jueves, octubre 14, 2010

Nº 50 SOMOS LA ROJA DE LOS ROJOS

PERDIGON 50
SOMOS LA ROJA DE LOS ROJOS










EDITORIAL
Después de nueve años largos celebramos cincuenta editoriales. Lo hacemos en un tiempo poco apropiado para homenajes, donde la derechización mundial se traduce en el sacrificio y sufrimiento de los más débiles, el mayor enriquecimiento de los ya ricos y el silencio de los medios de comunicación. Poco o muy poco en estos nueve años de televisión, periódicos y radios ha escapado de los cánones de lo correcto, lo conveniente y lo lucrativo. Y menos en tan eminente ciudad. Pero desde febrero de 2001, yermos de toda
subvención y de cualquier tutela, un goteo de jocosa denuncia, de crítica mordaz, se ha cristalizado en esta austera publicación. No contamos con poción mágica alguna que nos iguale a los irreductibles galos de Uderzo, pero poseemos el buen humor y el mismo descaro que nos llevó a fotocopiar nuestra rabia y nuestras gamberra percepción de este Burgos en esto que es El Perdigón.
Cincuenta veces hemos insistido, y no hemos dejado de repetir lo que Virgilio, fundador de tanto espíritu burlesco -cuyo inacabable hueco se ha ido llenando con otras plumas, porque nadie es insustituible, desde luego, pero nuestro Virgilio es inolvidable- escribía cuando cumplíamos 25 números y que hoy reproducimos en su memoria : “El propósito del Perdigón es denunciar los grandes errores, el empantanamiento de las instituciones, procurando pasarlo por el tamiz del humor que es lo único que les puede incomodar”.
Y así este pequeño ave, apenas imperceptible, ha podido valerse de su inocente tamaño para husmear en toda oquedad municipal y donde picotear cualquier grieta del poder. Y no es sólo la desvergüenza y la prepotencia del influyente lo que nos ha llamado la atención sino la servidumbre y el palanganismo de quienes toleran y sonríen.
Aunque seguimos sufriendo la ausencia de Virgilio, damos gracias a todos esos rojos-rojísimos que de forma altruista se han incorporado al Perdigón y que número tras número escriben y dejan plasmada la realidad de una ciudad y de un país ocupado por el dios mercado. Todos nosotros sabemos que la palabra y la ironía deben ser el sabotaje contra esa ocupación. Y estamos dispuestos a seguir hasta que el cuerpo aguante y la autoridad emanada del mercado nos deje.
A todos los que acogéis con cariño el Perdigón nuestra gratitud y nuestra amistad. Gracias amig@s.

----------------------------

EL NÚMEREO 50
===============

Cincuenta numeritos panfletarios,

cincuenta subversivas intenciones,

cincuenta mil sinceras opiniones

nacidas de inspirados proletarios.

Creo yo que ahora somos necesarios

y debemos mantener esta emoción

con plena libertad en la opinión

siguiendo el ideario de Mazuela,

que dejó en su semilla esta secuela

y que viva por siempre EL PERDIGÓN.

Curro de la O


--------------------------------

Diccionario de viaje.

Racismo: Incapacidad de ponerse en el lugar del otro. A modo de célula durmiente, sólo necesita el miedo que provoca una crisis económica o el oportunismo populista para brotar con fuerza. Ciega a quien lo ejercita, por eso son muy pocos los que admiten su práctica. Es una fuente de votos para la derecha, esa parte del cuerpo que habita entre nosotros.

Huelga: Una forma de decir NO. Requiere esfuerzo, ya que es más fácil asentir, pasar inadvertido, aprovecharse del sacrificio ajeno y suponer que los recortes de derechos afectarán tan sólo al prójimo. Dicen que la culpa de la situación la tienen los sindicatos, los liberados, los altos salarios, los convenios colectivos, los cuatro millones de parados, los pensionistas longevos, el sursuncorda, menos el verdadero responsable: la globalización económica dirigida por los neocons.

Garoña: Un lugar de cuyo nombre me suelo acordar, donde las empresas eléctricas y sus socios obtienen pingües beneficios desde hace décadas, con los que se compran voluntades, a costa de hipotecar el futuro con residuos infinitos. Hay otras formas de progreso, pero no tan lucrativas. Su lema es… ande yo caliente, aunque sea radiactivo.

Pedraja:
Bosque frondoso donde nace una extraña planta, conocida como flor de la memoria. Abonada con sueños de libertad, sorprende que todavía haya personas y grupos a los que este fruto irrite sus meninges, es decir, esas membranas que envuelven el encéfalo y dejan la moral a la intemperie.

Democracia: Gobierno del pueblo, siendo el pueblo los ciudadanos tomados de uno en uno, al margen de su condición racial, social o natural. No confundir con teatro, parateatro o plusvalía.

Fin: Lo aprendemos pronto. Así que no merece la pena volver sobre el asunto.

Biscuter.

---------------------------------------------
JUAN ANTONIO LABORDETA:
Tuve la ocasión de estar en el último concierto que dio en Burgos Labordeta. Fue en la Casa de Cultura de Gamonal, invitado por Tierra Comunera. Recuerdo emocionado su última canción: “Canto a la Libertad” una de mis canciones de lucha, junto con “La Sabina” dedicada a los anarquistas y “Somos” que reivindica la utopía de la fraternidad. Rememoro en la memoria con emoción aquel auditorio levantado, puño en alto, entregado, dispuesto a dejarse llevar por la voz ronca y profunda del hombre que vivió en comunión con el pueblo. Se nos van yendo personas que han acompañado nuestra caminar, que han abierto nuestras mentes invitándonos a unir nuestros hombros para poder decir todos juntos a los tiranos del mundo “Váyanse a la mierda”. Tú recuerdo, tú ejemplo de coherencia y hombre de bien permanecerá en nosotros. Gracias Juan Antonio por el legado. Que la tierra te sea leve.
SOMOS:
Somos
como esos viejos árboles
batidos por el viento
que azota desde el mar.
Hemos
perdido compañeros,
paisajes y esperanzas
en nuestro caminar.
Vamos
hundiendo las palabras
las huellas de los labios
para poder besar.
Tiempos
futuros y anhelados,
de manos contra manos
izando la igualdad
Somos
como la humilde adoba
que cubre contra el tiempo
la sombra del hogar.
Hemos
perdido nuestra historia,
canciones y caminos
en duro batallar.
Vamos
a echar nuevas raíces
por campos y veredas
para poder andar.
Tiempos
que traigan en su entraña
esa gran utopía
que es la fraternidad.
Somos
igual que nuestra tierra
suaves como la arcilla
duros del roquedal.
Hemos
atravesado el tiempo
dejando en los secanos
nuestra lucha total.
Vamos
a hacer con el futuro
un canto a la esperanza
y poder encontrar.
Tiempos
cubiertos con las manos
los rostros y los labios
que sueñan libertad.
Somos
como esos viejos árboles.





------------------------------------------

VÍSPERAS DEL FASCISMO:

Según la Biblia Moisés se convirtió en el guía de su pueblo al presentársele Dios en una zarza ardiendo. Sabino Arana, por lo que predica el PNV, se hizo nacionalista cuando le llegó la inspiración un Domingo de Resurrección. Zapatero, en consecuencia y acogiéndonos a lo publicado en El País, tomó conciencia Capitalista tras una llamada telefónica de Obama. Queda probado el origen divino de aquellos llamados a empresas extraordinarias. Sólo desde esa perspectiva y con ese tono se puede entender como quien era un furibundo socialista adoptase, sin el menor aviso, un cambio en sus políticas con las que dejar a la izquierda la mas reaccionaria de las propuestas planteadas por la oposición. La solución de Zapatero a la crisis ha resultado ser ramplona y soez. Decantarse por la congelación de pensiones, las bajadas de sueldo, el abaratamiento y subvención de los despidos, o la flexibilización de lo ya flexibilizado de una forma tan burda, y por las bravas, es un fracaso político. Un fracaso democrático. El mismo que vienen repitiendo todos los gobiernos europeos -menos la honrosa Islandia, claro-. Al igual que el resto de mandatarios Zapatero ha basado su carrera política en la profesionalidad. En la promesa y el anuncio de que en sus manos -avalado por la trayectoria de partido, los caros estudios y asesores que lo elevan por encima de la mujer y el hombre de la calle- estaba la solución a cualquier problema. Luego tanto Zapatero como el resto de políticos mundiales, incapaces e ineficaces a la hora de diagnosticar la crisis, han optado por quitar al débil para mantener los niveles de riquezas de quienes provocaron tanto desbarajuste económico y tanto dolor social. Salvaguardando los millonarios beneficios especulativos, financieros y empresariales -e ignorando que ni la mayor de las riquezas, ni la más grande de las epopeyas de la humanidad igualan los esfuerzos y sufrimientos de la lucha de la clase obrera por obtener los derechos que hasta hoy disfrutaba-. Pero para eso, para congelar, recortar y flexibilizar no hace falta ser Proust ni contar con portentosos estudios ni galardonados asesores. Un simple pintor austríaco sería capaz de adoptar las mismas medidas elegidas por tanto político de carrera. Otro fracaso democrático y político, del que Zapatero ha tomado partido, ha sido la deportación de gitanos que ha llevado a Zarkozy a los titulares de todo el mundo. Sólo una persona, Viviane Reding, ha tenido el suficiente valor de describir el ataque racista a unos ciudadanos de la Unión como algo que no se veía en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Para colmo el resto de políticos Europeos, incluido Zapatero, han preferido volcar sus esfuerzos en condenar los comentarios de la titular de Justicia Europea Viviane antes que reprobar las acciones xenófogas y racistas de Francia. También para eso, para criminalizar y expulsar a los gitanos de la manera que lo ha hecho Zarkozy no hace falta ser un portentoso estudiante ni un reputado conocedor de las leyes, cualquier cabo con el suficiente espíritu prusiano puede llegar a las mimas conclusiones que todo un presidente de gobierno. Parecen vísperas del fascismo estas de la Unión Europea en las que estamos, tan lejos de aquellos Estados Unidos Republicanos de Europa que precisaba Bakunin -junto con Garibaldi y Reclús- en la inauguración del Congreso de la Paz en Ginebra; tan alejados de los Estados Unidos de Europa que soñó Víctor Hugo y cuyas actas preparatorias redactaba poco antes de su muerte pero cada vez más cercana a la concepción de los Estados Unidos de Europa con que fantaseaba un pintor austríaco, cabo durante la primera guerra mundial, que acarició el dominio del mundo en las postrimerías del año 40. Y digo esto porque mejor argumento antidemocrático que el ejemplo de las decisiones y posturas -cuando no corruptas sí faltas de entusiasmo, de carisma, de ética y de ideas- de quienes se erigen en profesionales de la política y profesionales la democracia no se puede encontrar en ningún pasquín de corte neonazi, ni en la amenaza del peor partido de ultraderecha o de cualquier grupo Talibán. Es la clase política -bien sea el PSOE, el PP, CIU, el UMP, el PdL... o la madre que parió a tanto enviciado y a tanto incompetente- quien, ironías de la vida, están acabando con el instinto democrático y social con que se creo la UE para diferenciarla de la CEE. Si en esto se va a derivar la UE mejor... mejor hablemos en Ecus o en Reichsmarks y ¡que vivan los ERES!


Rubén de la Peña


---------------------------------------------
El verdadero problema sindical

Las reglas, las normas, no han impedido y, probablemente no puedan, suspender la desigualdad y la explotación que los intercambios sociales dominantes han venido reproduciendo en diferentes modos y con distintos grados. Son precisamente las“normas” las institucionales, las culturales, las cuales, al ser formalizadas y codificadas, posibilitan que los marcos laborales y sociales se amplíen a ámbitos más amplios: empresas, universidades, instituciones europeas, gobiernos, etc. para de esta manera servir a dichos intercambios.

En estos marcos laborales y sociales, el sindicalismo tradicional y en especial el sindicalismo de “pacto social permanente” ha sido colocado en posición de jaque y su acción sindical deviene o bien nula o bien ineficiente pues su adscripción, basada en la estabilidad por parte del asalariado a una organización concreta (la empresa) ha estallado en mil pedazos y con ella la eficacia de la práctica sindical.

Trabajar sindical y socialmente en este movimiento complejo, amplio, difuso, en el cual hoy nos atrapa en la explotación, no es una tarea para el sindicalismo tradicional.

El respeto por las reglas de la competencia es la condición de que el gran mercado global sea hoy una realidad absolutamente viva. El actual estado de cosas puede definirse de desmantelamiento del estado de derecho social y muestran la gravedad de unas políticas que, en nombre de la competitividad y el mercado libre, están destruyendo las relaciones sociales basadas en el respeto por la democracia, en el respeto por los derechos colectivos y la libertad.

Desmantelar sectores productivos, privatizar las empresas públicas, precarizar el mercado laboral, precarizar la vida social (educación, vivienda, sanidad, consumo), es una decisión política que el capital necesita. Sólo dejando actuar al mercado libre, sin regulación, sin intervención, se consigue ganar en competitividad.

Cuando se aceptan, como sucedió en el año 85 (modelo de construcción europea), determinadas premisas: modernización, mercado único europeo, competitividad como el elemento constituyente del crecimiento y desarrollo económico, etc., las conclusiones se terminan imponiendo: más mercado, más liberalización, mayor desprotección. La reducción de la protección de las personas asalariadas ocupadas y la ampliación del universo precarizador a todas las formas de relación social, es la consecuencia más degradante. Este es el verdadero problema sindical. Se aceptó y se acepta el diseño, el modelo de construcción europea.

Solo posicionamos enfrente y contra la lógica de la segmentación y la flexibilización de los modelos productivos y sociales del capitalismo global y consideramos que hay que situar el punto de partida –y de llegada-, en los derechos de todos y todas. Derechos no sólo laborales, sino sociales y civiles.

El carácter social consiste en remover los obstáculos de orden económico, político y civil que están limitando de hecho y de derecho la libertad y la igualdad de las personas y la efectiva participación de las mismas en la organización del orden social. La participación directa sólo es posible con el apoyo mutuo y la solidaridad. Su competitividad se encuentra colocada en las antípodas de nuestra SOLIDARIDAD.

Cualquier modelo sindical que sea coherente, alternativo y que defienda los derechos e intereses de las personas asalariadas y considere que la sociedad debe organizarse desde la solidaridad y no desde la competencia; desde el respeto, la libertad y la igualdad y no desde el autoritarismo, el individualismo y la ausencia de democracia; desde estos valores y estas actitudes, sólo cave una respuesta: LA MOVILIZACIÓN SOCIAL.

NESTOR CEREZO


---------------------------------
ENTREVISTA a ...:

Vigilio



Fue en los primeros días de septiembre cuando me encontré con él. Pocas noches como aquella podemos encontrar en Burgos, 19 grados a las once de la noche, -sin ese aíre de noches atrás que te deja congelado-, con luna llena alumbrando el Paseo de la Quinta, dejando que la luz y el silencio acompañen los pensamientos. Mientras caminaba recordaba lo mucho que costo que el paseo fuera respetado: manifestaciones, reuniones, escritos, ruedas de prensa invitando a la ciudadanía que luchase por mantener un espacio natural dentro de la ciudad… y ese eslogan del amigo Virgilio “No me toquéis la Quinta” que hicieron posible que en esta noche mágica un soñador de utopías tuviese una visión fuera de toda racionalidad. Un hecho que pudo ser un sueño o una realidad, pero que estoy seguro haber vivido aunque muchos digan que es imposible.
Alguien gritó mi nombre, me volví, me froté los ojos, no podía ser posible, si hace más de cuatro años que nos dejó… ¿de verdad que eres Virgilio? -Que sí, mi buen amigo, soy yo-. Me abracé a él. Mis ojos se humedecieron, el corazón empezó a latir con fuerza. ¡Cuanto te echamos de menos…! Vale, vale, tranquilo que sigo estando entre vosotros.


P.- ¿Entonces Virgilio hay algo más allá?
V.- Si te lo crees lo hay

P.- ¿Y cómo es que has vuelto?V.- San Pedro me ha encargado que realice un estudio de la crisis en la tierra y ver si nos sirven algunas de vuestras recetas para poder implantarlas en el cielo. Aparte de esto le dije al jefe que haría el trabajo si me permitía hacerme visible ante vosotros y poder felicitaros por haber llegado al número cincuenta del Perdigón, cosa que yo no esperaba dado lo vagos que erais cuando yo estaba con vosotros.

P.- Lo de vagos seguimos igual. Lo que pasa es que somos más gente escribiendo y casi todo lo hacen las nuevas incorporaciones. Ya sabes, Carlos, Fernando, Néstor, Nati, Chema, Paco, Rufino, Álvaro, Rubén, Andrés etc. Somos doce y nos llaman la Roja igual que a la selección de futbol. Ya casi superamos la plantilla del Diario de Burgos y puede que la Cámara de Comercio nos dé la medalla al Merito del Trabajo, ya sabes esa medalla que sólo se da a los que hacen trabajar a los demás.
Otra cosa Virgilio. Por lo que dices del trabajo que te ha mandado San Pedro de ver si algunas recetas de la tierra contra la crisis os pueden servir allí arriba se desprende que también el cielo está en crisis.

V.- Ya lo dice la última canción de Sabina, hijos “crisis en el cielo, crisis en el suelo”. Y lo peor de todo es que no vemos solución. Lo tenemos todo empantanado por falta de personal. Desde que yo entré, en el cielo no llegan a quinientos los que han subido y los que suben son currantes, muy buena gente, pero con poca preparación en cosas celestiales. En cambio Satanás no sabe qué hacer con el personal, le sobra gente en todas las profesiones, allí va la cremé de la cremé: políticos, banqueros, licenciados, empresarios o emprendedores como les llamáis ahora, incluso gente de iglesia y misa diaria. Aunque todos estos también dan problemas, quieren seguir consumiendo como en la tierra y ya les ha dicho Satanás -de eso nada de nada, habéis jodido la tierra pero el infierno es un lugar para toda la eternidad y el que no esté de acuerdo que se reencarne y vuelva a la tierra, pero a mí no me fastidiáis el modus-vivendi.

P.- ¿Y los del cielo no consumen?V.- Hijo. Los que van arriba nunca tuvieron esos vicios, son gente austera, de vida sencilla: hippies, labradores, mineros, albañiles por cuenta ajena, gitanos, gentes de las Favelas, también hay bastantes anarquistas y comunistas, much@s pacifistas y feministas, algún párroco de pueblo y un par de economistas. En una palabra, gente poco dada a vicios que se conforma con llevar una vida sosegada donde lo mucho o poco que haya se reparta entre todos como mandó el maestro.


P.- Por lo que veo. Jodido lo tenemos para llegar al cielo.V.- A poco que hagáis lo podréis conseguir. Pero la mayoría está cayendo en las redes del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional, del Corte Ingles, de la Cámara del Comercio y de la madre que lo parió. No os dais cuenta que estas son sucursales de Satanás para atraer a la gente con la promesa de una vida fácil, donde el individuo aislado sea dueño de un reino sin súbditos. Estos buitres carroñeros ponen a disposición del ser humano cachivaches y más cachivaches, llenan vuestras vidas de inventos para ataros y giráis como peonzas alrededor de una hipoteca. Y lo peor de todo es la complacencia con que se aceptan las cadenas.




P.- Tienes toda la razón Virgilio. ¿Pero qué podemos hacer para salir de esta tela de araña?
V.- Sólo hay un camino y es el de siempre “luchar”. Decir no. Juntaros para intentar romper la tela de araña. Destruir todas las instituciones que no estén al servicio de todos los seres humanos. Cambiar el egoísmo por la solidaridad, cambiar la competitividad por la cooperación, cambiar la confrontación por el diálogo y sobre todo y ante todo cambiar la guerra por la paz. El camino será largo y quizás no se consiga jamás, pero el mérito y la recompensa está en intentarlo. No esperéis ni supliquéis al cielo, en vosotros está la solución.


P.- Pues nos parece que si no echáis una mano los de arriba aquí abajo no hay nada que hacer.
V.- Se destruyó Sodoma y Gomorra porque no había diez hombres buenos. Ahora en la tierra no quedan ni diez, ni tres, ni nada, pero no hace falta que bajen del cielo a destruir la tierra ya lo estáis haciendo vosotros mismos. Hoy todas las propuestas, todos los razonamientos, todas las esperanzas están escritas y las que no, las está escribiendo el Perdigón. Ya se dijo en su tiempo “el que tenga oídos para oír que oiga”. Así que dejar al cielo con sus tareas y vosotros a limpiar la tierra que buena falta le hace.

P.- Leches Virgilio. Qué radical te has hecho en el cielo.V.- Allí no valen medias tintas. Al pan, pan y al vino, vino. No como hacéis en la tierra que la mayoría no se vende por un plato de lentejas, ya sólo se vende por el plato. Jamás la humanidad ha tenido gobernantes más mediocres, más falto de ética y de vergüenza como en estos momentos. Y no sólo peca el gobernante corrupto, sino todos aquellos que callan y aplauden esos comportamientos. En el fondo también querrían formar parte del pastel. Después están esos mamelucos, hipócritas que dicen “nosotros no entendemos de política”. A este Pedro los manda al Limbo por gilipollas. Estos son los peores. Dicen que no entienden pero siempre se arriman al poder esperando unas migajas con las cuales seguir arrastrándose. Pobres desgraciados, no saben la mala leche que le entra a Pedro cuando le pregunta a uno: -¿tú que has hecho en la vida? “Yo nada, jamás me metí en política, para eso puso Dios a nuestros gobernantes”. ¡Tonto del haba! ¿y a ti para que te puso? Al Limbo con él y que no salga en un millón de años celestes.

P.- Cambiando de tema Virgi. ¿Cómo se ve allá arriba el panorama político en España?V.- ¿Que cómo se ve? Más valdría no verlo. Dos partidos, dos Españas, dos mediocridades que no hay Dios que lo entienda. Zapatero que empezó su mandato de acuerdo con las enseñanzas del cielo, (hasta Pedro dijo: qué bueno que en España gobierne un cristiano) ahora ha cambiado de tal manera que no le conoce ni la madre que le parió. Está preocupado por la riqueza de los banqueros y al contrario que el buen bandido, este roba a los pobres para dárselo a los ricos y se queda tan ancho. Así le pasa lo que le pasa. Se ha quedado más sólo que el lucero del alba, sólo le quedan tres amigos: El Pepiño, la Pajín y la Vega. Menudo trío, como para tirar cohetes.


P.- ¿Y de los otros. De los que aspiran a gobernar?
V.- De esos no se salva ni uno. Malos, malos como ellos solos. Estos no sólo quieren robar a los pobres es que encima quieren humillarlos, quitarles los pocos derechos que les van a quedar después del zapaterazo y si protestan mucho proyectarán una guerra y que se maten entre ellos. Como se hizo siempre, pobres contra pobres. No lo estáis viendo, azuzan la xenofobia, tratan de hacer ver que los males vienen por la invasión del extranjero, del diferente. Son incapaces de deslumbrar en su escaso cerebro un mundo donde los humanos puedan vivir en armonía. Fueron así y siguen siendo así. Ya dijo Machado: “Mala gente que camina y va apestando la tierra”. Y los derechones de España los peores. Mienten, lanzan falsedades, son corruptos por naturaleza, no quieren ni ciudadanos ni súbditos, quieren un pueblo esclavo. En una palabra, son hijos de las tinieblas siempre dispuestos a vivir en la oscuridad. Tenéis que elegir entre dos males, sólo os puedo aconsejar que elijáis el menos malo. Aunque esto pueda suponer alargar la agonía.

P.- Leches Virgi. ¡Qué malo lo ponéis! ¿Podremos algún día los pueblos permitirnos el lujo de vivir sin gobiernos?
V.- Ay majos. Eso sería como bajar el cielo a la tierra. Hoy por hoy no estáis preparados. En el fondo deseáis que otros dirijan vuestras vidas, que os digan lo que tenéis que hacer y lo que tenéis que pensar. Delegáis en manos de otro la democracia, la libertad, las leyes, la riqueza de la tierra y la ciencia, aún a sabiendas de que os van a engañar.


P.- Que nos engañan seguro. Ya ni manifestaciones, ni huelgas, ni sabotajes les hacen mella. ¿Que otro camino podemos tomar como no sea el de rezar?
V.- Dejaros de rezar para pedir. No os tengo dicho que en vosotros está la solución. Hacéis una manifestación como las que se han hecho del hospital y os dais por contentos, hacéis una huelga general y ya está, todos contentos. ¡Que así no, coño! Las cosas se hacen y no se para hasta conseguir el objetivo. Si no basta con una manifestación, se hacen mil, si no vale con una huelga general se hace indefinida, todo es licito si lo que se busca es la justicia y la libertad. No hay otro camino. Siempre fue así.


P.- Hombre Virgilio. Que algo sí que hacemos.V.- El tonto es lo que hacéis. Se os va el santo por la boca. Habéis perdido la calle, dejáis que Rouco, Cañizares y esos legionarios de dios sabe que Cristo salgan a la calle y se manifiesten con la cruz en una mano y la espada en la otra y vosotros mirando al lucero del alba. Tiene una ganas de coger San Pedro a estos ateos, que cuando lleguen tiene pensado la condena: cortarles las dos orejas y la lengua y mandarles con Franco al paraíso de los fascistas.


P.- ¿Y qué paraíso es ese? ¿En qué consiste?
V.- Tienen que estar toda la eternidad diciendo: ¡Viva Franco, arriba España! En esto consiste. Es una condena que puede parecer blanda para lo cabronazos que han sido…pero majos, estar toda la eternidad diciendo lo mismo, es la rehostia, que diría Bakunin.

P.- Y Franco que hace.
V.- Franco les va contestando: ¡Esto os pasa por lameculos! ¡Esto os pasa por lameculos! Y así para siempre.


P.- Bueno, querido Virgilio. ¿Qué le vas a contar a San Pedro de esta visita?
V.- Que las recetas que se dan para superar la crisis no valen para nada, ni aquí en la tierra, ni el cielo. Cuando le diga esto verás que cabreo se coge. Es capaz de cortar orejas a vivos y muertos. Con la mala leche que le entra cuando le llegan todos los que van vestidos con frac, tan inmaculados, con caras de no haber roto un plato. En el momento que dicen “Ave María purísima” Pedro ya sabe…este es de derechas, derechas. En cambio cuando sube un rojo diciendo “hay algo para comer” entonces la cosa está clara. El frac del rico está hecho con la piel del pobre.

P.- Por lo que se ve los rojos suben con hambre.
V.- Si, hijos. Con hambre de justicia. Que les será dado hasta saciarse. Arriba no es como aquí en la tierra donde los pobres son tan malos que les perdonan los buenos. Los pobres, los sufridores de la historia, los que tienen una cadena al cuello, los rebeldes son los preferidos, los herederos de la utopía.


P.- Jolín Virgilio, que alegría oírte hablar así. Por otro lado que pena ver partir a tanta gente lúcida que escogió el camino de los perdedores…Tú, Antonio Nabal, Luis, Sáez en Burgos. Saramago, Labordeta y tantos otros. Fieles hasta el final a unos principios. Gracias maestro por vuestro ejemplo y coherencia, quizás no esté todo perdido.V.- La vida es así. Aquí hemos dejado la simiente, continuar los vivos el camino. Dejar vosotros vuestra simiente, regar la tierra para que la humanidad pueda un día vivir sin tiranos. Bueno, ya me tengo ir. Sólo deciros que continuéis dando perdigonazos, que lleguéis a las bodas de diamante y puede que Pedro me de otro permiso. Y por último os digo. Aunque parezca que la labor que hacéis es poca a los ojos de Pedro es mucha para los tiempos que corren.
Me abrace a él. Le pedí que se quedara un poco más. Llore y suplique…pero se fue. Quién sabe si después de este breve encuentro un día no muy lejano nos volvamos a encontrar.


Esta entrevista finalizó el día de Gracia del Señor 6 de Octubre festividad de la Santa Mª Francisca de las 5 llagas. Esta Santa recorrió el mundo enseñando las 5 llagas que Dios puso en su cuerpo para convertir herejes. Cuenta la historia que a su paso por Burgos la visitó un médico muy afamado llamado J. Mons, el cual en un alarde caridad la puso un tratamiento tan duro que las salieron otras 5 llagas, dejándola escalabrada para toda la vida.


--------------------------

España 2010

La crisis económica. Meses, años ya, hablando de ella. ¿Hablamos, nos hablan de la crisis económica? No. Ni los políticos, ni los llamados expertos o analistas financieros. Y menos los periodistas. Se limitan a comentar, decir, “lo que dicen otros”. ¿Y qué dicen los que tienen que decir? Dirigentes del PSOE culpan de la situación a la crisis de los mercados internacionales. Si los bancos aseguran que carecen de liquidez y cierran sus créditos, si aumenta el paro, si las industrias de la construcción, turística, automovilística afirman que desciende la producción y han de multiplicar los despidos de trabajadores y reducir los costes sociales, etc. ¿no existen culpables? El partido popular y el autista Rajoy, son más simples, monótonos. Como buenos discípulos de las grandes escuelas históricas del fascismo que utilizan la demagogia populista –la misma empleada para hablar de la corrupción que se enseñorea de sus conspicuos representantes – reducen la crisis a un solo nombre: Zapatero. Si muriera el perro se acabaría la rabia. El día que Zapatero de paso a Rajoy en la Moncloa se terminará la crisis. Y las organizaciones que se dicen de izquierdas apenas ahondan en sus análisis, prefieren mirar para otro lado –se han vuelto interlocutores de todos los patronos- y de paso a ver si con una huelguita obtienen réditos políticos: imaginemos que éxito: uno, dos, cuatro diputados más para vivir a la bartola otros cuatro años. Una huelga ¿contra quién, con qué continuidad? ¿Contra los terroristas económicos que existen aquí, en Alemania, en el Fondo Monetario Internacional, en las bolsas, bancos, en las estructuras del neoliberalismo económico, contra las grandes mafias que controlan los mercados, imponen las leyes laborales, refugian sus ingentes e ilícitas ganancias en paraísos fiscales, manipulan la información? No. También contra lo fácil, el chivo expiatorio, el lacayo del sistema putrefacto en el que los unos y los otros chapotean, el gobierno de Zapatero. ¿Qué viene el recambio, el PP y los CIU tan aparente nacionalistas como capitalistas corruptos y cristiano reaccionarios? ¡Qué les importa! Ellos a lo suyo. Y hablando de terrorismo. Se plantea, junto a la reforma laboral y las medidas que deterioran el nivel de vida de los trabajadores y favorecen a la patronal, los bancos y a la corrupción de un sistema que se enseñorea de toda Europa, el desmadre articulado por la Salgado. Y así una reforma propuesta por el Gobierno, su Gobierno, para investigar el delito fiscal, ella la cercena. Al parecer solo existe un terrorismo reconocido, el que se situa en Euskal Herría, para el que si se articula una nueva reforma del código penal por el que las penas no pueden prescribir nunca. Mas para el económico, de efectos más devastadores, se impide la inspección del delito fiscal y que se pueda castigar a quienes defraudan por ser poseedores de grandes fortunas, intocables. Los grandes terroristas económicos herederos del franquismo, del neo capitalismo salvaje siguen siendo los padres de la “Patria”. El delito se considera leve, y si se le detecta, prescribe a la mayor brevedad posible.

Andrés Sorel



---------------------------------------
“Inflar nuestras velas de esperanza”

Este verso forma parte de un soneto que Tino Barriuso escribió en 1987 a modo de prólogo para Los Burgos perdidos, de nuestro entrañable Virgilio Mazuela. Y es que no nos queda otra. Como dijo en su momento el hombre bueno, que hace unos días ha muerto, José Antonio Labordeta: “Vamos a hacer con el futuro / un canto a la esperanza/ y poder encontrar tiempos / cubiertos con las manos / los rostros y los labios / que sueñan libertad”.

Con ese sueño utópico (recordemos, Utopía: lo que aún no existe) y con una lucidez rayana en el profetismo, el ‘esclarecido’ Virgilio alumbró a comienzos de este milenio, con la imprescindible ayuda de un compacto grupo de entusiastas, románticos y –porqué no- revolucionarios, esta revista que con este número cumple sus 50 velitas, y que bien podía subtitularse “La voz de los sin voz”.

Comenzaba un nuevo milenio, se habían cumplido 25 años del Ateneo Popular y había que dar un empujón al barco de la Utopia, sin tener muy claro lo que se quería conseguir, aunque, como se apuntaba en El Perdigón que conmemoraba su número 25: “No estamos muy seguros de saber lo que queremos. De lo que sí estamos seguros es de lo que no queremos”.

Casi diez años más tarde, los jerifaltes de los gobiernos siguen preguntándose en la reciente reunión (20 de septiembre) sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con un espíritu y filosofía muy diferente de la que alumbró El Perdigón. Políticos y técnicos se reúnen -¡una vez más!- para intuir o vislumbrar hacia dónde va el siglo XXI, tema que El Perdigón ha planteado ya desde sus inicios.

¿Hacia dónde vamos? Como se dice vulgarmente, es la pregunta del millón. Quizás, como hemos comentado, no sepamos muy bien lo que queremos pero sí lo que rechazamos. En otros números se ha comentado una serie de líneas a seguir: autogestión, participación, justicia, libertad, espíritu crítico, igualdad, apoyo a los colectivos o personas en desigualdad, pacifismo, etc., etc. Por desgracia, la limitada extensión de los textos perdigonianos no permiten grandes desarrollos analíticos pero sí marcar las líneas maestras a seguir y las rojas que nunca se pueden aceptar.

Somos testigos (y ojalá que protagonistas) de un tiempo complejo en el que quizás las fórmulas clásicas hayan quedado superadas. Estamos viviendo una mutación importante en nuestra sociedad, provocada en gran parte por los nuevos sistemas de intercomunicación –léase internet- que hacen que todo, o casi, sea más transparente, fiscalizable, opinable.

Pero ello no quita para ser conscientes de que las clases sociales siguen existiendo y de que los intereses de los distintos colectivos son diferentes y, muchas veces, antagónicos. Por mucho disfraz que se utilice en la terminología, sigue estando de actualidad aquello de –para simplificar-“Nosotros y ellos”, “Los de arriba y los de abajo” y así la realidad semeja a un campeonato de socatira en el que un equipo tiene fuerza apoyado en los medios de comunicación, instituciones, gobiernos, partidos, banca, Iglesia, etc. y otro equipo –que viste camisetas de colores variopintos: rojo, negro, verde, multicolor- intenta frenar esa fuerza y luego impulsar hacia su terreno ese poder histórico y arcaico.

La tendencia casi lógica es la de querer mirar hacia atrás y regodearnos en todo lo que hemos hecho o logrado. Podemos, por aquello del aniversario, concedernos los diez minutos de gloria que decía Andy Warhol. Pero, después de ese momento merecido de celebración y disfrute, miremos hacia el futuro.

Y en ese terreno nos espera (‘y no nos queda otra’) seguir reivindicando mayor (total) igualdad, participación, justicia. Seguir presionando, empujando, exigiendo a los dirigentes que se vuelquen en la cultura, en los desfavorecidos, en el fomento de la educación, en la transparencia de gestión, en el pacifismo, en los derechos humanos, en la libertad…

Porque, al final, hablamos, y bien lo sabía Virgilio Mazuela, de ser un contrapeso a la sociedad actual y no unos meros jeremías. “Paraíso e infierno pueden ser una misma ciudad”, dijo Bertolt Brech. Y en nuestras manos está que sea de una u otra forma.

Felicidades de corazón al equipo de El Pedigón. Puedo intuir el esfuerzo en tiempo y dinero que ha supuesto sacar uno a uno estos cincuenta números que han añadido lucidez y espíritu crítico, ¡tan necesarios!, a esta ciudad.

Seguro que Virgilio Mazuela nos estará diciendo, “¡Bravo, majetes!”. Un hombre que, como se comentó de José Saramago: “Soñó con un mundo en que los fuertes eran más justos y los justos eran más fuertes”.

En esas estamos. Presencia en la sociedad, espíritu crítico, relación entre los diversos colectivos, lucidez. Como comenta el reconocido entrenador de fútbol Pep Guardiola: “Yo no espero a que el otro equipo haga algo, no, yo voy a por ti. Voy a jugar y voy a ser protagonista, a hacer algo en el partido, no a esperar a que las cosas sucedan”. Pues eso.

A ver si esa r-evolución tan cacareada aparece por el horizonte y podemos disfrutar de una sociedad más justa, abierta, equitativa y libre.

Amén.

Fernando Ortega Barriuso

------------------------------------


LA LIBERTAD DE OPINIÓN


Después de unos meses retirado de la práctica de escribir alguna columna de prensa casi a diario, me enfrento de nuevo a la página en blanco. Y debo reconocer que me reconforta, que me revitaliza. Como siempre que escribo, en alguna parte de mi cerebro o de mi alma escucho música, fiel compañera de mis devaneos literarios.
Después de nueve años de que viera la luz el primer Perdigón, en el lejano año de 2001, justo cuando se iniciaba este siglo XXI de nuestros pecados, la publicación inspirada en la esencia de Virgilio Mazuela, mi amigo del alma, nuestro amigo del alma en el recuerdo, alcanza su número 50. Un cumpleaños nada desdeñable, sobre todo porque se trata de un medio escrito donde los colaboradores contamos con absoluta libertad de expresión. Un hecho que, por su naturaleza, no necesitaría mencionarse, si no fuera porque eso, precisamente eso, libertad de expresión, pluralidad, sentido crítico y pasión por el análisis es lo que falta en el resto de medios de comunicación de Burgos.
Puede parecer una perogrullada, pero si por algo destaca el mundo de la prensa local es por su localismo “burgalesista”, por su partidismo abiertamente escorado hacia la derecha, en ocasiones extrema, por su estrechez de miras, por su falta de frescura, por su pensamiento único, cerrado y pacato. En ocasiones, ojeando sus páginas, se percibe un cierto tufo a rancio, a fétido, a manipulado, a mentira… y todo ello con independencia de la alta capacidad profesional de muchos de sus trabajadores y colaboradores. Porque, todo hay que decirlo, no son ellos los responsables, sino las políticas editoriales de los grupos políticos, religiosos y económicos que los controlan. A los medios no escritos, radio y televisión locales, cabe achacar los mismos males, dado que pertenecen a los mismos grupos empresariales y se rigen por las mismas normas retrógradas y alienantes.
He creído siempre en la libertad. Así, libertad, sin adjetivos que la califiquen. También he creído que las columnas de prensa, las tertulias de radio o televisión, los foros de opinión plurales y las discrepancias razonadas son la fuerza, la esencia donde nace la libertad. Ese estado del alma que emerge de lo primigenio, de lo profundo y natural de cada persona, y que, fluyendo destrabado y torrencial, se derrama y nutre de vida nueva las grietas más resecas de una sociedad anquilosada e inane. La untuosidad de su fluido es energía cívica, en estado puro, y alimento de sociedades civilizadas.
Para colmo de desgracias, se nos mueren los mejores, los que más valientemente defienden sus pasiones, los que denuncian las tropelías sin miedo ni traba. Mientras escribo estas líneas se velan los restos mortales de José Antonio Labordeta. Nada puedo añadir respecto a su vida y ejemplo que no se haya dicho ya. Ni puedo escribir algo más hermoso que sus palabras del Canto a la libertad: “Habrá un día en que todos/Al levantarla vista/Veremos una tierra/Que ponga libertad”.
Para terminar, quiero dedicar a todos los censores, manipuladores, arribistas, tragadores, siervos y estómagos agradecidos que emborronan de indignidad las páginas diarias, donde debería escribirse el canto a la libertad de todos, otras palabras, muy sentidas, del maestro Labordeta: “¡A la mierda!”.

Carlos de la Sierra.


-----------------------------------------

UN PUÑAL EN LA ENTREPIERNA

Coincido con mi admirada Gemma Lienas en su artículo, publicado en El País, en” que las viñetas de El Roto siempre me impresionan por su inteligencia, por su acidez y, sobre todo, porque resumen de forma precisa los conceptos más complejos: El Roto es a la ilustración lo que los haikus a la poesía. A la que hago referencia también era memorable. Se titulaba Violencia de género y estaba representada por una figura masculina de la que solo se veían la cintura y las piernas, entre las que pendía un puñal colgado de un breve cordoncillo apoyado en las caderas.
La mayoría de las mujeres asesinadas lo son a manos de un varón conocido, los hombres lo son por alguien desconocido
Esa viñeta era la síntesis perfecta de la violencia de género, esa que, en todo el mundo, sufren las mujeres a manos de los hombres. Una violencia estructural, es decir, organizada y basada en determinadas ideas que llevan siglos transmitiéndose y cuyo resultado más patente es que la mayoría de las mujeres asesinadas en el planeta lo son a manos de un varón conocido: un familiar o un amigo. En cambio, la violencia que sufren los varones es coyuntural, esto es, fruto de las circunstancias, por lo que la mayoría de los hombres asesinados lo son por un desconocido. La violencia en la familia es, según Amnistía Internacional, la principal causa de muerte para muchas mujeres de entre 16 y 44 años, por encima del cáncer y los accidentes de tráfico.
Por ello, El Roto representa al varón -un varón genérico- con un puñal en la entrepierna a modo de genitales. Y no porque la naturaleza haya dotado al hombre de una compulsión irreprimible hacia la violencia, sino porque la cultura -la patriarcal, que preconiza la superioridad masculina y la subordinación femenina- así lo ha modelado.
Es obvio, pues, que para terminar con ese horror debemos cambiar las ideas. Y eso solo se puede conseguir mediante la educación. Sin embargo, a juzgar por los resultados del estudio Igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia y juventud, de la Universidad Complutense y el Ministerio de Igualdad, en el que han participado 11.020 adolescentes de España, parece que ese cambio de mentalidades sigue sin producirse.
Según el estudio, un tercio de los chicos (32,1%) corre el riesgo de convertirse en maltratador y casi un 5% de las chicas ha sufrido ya algún episodio de violencia de género. Lo que resulta consecuente con su forma de pensar: el 35% de los chicos y el 26% de chicas consideran que controlar todo lo que hace la novia no es maltrato; el 33,5% de ellos y el 29,3% de ellas creen que los celos son una expresión del amor; casi un 10% de los muchachos y casi un 7% de las muchachas piensan que en una pareja el hombre tiene que ser un poco superior a la mujer; un 6,8% de ellos dicen que cuando un hombre maltrata a su pareja es porque esta se lo ha buscado, y un 5,3% de los varones cree que la mujer debe evitar llevar la contraria al hombre, frente al 2,9% de ellas.
Las ideas de esos y esas adolescentes son fruto de modelos que ven repetidos una y otra vez. Por ejemplo: sábado por la tarde, en el televisor, dibujos animados para críos de seis años; el argumento: un sultán de un harén con unas 50 mujeres cubiertas con velo integral está enfadado porque estas no obedecen con prontitud y lo comenta con la favorita, la cual urde una plan para conseguir la obediencia de las compañeras, ganándose así más favores del patriarca. Otro ejemplo: noche de lunes, la familia cena; la madre se levanta a recoger los platos y a servir el segundo, el padre se queda repanchingado. Tercer ejemplo: el patio del colegio; los niños juegan al fútbol ocupando todo el espacio central, las niñas hablan entre ellas en la periferia del campo.
Pequeños ejemplos, a los que podríamos sumar muchísimos más, que contribuyen a dejar claro quién manda y quién obedece. Y por supuesto, si quien debe someterse no lo hace, puede recibir el castigo "pertinente".
Porque todavía queda mucho que hacer, especialmente en el terreno de la educación, siguen siendo imprescindibles los institutos de la mujer de todas las comunidades, incluido, claro está, el de Castilla-La Mancha, que el Gobierno del señor Barreda pretende fulminar y el de Murcia que le sigue los pasos”.


La Morada


------------------------------------
ABONO PARA VIRGILIO
El cielo colgaba azul de par en par sobre los primeros tejados de la calle Vitoria y el sol se deslizaba desde las cumbreras hasta las estrechas calles con el machete en la mano. Aquella mañana de hace unos once años Virgilio Mazuela entró decidido a la redacción del Burgos 7 Días. Una redacción que en las primeras horas de la jornada estaba plagada de folios caducos pero vacía como los nidos en invierno. Un par de periodistas madrugadores nos encontrábamos dispersos, amarrados a un café medio muerto en su vaso de plástico.

–Buenos días, Virgilio.
–Buenos días, ¿tú quién eres, Eloy Luna?

Hubo un tiempo en que Virgilio tenía la costumbre de confundirme con el dibujante que ilustraba sus artículos en el difunto Diario 16. Virgilio y otros cuantos francotiradores habían adquirido una buena parte de su plenitud amistándose con cuanta publicación brotara por entonces en los arrabales de este feudo del caravista. Inesperados manás con fecha de caducidad que alimentaban la carpanta de los descontentos.

Tras aclararse el malentendido y estar al cabo Virgilio de mi identidad, me confió el motivo de su visita.

El domingo anterior los amigos de una de tantas asociaciones de las que Virgilio formaba parte habían plantado un arbolito al inicio de aquel estirado parque botánico, por entonces de reciente ejecución, que se prolongaba a lo largo de la calle llamada Cartuja de Miraflores. Un acto simbólico, no recuerdo demasiadas cosas, ni siquiera la marca del tierno esqueje. Y me contó, entre triste y cabreado, que no habiendo pasado dos días de la ceremoniosa reivindicación ecológica, unos hijos de su madre y de sus padres habían tronchado el arbolito. Virgilio no era de blasfemar en versión original y sus palabras de enfadarse no tenían mala leche. Quizás nunca tomaron suficiente pelargón.

Acompañé a Virgilio hasta el lugar del arboricidio y saqué un par de fotos para ilustrar la denuncia. Luego él siguió jardín adelante y un servidor volvió al periódico. Un par de años más tarde, cuando el Burgos 7 Días ya era historia, salió el primer número de El Perdigón.

Creo recordar que fue también por esas fechas –el año en que se fundó El Perdigón–, cuando se produjo la gloriosa toma del Cubo de la Cava. Ahí también había un arbolito. Un castaño raquítico. Y una pancarta –exigiendo imaginación y un poquito de por favor a la ciudad–, que finalizaba con una frase entre paréntesis: (Y abono para el castaño). Alguna vez he dejado escrito que esa frase plena de guasa justiciera era la fórmula de la entrañable pasta de la que estaba hecho Virgilio, un ser humano tan fecundo que nunca se va a acabar.

Con éste ya son 50 los números editados de El Perdigón, un fanzine que –gracias a su amigo Ángel Barredo–, sigue saliendo sobre todo para que le guste a Virgilio. Porque él sabe de sobra que otra cosa no, pero abono para el castaño tenemos a manta.

Kuachan


----------------------------------------
A TI... QUE ME QUIERES BIEN”

En el pasado siglo el poeta Luis Cernuda confesaba amargamente: “estoy cansado de ser español”. Su reflexión no era gratuita, ante la falta de sensatez de los arribistas que nos gobiernan, que envueltos en colores patrios, tanto dañan en nombre de un desarrollo perverso mutilando y borrando nuestra basta memoria, incluida la ecológica.
Y ¡¡ay!! Burgos, hoy convertida en una ciudad fatigada y gris, no escapa del Tsunami transformador donde la obra se perpetua eternamente. En un ejercicio de arrebato pesimista, saturado de rabia y bilis destructiva, me vienen a la mente esos Burgos animados y verdes.. Rincones únicos, que han desaparecido para siempre como.... el bosque de encina y quejigo de Villafría, la chopera de fuentecillas, el roble carballo -varias veces centenario- de “la casa del pescador”, las riberas domesticadas del Arlanzón, los castaños de indias de la bajada Corazas, los tilos del parque de Vara, las choperas majestuosas del río Vena... y así un rosario de ecocidios e infinito desprecio cuyo corolario, de momento, es la eliminación del bosquete de castaños que coronaban el Cubo de San Lesmes y que formaban parte del paisanaje, del catálogo de árboles notables... Son tantas las fotos perdidas en somnolientos desvanes en nombre de un progreso agresivo y miope. Martillos y motosierras, piedras angulares del desarrollismo cateto, se imponen la nueva sensibilidad medioambiental que inmediatamente conduce a la calcificación mental de un Ayuntamiento, ebrio de fastos y derroche financiero, que a su paso va dejando exquisitos cadáveres botánicos, afeando más una ciudad de rostro áspero, sin apenas memoria colectiva, donde las piedras han enmudecido ante la sistemática tala de todo vestigio vegetal.
En un predecible sorpasso -la decimonónica política de Aparicio y su equipo, carentes de pupilas, ignoran el origen biológico de la moral, y sin descabalgar de cifras de siete números- imponen su ley y sus oídos sordos, despojándonos de valores intangibles cargados de belleza e historia que nos pertenece a todos.
Quien sabe, si algún corazón tatuado en la piel de un imponente chopo, con una declaración de supervivencia como un “te quiero”, no ha sido derribado para acabar transformado en una vulgar caja de fruta, serrín en el suelo de un bar, o toxina en el aire enfermo que escupe una incineradora.
Olvidamos a Machado y abrazamos a... Keynes. Seguro que alguna hoja seca todavía pervive prensada en algún libro de poemas y que con cariño apretamos contra el pecho en memoria de aquel otoño, lleno de besos y promesas adolescentes en mitad del bosque hoy arrasado. Las calles y rincones remodelados de Burgos, diseñados en serie, en fríos despachos, no son muy distintos a los de Logroño o Santander. Sólo los testigos vegetales, en forma de árbol, marcaban la diferencia y desgraciadamente poco a poco, estos están siendo decapitados y relevados por estatuas indolentes de frío metal.
Biodiversidad, hogar de aves, serenidad, sombra... resultan indispensables, antojándose necesarios en un recinto urbano cada día más antropizado, rebelándose como asideros únicos, ajenos al tiempo en el entramado urbanita, donde con mínimos cuidados son una herramienta amable que suaviza esta crisis económica y emocional que tanto nos desvela.
En la loca carrera por alguna “capitalidad”, esa insensatez que dejará en el paladar el regusto amargo de una resaca triste, sólo la ciudadanía (colectivos, amas de casa, niños...) repara en salvar el arbolado y las zonas verdes. Y esto genera pena.
El urbanismo fagotizador está caduco y no es el resultado de una ciudad eficiente. Desde el racionalista Le Corbusier hasta nuestros días nuevos urbanistas y humanistas en sabia aleación apuestan por metrópolis sosegadas, equilibradas, e imaginan una urbe tranquila, sin estrés, con alma y personalidad -y es ahí donde el arbolado se la otorga-.
Ante tanta desfachatez e inmoralidad de nuestros ediles, cobra un valor impagable el posicionamiento contra la barbarie especulativa y que los camellos del metro cuadrado han impuesto a una mayoría, pero esta es.... hoy.... menos silenciosa, más concienciada y tenaz hasta la locura cuando hay que defender tanto tesoro vegetal.
La oposición popular a la remodelación salvaje y abusiva de “La Isla” es el sismógrafo social medidor de hartazgos e indica que algo está cambiando en nuestras cabezas. Y es que... se desconfía de la felicidad... que supuestamente nos regalan las infraestructuras; se rechaza la dictadura del hormigón... se impone la calma que nos brindan los jardines, los parques... templos de convivencia vecinal, espacio sagrado de naufragios voluntarios.
Llega el momento de cambiar el mensaje cáustico del viejo bardo que declama aquello de: “mejoramos a peor”. Y asumir una nueva era, basada en la simbiosis, el respeto y disfrute de quien menos pide y nada exige: el arbolado. Urbano y humilde, necesario... soplan vientos de compromiso, llega el momento de abrazarle y tras un susurro celebrar esa rumbita global y soleada que dice “amigos para siempre”.

PARA VIRGILIO MAZUELA CUYA ALMA HABITA EN ALGÚN ÁRBOL DEL PASEO DE LA QUINTA.

Miguel Soto – Ecologistas en Acción



POSTER CENTRAL



4 comentarios:

  1. Anónimo8:39 a. m.

    Hola, muy interesante el articulo, saludos desde Chile!
    college loan help

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:10 a. m.

    Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)
    roulette

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:44 p. m.

    Hola, muy interesante el post, saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:03 p. m.

    Buen post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

    ResponderEliminar


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner