimos, nosotras decidimos”. El derecho al aborto nos concedió autonomía y libre decisión sobre nuestros cuerpos.
Los vientres de alquiler ceden esta autonomía, en su inmensa mayoría de mujeres empobrecidas, a quienes la compran. Esto es, pues, apropiación mezquina del discur­so feminista y un nuevo disfraz del patriarcado, que sabedor de que no atendemos a órdenes directas y que identificamos al instante las viejas tácticas, opta por una nue­va: ocultar la opresión sexual bajo mitos elaborados a tal efecto, como por ejemplo el de la “libre elección”. De hecho, he aquí, la idea nuclear del neoliberalismo: somos individuos y tenemos libre elección. Ni atisbo de análisis de los condicionamientos de nuestras decisiones. Bajo este falso pretexto se valida cualquier cosa que nos dañe porque, supuestamente, la escogemos. Pretenden cambiar la naturaleza de las cosas y las condiciones materiales de la existencia, mediante la repetición de mantras falsos que se pueden resumir en llamarle a la explotación, trabajo libremente elegido.
No se puede defender a la vez y desde un mismo lugar, la autonomía sobre nuestros cuerpos y, que nuestros cuerpos y vidas se pongan al servicio sexual o reproductivo de quienes puedan pagarlo. ¿O acaso luchamos por la libertad para esclavizarnos? Que en el feminismo quepa una idea y su contraria responde al intento de despoliti­zación del movimiento y de invalidación de la teoría. Y en este sentido, la ofensiva más grave que actualmente estamos viviendo es la infiltración del lobby proxeneta en el movimiento feminista.
Representantes del “sindicato” OTRAS, el que pretende ser el “sindicato de tra­bajadoras sexuales” en nuestro país, acuden a nuestras asambleas para que en los manifiestos del 8M aparezca el “trabajo sexual”. Primero, intentaron sindicarse y la Justicia, obviamente, no les dio la razón pues para constituir un sindicato, es necesa­rio que exista una patronal frente a la que defender los intereses de las trabajadoras y, en este caso, la patronal la conformarían los proxenetas. Permitir la constitución de este sindicato implicaría el reconocimiento del proxenetismo y por ende, de la explotación sexual como trabajo, como opción válida al ser legitimada por el propio ordenamiento jurídico. En donde este tipo de “sindicatos” han prosperado, se ha regu­lado la prostitución. Son, pues, los pasos previos a la legalización y una de las líneas estratégicas del lobby proxeneta.
No se rinden y ante el fracaso de esta tentativa, tratan de infiltrarse en nuestro movi­miento. El único interés que tienen en el feminismo es instrumental, pues si lograsen que en los distintos manifiestos se reconozca la prostitución como trabajo, sería un estupendo aval y una forma de presionar al Gobierno de turno para legalizar esta violencia. “El movimiento feminista nos apoya” dirían. Pues no, no es así. No están perdiendo sus vidas millones de mujeres y niñas en la prostitución, para que desde el feminismo validemos estos posicionamientos que lo amparan y promueven. Ocupan nuestros espacios y revientan nuestras asambleas. Pretenden hacer creer que estamos viviendo una escisión o una ruptura en el movimiento feminista, cuando, en realidad, se trata de una infiltración del lobby proxeneta en nuestras filas, un embiste al que, con todas nuestras fuerzas, tenemos que resistir.
Es una lucha por no dejar integrase en el movimiento a quienes lo dinamitaría por sus propios intereses. El feminismo es abolicionista desde su nacimiento. “El abolicionis­mo está en el corazón del feminismo”. Somos y seremos leales a nuestra genealogía y por eso más que nunca, tenemos que trabajar por preservarla y caminar en el mismo sentido. La prostitución seguirá siendo combatida por las feministas y tratada como lo que es, una violación de los derechos humanos. Como afirma Taina Bien-Aimé, si estás de acuerdo en que las mujeres y niñas más marginales y vulnerables del planeta tengan que subordinarse al deseo masculino, ser cosificadas y puestas a disposición del comercio sexual, entonces estás creando un apartheid de género.
Otra forma de invalidar al movimiento es pedir, siendo más o menos conscientes, la adaptación al sistema. Y esto es justamente, lo que creo que pasa con la tibieza de reivindicar la reapropiación del insulto. Que cada una individualmente haga lo que convenga, faltaría más, pero me vais a permitir que dude de la eficiencia de denomi­narnos “putas feministas” como forma de lucha colectiva. En la Marcha de la Putas de Boston, Jaclyn Friedman pronunció ante no pocas mujeres las siguientes palabras: “Si alguna vez os han llamado putas, levantaos y decid conmigo: ¡Soy una puta! ¡Soy una puta!”. ¿De verdad alguien cree que esto molesta mínimamente a la élite neoliberal y patriarcal? ¿Es esta la forma de luchar contra la violencia hacia las mujeres? ¿De qué manera ayuda esto a las mujeres prostituidas? El feminismo no reivindica el “trabajo sexual”, sino que pugna por abolir la prostitución porque condena a las mujeres y niñas a un dolor físico y emocional perpetuos. El feminismo no se reapropia de lo que nos hace daño, sino que trata de demoler las instituciones patriarcales y sus instrumentos de sometimiento.
Especialmente revelador es lo que lleva pasando años y que, en muchos países, ya ha desplegado trascendencia práctica. Me refiero a aceptar como feministas, ideas que nos invitan a negar o arriesgar el sujeto político del feminismo, esto es, el sujeto político “mujer”. Desde luego, poner en duda el propio sujeto de la teoría feminista es una propuesta acertadísima si lo que tratan de hacer es desmantelarla. Me gustaría ver a los teóricos/as queer, que son quienes hacen estas propuestas, exigiendo de la misma manera tan resuelta, que arriesgue su sujeto político al movimiento obrero o al movi­miento antirracista. Como explica Ana de Miguel en su libro “Neoliberalismo sexual”, afirmaciones como que “las mujeres no pueden ser sujeto del feminismo” contribuyen sospechosamente a relativizar la posición estructural de no poder de las mujeres en el mundo. A relativizar la fuerza teórica y estratégica de las demandas de un colectivo que, desdichadamente, comparte una historia de opresión con significativos puntos comu­nes. Otro de los postulados clave de la teoría queer es su conceptualización del género.
El feminismo, desde Simone de Beauvoir, que explicó la significación del género, si bien el término fue elaborado posteriormente, entiende el género como el conjunto de roles y características que se imponen en función del sexo, la construcción social y cultural que se hace de cada sexo. “La adquisición de los caracteres secundarios co­rrespondientes al género es un proceso de inculturación que se lleva a cabo a través de la educación”. Así, al hombre se le impone virilidad y a la mujer, feminidad. Debemos tratar de erradicar esta socialización diferencial que conforma una restricción al libre desarrollo de la personalidad y que reduce nuestras posibilidades de acción y actuación en el mundo, exactamente, a la mitad, a lo convenido cultural y socialmente para cada sexo. El género es, entonces, una de las principales herramientas de sometimiento pa­triarcales. Sin embargo, la solución ofrecida por la teoría queer no es acabar con ello, sino convertirlo en una identidad, en algo con que tú, individualmente, te identificas. Se crean listas interminables de géneros y así hablan, por ejemplo, de personas de género fluido, personas agénero o pangénero.
Argumentan que no se identifican con los roles tradicionales asignados al hombre y mujer. Y es que a las feministas nos pasa, exactamente, lo mismo. Precisamente, por no someternos a los roles que imponen la feminidad somos feministas, porque no acep­tamos ningún destino impuesto por ser mujer. Que cada quien se identifique con la categoría que le apetezca, pero el feminismo busca una solución política y colectiva. La multiplicación del género es una respuesta individual a un problema social profunda­mente arraigado. Al igual que la mujer no feminista se identifica con la feminidad, las personas queer con las diversas categorías que han desarrollado. ¿La identidad personal acabará con la violencia machista? ¿Es que acaso si nos denominamos pangénero o agénero ante quien nos violenta, va a dejar de hacerlo?
La solución feminista es romper los roles y mandatos, no perpetuarlos a través de su multiplicación. Asimismo, no debemos permitir que nuestros términos, “el feminismo”, “la igualdad política”, “la equidad” sean sustituidos por “diversidad” o “identidad”, pues implica una cesión a teorías individuales que no dan respuesta a los problemas de las mujeres. Se podría decir que tras estos conceptos anida una acción reactiva al feminismo. Así como el neoliberalismo niega la desigualdad estructural y los sistemas opresivos, la teoría queer niega el significado y la transcendencia del género. Por esto, muchas feministas advertimos que la teoría queer no obedece a los intereses feministas.
En sociedades formalmente igualitarias, no se pueden utilizar los mismos métodos de reproducción de la ideología patriarcal. Si algo no te gusta y vives en un patriarcado de coerción, te obligan. Si vives en un patriarcado de consentimiento, te convencen. Así, luchar por la abolición de la prostitución, denunciar los brutales abusos existentes en la pornografía o exigir relaciones sexuales sin violencia se convierte en mojigato, de mujeres reprimidas. Pretenden con ésta y otras tácticas, que admitamos los posicio­namientos contrarios. Nos instan, por ejemplo, a aceptar prácticas sexuales extremas aprendidas en la pornografía, bajo el pretexto de la liberación sexual que no es tal y de una falsa transgresión posmoderna, que como no señalemos y paremos, acabará por infectar cada una de las clásicas y, aún, actuales y necesarias vindicaciones feministas.
El neoliberalismo con su ideología que lo ha impregnado todo, “fragmenta la concien­cia del obrero e impide que se unan para dar forma a su propia existencia material”, dificulta que se unan como clase para la defensa de sus intereses colectivos. Lo mismo ocurre con las mujeres, con este feminismo despolitizado, posmoderno, queer y liberal. Se queda en la superficialidad, no hace un análisis de la opresión sexual y da respuestas ineficientes. No solo eso, sino que vende por empoderantes y como una manifestación de la libertad, violencias que cercenan vidas. Este feminismo es una parte de un todo, y este todo es el neoliberalismo.
Cada ola feminista, cada conquista tuvo su consecuente reacción patriarcal. Teóricas como Alicia Miyares ya han advertido que estemos alerta, pues hasta no hace mu­cho, las acciones reactivas eran de muy fácil identificación, pues siempre provenían de sectores conservadores y de la Iglesia. El problema es que ahora también proceden de sectores que se dicen de izquierdas y feministas. Son muchos los frentes abiertos y son, cada vez, más sofisticados los disfraces patriarcales, pero nosotras somos la Cuarta Ola, mujeres concienciadas y preparadas para reconocer al sistema y sus herramientas, ponga el traje que se ponga. Somos la Cuarta Ola y vamos a desarmar cada una de las instituciones patriarcales”.

LA DOMA
por BISCUTER

El mundo comienza a parecerse a una película de zombis. Con la explosión informativa que sufrimos, lo más habitual es caer en la perplejidad y no apreciar las cosas importantes que nos pasan. Es verdad que vivimos una realidad extremadamente líquida y volátil. Estamos en la era de la información y sin em­bargo nunca la ciudadanía ha estado tan mal informada, tan intoxicada, y, en el peor de los casos, tan aislada en sus propios prejuicios, incapaz de comunicarse y dialogar, ahogada en sus emociones y dominada por sus vísceras. Solo con abrir cada mañana el Diario de Burgos, ya recibimos nuestro particular empacho de noticias falsas, libelos y demás ensoñaciones del Jefe, ese señor que tiene sometido, al albur de sus intereses y caprichos, a buena parte de los munícipes locales. El solar de artillería, la catedral o sus aeropuertos fantasmas, todos son charcas donde solazarse con sus políticos ranas. Si esta es la sal de esta tierra y de todo el solar patrio, pues cada terruño tiene su cacique, el transcurrir de los días nos anuncia una vuelta de tuerca: llega la doma.
A modo de embrujo, lo que nos sucede no nos sirve para modi­ficar nuestra conducta. Sabemos que la utopia nihilista que nos vendió el neoliberalismo ha fracasado, pero seguimos erre que erre hasta el colapso ecológico y social del planeta. Sabemos que en Europa se necesitarán en los próximos 30 años 200 mi­llones de emigrantes, como señala el economista y profesor de Harvard Lan Prichett, pero cada día que pasa se extiende más la marea xenófoba en nuestro Continente y dejamos ahogar en el Mediterráneo a miles de personas. Sabemos que el 10% de la población con menos recursos en España necesitará cuatro generaciones para alcanzar niveles de renta dignos. Sabemos que una persona que habita en un barrio rico de Barcelona vive 11 años más de media que una que reside en un barrio humilde de la misma ciudad. Sabemos que el gobierno español vende armas a Arabia Saudí, que se utilizan para bombardear a la po­blación civil. Sabemos que el gobierno español ha dado apoyo diplomático al intento de EEUU de hacerse con el petróleo y los recursos naturales de Venezuela, cueste lo que cueste y aunque eso implique aumentar el sufrimiento de sus clases populares. Sabemos que M.Rajoy subvencionó con 6 millones de euros a la fundación FAES, dedicada a difundir con dinero público la doctrina de cómo acabar con todo lo público. Sabemos que Es­paña ha subvencionado durante años a una fundación dedicada a ensalzar la figura del dictador Francisco Franco. ¿Se figuran una fundación Adolf Hitler, financiada por el Estado alemán?
Un señor a caballo, con la fusta en la mano y salido de las filas del PP, es el nuevo representante mediático de la extrema derecha española. Como todos los partidos neofascistas, este tipo de fuerzas políticas han regresado a este mundo para des­viar nuestra mirada de esta realidad zombi, de este proceso de desposesión y expulsión que estamos viviendo. La ciudadanía pide reconocimiento y se le responde con miedo, que es la forma más eficaz de la alienación. Formalmente estos parti­dos concurren a las elecciones y no las combaten, pero lo que pretenden en realidad con su acción política, es vaciar nues­tras democracias de cualquier contenido subversivo para los intereses de las élites y frenar cualquier posibilidad de cambio social.
Se acercan las elecciones y sus respectivos participantes van tomando posiciones. Destaca en la carrera el triunvirato trifá­lico (vamos, ¡la caverna!). Si este grupo pinchase, se vislum­bra una consolación naranja-rosa palo. A su izquierda, Pode­mos ha estado al borde de hacerse un harakiri zorotroco. Pero a pesar de las apariencias y del deseo del IBEX 35 de enterrar toda rebeldía, no estamos ante ninguna derrota definitiva. Ahí tenemos dos movimientos de peso, de gran aliento, como son el feminismo y el ecologismo, y esa capacidad de imaginar otro mundo, en Burgos y en todas las partes. Debemos proyec­tar esperanza en el futuro, en la acción colectiva, imprescindi­ble para construir una sociedad decente. Como dijo Marcelino Camacho…”ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar”.
Este año se cumplen 100 años del asesinato político de una mujer excepcional como Rosa Luxemburg. Escribió algo sabio que puede servirnos para nuestro tiempo. Ahí va: “Si para la burguesía la democracia ha llegado a ser innecesaria o molesta, por eso mismo es necesaria e imprescindible para el proletariado. En primer lugar, porque crea las formas políticas (autoadministración, derecho de voto, etc.) que pueden servir­le de puntos de apoyo en su tarea de transformar la sociedad burguesa. En segundo lugar, porque solo a través de la lucha por la democracia y del ejercicio de los derechos democráti­cos puede el proletariado llegar a ser consciente de sus intere­ses de clase y de sus tareas históricas”.


ENTREVISTA A DONALD TRUMP

Nos llena de orgullo haber entrevistado al hombre más poderoso del mundo mundial, Sr. Donald Trump. Esto ha sido posible gra­cias a la colaboración de nuestro accionista mayoritario Sr. Mén­dez Pozo, el cual no ha escatimado en gastos para la realización de esta entrevista. También agradecemos al alcalde Sr. Lacalle, amigo personal del Sr. Trump y a las concejalas Sra. Bañeres y Sra. Gema Conde, amigas de la esposa del Presidente, Melania Trump, para que esta entrevista se hiciera posible.
En el avión privado –de segunda mano- del Sr. Méndez Pozo par­timos del aeropuerto de Villafría el día 25 de febrero y aterrizamos siete días más tarde en el aeropuerto de Washington, dónde fuimos recibidos con honores militares a cargo de la orquestina: Los Cu­cos Mexicanos.
En coche oficial con las banderas de EEUU y México nos diri­gimos a la Casa Blanca donde somos recibidos por el Sr. Donald Trump. Después de los abrazos y besos protocolarios nos dirigi­mos al Despacho Oval.
Trump.- Bien, bien. ¿Qué tal el viaje?
P.- Un poco cansados. Han sido siete días los que hemos tarda­do y se han hecho muy pesados.
Tr.- Pero, ¿cómo que siete días? Si México está ahí al lado.
P.- Perdón, Sr. Presidente, nosotros venimos de España, la que está en Europa.
Tr.- Hay que joderse. Si me había informado el KU KLUX KLAN que era un barrio del Spain mexicano, vaya chasco.
P.- Nosotros venimos avalados por el Sr. Méndez Pozo y el al­calde de Burgos, Sr. Lacalle, que son españoles y mucho espa­ñoles.
Tr.- ¿Y quién coño son esos?
P.- Pero, si nos han dicho que son amigos suyos, no entende­mos nada. Mire usted, el Sr. Méndez Pozo es el más rico de la ciudad y el que más manda y el Sr. Alcalde es el alcalde que los vecinos quieren que el vecino sea el alcalde.
Tr.- Oiga usted, por favor. Hable más despacio que ese dialecto del español no lo entiendo. ¿Y ese rico, muy rico, está en la lista Forbes?
P.- Todavía no, pero le queda muy poco. Empezó como usted, compraba a uno y vendía a dos y con ese uno por ciento fue tirando hasta hacer unos milloncejos.
Tr.- Pues, la verdad… No caigo quiénes pueden ser esos dos feli­greses.
P.- También hay dos concejalas, la Sra. Bañeres y la Sra. Gema Conde, de la ciudad de Burgos que dicen son amigas de su es­posa Melani.
Tr.- ¡Jodo, qué lio! Voy llamar a Melani a ver si ella las conoce. (Ring, ring) Oye, Melani, tengo a dos periodistas del pueblo de Spain que vienen de parte de dos concejalas que dicen son amigas tuyas. ¿Cómo habéis dicho que se llaman? La una es Bañares y la otra, Gema Conde.
Melani.- Espera un momento que miro la agenda. Ya me acuerdo: En el viaje que hicimos a Europa dos señoras se acercaron a pe­dirme que nos hiciéramos una foto. Y aquí estoy yo con las dos. Pero solo las vi un momento… de amigas nada, leches ¡qué jetas!
Tr.- Gracias, querida. Me parece que en ese pueblo del Burgos tie­nen mucho morro. Todavía no se a qué coño han venido ustedes. Yo, del Spain ese, sólo conozco a un tal Azanarín, fundador del KU KLUX KLAN SPAIN. Me lo presentó el presidente Bush cuando pusimos en orden al pueblo de Irak y recuerdo que Bush dijo en el Parlamento: Si el Aznarín de la Spain nos ayuda, ganaremos la guerra. Es un gran estratega. Se enfrentó a los morunos arrebatán­doles la Isla Perejil sin pegar un solo tiro. Sin esa ayuda, EEUU no hubiese ganado la batalla y hoy el petróleo estaría por las nubes.
P.- Bueno, Sr. Trump, por lo menos conoce a uno de nuestro país. Algo es algo.
Tr.- Ya está bien de perder el tiempo. ¿A qué cojones han venido?
P.- Queremos hacerle una entrevista en profundidad. ¿Qué opina usted de la democracia?
Tr.- Es un buen invento, siempre que no caiga en manos de los co­munistas, anarquistas, pacifistas, ecologistas, negros, emigrantes, feministas, animalistas y pobres de solemnidad, si eso no sucede, si el control está en manos de los emprendedores podemos decir que el orden, la prosperidad y el mercado harán que la cosa marche.
P.- Ya que hablamos de democracia, ¿cree usted que Venezuela es un país democrático?
Tr.- ¿Cómo va a ser un país democrático teniendo petróleo? ¿No se dan cuenta ustedes que la riqueza de un país pobre tiene que ponerse al servicio de la inteligencia de los países desarrollados? El presidente de Venezuela no está Maduro para explotar todo ese potencial. Se lo digo yo que de eso sé un rato. Ese hombre no quie­re dejarse ayudar, lo quiere todo para él y eso es comunismo y no vamos a permitir que esto suceda en nuestras narices. Si hay que tomar medidas más duras las tomaremos, en ello estamos.
P.- ¿Qué medidas serían esas?
Tr.- Tenemos en estado de alerta a todas las potencias del bloque democrático, incluidos todos los KU KLUX KLAN controlados por la CIA en EEUU y los controlados en Europa por Aznarín- Spain.
P.- ¿Y son muchos los KU KLUX KLAN en el mundo?
Tr.- ¡Que si son muchos! Millones y millones los controlados y al­gunos dicen que todavía son más los incontrolados. Nada más hay que darse cuenta del auge que estamos cogiendo. Todo gracias al desarrollo de mis políticas necesarias para el siglo XXI.
p.- Según usted, ¿el mundo estará controlado de tipejos como usted?
Tr.- Me cagüen la madre que les parió. ¿A qué coño han venido ustedes aquí? Están ustedes en EEUU, el Imperio más grande que ha dado la humanidad. Somos la primera potencia económica, la primera potencia en inteligencia artificial, la primera potencia en se­xualidad artificial y la que más dinero gasta en armamento y si esto fuera poco tenemos hombres en el planeta Marte por si éste se va a la mierda. Y también somos el país más tolerante, que aguantamos a gilipollas como ustedes que vienen a insultar al presidente más majete y bien peinado que ha puesto Dios sobre la faz de la tierra. Y no sigan por ese camino que acaban en Guantánamo.
P.- Perdone, Sr. Trump. Es que este que viene conmigo, es pe­riodista en prácticas y se le va un poco la olla. Otra cosa, Sr. Presidente, usted que es una autoridad en muros. Quisiéramos saber qué le parece hacer uno para que los aviones y la flota de la OTAN no pasen por territorio Spain. Claro está, diseñado y ejecutado por usted.
Tr.- Hombre, no sería mala idea. Pero primero tengo que terminar el que tenemos pendiente en la frontera con México.
P.- ¿Cuándo van a empezar?
Tr.- Por mis cojones, en este mandato pondré la primera piedra, aunque tenga que poner yo el dinero.
P.- Joder, Sr. Trump. Que es mucho dinero. ¿No tiene miedo a arruinarse?
Tr.- ¿Pero ustedes son tontos o qué? Yo pongo el dinero para la pri­mera piedra. Cuando vean los comunistas demócratas que la cosa va en serio seguro que ceden. Ya están diciendo que si el muro fuese un poco más bajo no habría inconveniente, que si patatín, que si patatán. No sabré yo lo que es un buen gobierno y mucho gobierno.
P.- ¿No le da pena ver los pobres inmigrantes que sólo quieren vivir con un poco de lo mucho que a ustedes les sobra?
Tr.- Pena, me da pena. Pero hay que tener en cuenta que cada país debe hacerse cargo de sus pobres… o no. Por otro lado la ciencia de derechas está desarrollando robots que harán el trabajo de los inmi­grantes. La cosa está clara, hay que elegir entre el mexicano pobre al que hay que alimentar, vestir y calzar para que trabaje o al robot que no cuesta nada y no protesta.
P.- Joder, Sr. Trump. Estados Unidos es un país que se hizo con emigrantes, que acabaron por eliminar, robar y destruir cultu­ras autóctonas y ahora trata usted de seguir poniendo muros a la especie humana que busca un lugar en el mundo donde echar raíces.
Tr.- Miren ustedes, menos filosofía y más pragmatismo. Las cosas son como son.
P.- Cambiando de tema, ¿qué opina usted de China?, ¿no tiene miedo a que un futuro próximo desplace a EEUU y pase a ser la primera potencia mundial?
Tr.- Miren ustedes. A esos ojos rasgados, amarillos y enanos como se pasen de la raya les mando unas bombas de nueva generación que me están haciendo en el Páramo de Masa de la Spain que son la rehostia, cada bomba puede acabar con 100 millones de ojos rasga­dos. El miedo lo tienen que tener ellos, que nosotros por las buenas lo que quieran, pero por las malas, malas, Dios sabe lo que puede pasar.
P.- Dese cuenta, Sr. Presidente, que si se unen China, Rusia, Co­rea del Norte, Cuba, Venezuela, Nicaragua, Podemos en la Spain y la Coordinadora de Jubilados igual las cosas se ponen feas.
Tr.- ¡Que no, coño! El Pentágono lo tiene todo bajo control. El peli­gro ahora viene por otro lado.
P.- ¿Y cuál es ese otro lado?
Tr.- La rebelión de las mujeres. Ese sí que es un peligro serio. Se quieren subir al macho sin tener en cuenta que Dios, que todo lo hizo bien, nos quitó una costilla para hacerlas a ellas. Nosotros no hemos cobrado nada por el costillar, se lo hemos dado gratis y ahora, las muy lumias, quieren echarnos de casa y que nos las apañemos solos. ¿Cómo vamos a poder vivir si no sabemos hacer esas cosas que dejamos en sus manos y que ellas con tanto amor hacían?
P.- Hombre, Sr. Trump. El camino es bien fácil. Aprendamos no­sotros a hacer esas cosas y juntos poder continuar apoyándonos.
Tr.- Si eso es lo que digo yo. Si hemos estado diez mil años así, no pasa nada por que estemos tres mil o cuatro mil años más hasta que aprendamos. Las prisas no son buenas para nada.
P.- Joder, Sr. Trump, cómo es usted. Para el tema de las muje­res las prisas no son buenas, pero hacer el muro para joder al inmigrante, eso sí que hay que hacerlo ya. Es usted una pura contradicción, no es de extrañar que haya cambiado en dos años a más de 30 asesores.
Tr.- Estaban a prueba y no valían. Además, yo no quiero hombres. Pedí asesoras becarias igual que Clinton.
P.- Ahora que menciona usted a Clinton. ¿Es en este Despacho Oval donde Clinton tuvo el rollo con Monica Lewinsky?
Tr.- El mismo. Ahí, en ese sofá es donde al guarro de Clinton le hacía las felaciones la becaria Monica Lewinsky. Levántese usted. Ve todas esas manchas, son de semen. No solo esas, miren todas las que hay por las paredes, cada presidente que ha pasado por aquí ha dejado su impronta y miren esa del techo es de Obama, ya saben cómo las gastan los negros. Esto solo pasa aquí. Tanta libertad ni hostias. Hay que acabar con esto. Seguro que en la Spain de ustedes no pasa esto.
P.- De momento, parece que la cosa está calmada en ese sentido. Aunque los políticos nuestros lo hacen fuera, después llegan al hemiciclo tan cansados que se echan unas siestas de padre y muy señor. Semen no dejan, pero cagadas echan a tutiplén.
Tr.- Bueno, majos. Siento tener que dejarles. Tengo una reunión con los jefes del KU KLUX KLAN mundiales para organizar el envío de ayuda al pueblo de Venezuela y de paso recoger la fruta del árbol que ya está Maduro.
P.- Gracias, Sr. Trump. Dios le guarde bajo llave muchos años y cuídese el flequillo, con él tieso parece usted más fascista.
Tr.- A tomar por el culo, muertos de hambre. ¿Quién coño habrá organizado está mierda de entrevista? Otros que me cargo…
Esta entrevista se realizó el día de Gracia del Señor, 18 de marzo festividad de San Dimas, el buen ladrón. Poco se sabe de su vida a no ser por actas aparecidas en una caja fuerte del Partido Popular. Según estas actas, murió en la Cruz al lado de Jesús, arrepentido de sus pecados. Aunque no devolvió lo robado, la Iglesia le considera un santo, ya que enseñó a la Curia y familiares a robar sin que te pillen. Santo Varón, que como Rato, a los altares llegó.


…Y TARARI QUE TE VI
por El Abuelo Libertario.

Vamos a vivir una primavera donde los partidos políticos sa­can a escena la representación del cuento de las elecciones, donde el mundo se viste de rosa, de hombres y mujeres que hablan y hablan tratando de vendernos un mundo en el cual nosotros decidimos nuestro destino y quién mejor que ellos para llevar a buen fin ese mundo idílico, lleno de felicidad y alegría, donde los seres humanos seremos por fin libres y dueños de nuestro destino societario…y tararí que te vi.
Como algunos ya pasamos la edad de la inocencia, voy a re­batir el adoctrinamiento de los partidos y la farsa electoral con los argumentos que John Holloway hace en su libro “Cambiar el mundo sin tomar el poder”.
El libro comienza con dos preguntas: ¿Es posible cambiar el mundo sin tomar el poder?, la respuesta que gritaría la inmen­sa mayoría de las gentes de izquierda es: ¡NO!
Hagamos la pregunta desde otro punto de vista: ¿Es posible cambiar el mundo desde el poder? Ahí aparecerían las dudas. Pues lo cierto es que hasta ahora, y a pesar del triunfo de di­versas revoluciones autoproclamadas socialistas, el mundo no ha cambiado, y las sociedades donde la revolución triunfó no han visto cumplidos ni de lejos los objetivos que esa revolu­ción se había trazado.
Hoy la izquierda marxista-leninista y la socialdemocracia consideran ganar el poder estatal como el camino exclusivo para el cambio social o se le considere solo como un centro de acción existente y se le dirige hacia una dirección particular: tomar el poder del estado. “Si pudiéramos solo conquistar el poder del estado (ya sea por medios electorales o militares), entonces seríamos capaces de cambiar la sociedad. Primero, por lo tanto, debemos concentrarnos en el objetivo central: la conquista del poder del estado. El argumento continua en esta línea y se instruye a los jóvenes en lo que esto significa: se les entrena como soldados o como burócratas, según como se en­tienda la conquista del poder; “Primero construir el ejército, primero construir el partido, esta es la manera de librarse del poder que nos oprime”.
La construcción del partido (o la construcción del ejérci­to) eclipsa todo lo demás. Lo que al comienzo era negativo (el rechazo al capitalismo) se convierte en algo positivo (la construcción de instituciones, la construcción del poder). La instrucción en la conquista del poder inevitablemente se convierte en una instrucción en el poder mismo. Los inicia­dos aprenden el lenguaje, la lógica y los cálculos del poder; aprenden a manipular las categorías de una ciencia social a la que se le ha dado forma enteramente, según esta obsesión por el poder. Las diferencias en la organización se convierten en luchas por el poder, la manipulación y la maniobra por el poder se convierten en una forma de vida.
El objetivo de obtener el poder involucra inevitablemente una instrumentación de la lucha. La lucha tiene un objetivo: conquistar el poder político. La lucha es un medio para al­canzar dicho objetivo. Aquellos elementos de lucha que no contribuyen a alcanzar el objetivo son considerados secun­darios o bien suprimidos en conjunto: se establece una je­rarquía de las luchas. Esta instrumentación y jerarquización supone un empobrecimiento de la lucha.
No puede construirse una sociedad de relaciones de no-poder por medio de la conquista del poder. Una vez que se adopta la lógica del poder, la lucha contra el poder ya está perdida.
Así, la idea de cambiar la sociedad por medio de la conquista del poder culmina logrando lo opuesto de lo que se propone alcanzar. Lo que comienza como un grito de protesta contra el poder, contra la deshumanización de las personas, contra el tratamiento de los hombres como medios y no como fines, termina convirtiéndose en su opuesto, en la imposición de la lógica, de los hábitos y del discurso del poder en el corazón mismo de la lucha en contra del poder. Lo que está en discu­sión en la trasformación revolucionaria del mundo no es de quién ejerce el poder sino la existencia misma del poder. Lo que está en discusión no es quién ejerce el poder sino como crear un mundo basado en el mutuo reconocimiento de la dignidad humana, en la construcción de relaciones sociales que no sean relaciones de poder.
Hoy los seres humanos llegamos a un mundo rodeado de poder. Nuestra vida está marcada y rodeada de estructuras de poder. Vemos el sometimiento del hombre sobre la mujer, de los padres sobre los hijos, del profesor sobre el alumn@, del empresario sobre el product@r, del militar sobre el soldado, del Estado sobre el ciudadano y así podríamos seguir hasta el infinito. Romper desde la base estas relaciones y construir unas relaciones basadas en la igualdad, en la crítica constan­te, en el desarrollo de la personalidad individual y comuni­taria, haciendo que fluya de forma natural unas relaciones de vivencia comunitaria y de apoyo mutuo, encaminadas a superar la lógica del capital y a poner los cimientos de ese mundo nuevo al que aspiramos.
Seguiré diciendo que el camino no está en las elecciones, en llegar al poder. El camino es otro y muchos lo sabéis…pero la erótica del poder hace felices a tantos corazones.
Que conste: John Holloway no es anarquista, es marxista y piensa.

TIEMPOS ELECTORALES
por Rufino Hernández

Qué contento estaba el PP cuando tenía a la extrema derecha camuflada y bien pagada en sus filas y despachos. Se permitía presumir de centrista, de robar democráticamente y llenar las calles y las plazas con reformas laborales y ley mordaza. Para tapar sus desmanes tenían bien alimentada a la pléyade de pe­sebreros tertulianos dispuestos a tapar grilletes y escondites del dinero.
Pero la naturaleza es sabia. Comenzaron a romperse los diques y aparecieron los paraísos fiscales, los suicidios y los muer­tos; los arroyos se tiñeron de sangre, y Rajoy se marchó a su registro, y, aunque la bestia estaba mimada y bien retribuida, decidió salir de su escondite a comenzar la reconquista.
Al salir la extrema derecha de su guarida, estalló el terremoto en las otras derechas. Las pilló con el pie cambiado jugando a la democracia, éstas tenían que reaccionar si querían mantener sus privilegios. Y claro que reaccionaron, rápidamente intro­dujeron en sus discursos los flecos del programa de la bestia, porque en lo económico coincidían, así comenzaron a hablar en contra del aborto, a negar la existencia de la violencia ma­chista, a defender los vientres de alquiler…
En esta vorágine en que se encontraba el triunvirato, aparecen las elecciones del veintiocho de abril, que les obliga a camu­flarse de nuevo, poniéndose la piel de cordero, endulzando su discurso y ofreciéndonos golosinas que les permitan pescar votos en el mar de los incautos y en el de personas de buena vo­luntad que no imaginan tanto retorcimiento. Fruto de este tea­tro, hoy les vemos haciéndose trasvases y fichajes entre ellos, blanqueando a personas que son corruptas y dejan de serlo al cambiar de partido, en fin, bochornoso, lo que sí queda claro, es que es la bestia la que marca los programas del triunvirato.
Estaba el tripartito en su política de empujones, codazos y des­calificaciones, cuando llega el ocho de marzo, y las feministas ponen encima de la mesa su discurso claro y contundente: No puede haber igualdad de género, si no se supera el sistema neo­liberal; no desaparecerá la violencia de género, hasta que no haya otra forma de repartir la riqueza; no podrá haber pensio­nes justas, si no se pone a la persona en el centro de la vida, por encima de los intereses partidistas y financieros; que mujeres y hombres no podrán ser felices si no se escucha a la madre naturaleza.
Todos pensaban acudir a la manifestación, menos la bestia, que prefiere mantenerse agazapada perfilando la traición; el PP de­sistió de la foto, decidió no asistir, no podía enfrentarse a los acuerdos que mantenía con la bestia. El Cs hinchó su vientre de batracios, sacó de su chistera lo del “feminismo liberal”, y con el mayor cinismo del mundo, se adentró en la manifesta­ción. También hemos visto a las ministras bailando detrás de la pancarta, reivindicando un feminismo progresista, mientras se olvidaban de las reformas laborales y de la ley mordaza que su gobierno no ha querido ni mirar.
Días después de la manifestación, los partidos de la derecha, con la intención de dividir, se esforzaban en teorizar sobre qué es feminismo y qué no es feminismo. Pero con más de tres mi­llones de mujeres en la calle, no lo conseguirán
En este camino, hasta el veintiocho de mayo, en Burgos tam­bién están mostrando las ambiciones, y los desgarros. Se ha roto esa envoltura democrática de las primarias, no solamente en el PP y Cs, sino también en el PSOE, los tres partidos han desobedecido a sus afiliados, poniendo en determinados pues­tos de candidatos a personas afines y dóciles a los intereses de los líderes.
En el campo municipal la cosa no anda mejor. Lacalle no aho­rra esfuerzo para encontrar un sillón fuera del Ayuntamiento, así le vemos en los plenos haciendo de alcalde, de portavoz de su grupo y de defensor de las proposiciones, con ello también tapa las inquinas de su grupo municipal.
La señora Bañeres se encuentra en la cuerda floja, fruto de su coraje y coherencia, al enfrentarse a las manipulaciones de su partido.
El señor de la Rosa ha encontrado el momento de desprender­se de A. F. Santos, estaba cansado de ser el monaguillo de este bronco y egocéntrico personaje, ahora Dani intentará con­vertirse en padre prior.
En PODEMOS pintan bastos. En otros sitios, como Salaman­ca, han conseguido candidatura unitaria, aquí, en Burgos, los fontaneros han tenido más éxito, han consiguiendo que Raúl Salinero siga en tercera legislatura, aunque tenga que hacer la campaña con montera y muleta en mano, y al ritmo de peñas taurinas.
IMAGINA, ha sido la única candidatura en que han sido los inscritos los que han elegido a los candidatos y les han puesto por orden en la lista que encabezará Eugenia Sáez y Juan José Asensio.


poster central


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner