sábado, octubre 08, 2011

Nº 55 Enlace Constitucional






PALABRAS
Mariano Rajoy nos dice que va a decir siempre la verdad a los españoles. Le habrán puesto esa penitencia en los confesionarios del Retiro, para hacer borrón y cuenta nueva en su arraigada costumbre de mentirnos descaradamente. Sin ir más lejos, al día siguiente del 11 M., cuando media España se olía ya la tostada, nos dijo que tenía la firme convicción de que los atentados de Madrid eran obra de E.T.A..
Zapatero, arrastrado por su desinformado entusiasmo, nos dijo que no nos defraudaría, y ya ves como estamos, hechos unos zorros, sin rumbo conocido, asumiendo el nuevo papel de converso que le han asignado los banqueros y demás amistades peligrosas y haciéndonos tragar perlas como que bajar los impuestos a los ricos es de izquierdas y que eliminar derechos laborales es bueno para salir de la crisis. No se ha enterado de lo que ha declarado al respecto, con bastante fundamento, el magnate de las finanzas Warren Buffett …esto es la lucha de clases y la mía, la de los ricos, la está ganando…

Otras frases y ocurrencias que han hecho historia y que precedieron a las de estos dos personajes, son las que se atribuyen a Francisco Franco. Una que resalta por su extraordinario cinismo es aquella de que ...hagan como yo, no se metan en política…Como bien sabemos, esta enseñanza ha tenido gran predicamento entre las derechas autóctonas. Otra frase que me viene a la memoria por su carácter enigmático es aquella que pronunció el Caudillo cuando asesinaron a su compañero de cruzada Carrero Blanco…No hay mal que por bien no venga…Y yo me pregunto, ¿ el atentado era para el General una disculpa para acentuar la represión contra la conjuración judeo-masónica y comunista que pretendía acabar con España o es que pensaba que con los sucesores de Carrero se garantizaba mejor su deseo de dejar todo atado y bien atado?. La respuesta no la busquen en Telemadrid ni en Intereconomía, sino en los libros de historia y debajo de la lápida del Valle de los Caídos.
Por acercarnos a nuestra aldea, en uno de los primeros actos públicos como alcalde, el Sr. Lacalle se hizo fotografiar en el diario de Michel con la indumentaria que mejor le define, la de peón del lobby del ladrillo, para anunciarnos urbi et orbi la futura construcción de un teleférico para subir al Castillo. Sabemos que tropezar dos veces en la misma piedra está escrito en nuestros genes, pero es imperdonable desconocer a estas alturas la grave situación de endeudamiento de nuestro Ayuntamiento y las consecuencias del despilfarro que nos ha acarreado esa burbuja inmobiliaria que ha asolado el país. Recortarán los servicios sociales que presta el Ayuntamiento, nos subirán las tasas y precios de esos servicios e incluso intentarán un “e.r.e.” con los empleados públicos, pero el negocio de sus amigos ¡ese es intocable!.
El Foro Nuclear Español, financiado y promovido por las empresas eléctricas con grandes intereses en el sector, ha difundido por todos los medios de comunicación la buena nueva de que nuestras centrales atómicas han superado las pruebas de stress. Sin esperar al informe definitivo de sus “colegas” del Consejo de Seguridad Nuclear, pasan por alto algunas de sus recomendaciones preliminares. El nuevo margen de resistencia a los seísmos ha dejado a cinco centrales fuera de juego, especialmente a Ascó y Garoña. El regulador observa problemas concretos o falta de información en casi todos los puntos referidos a Garoña: consecuencias de los terremotos, inundaciones, fenómenos naturales extremos, medidas de gestión de accidentes severos en el reactor, etc. María Teresa Domínguez, presidenta del Foro Nuclear, ha dejado para la posteridad unas palabras realmente emocionantes…el accidente de Fukushima es el menor de los accidentes posibles…no ha habido fallo de tecnología y no ha faltado nada para hacer frente a la situación…Actualmente hay 150.000 desplazados por el accidente, 15.000 billones de becquerelios liberados al Pacífico y miles de millones de dólares de pérdidas.
Va a tener razón el filósofo y escritor francés Julien Benda, cuando dijo aquello de que… los dueños del lenguaje siempre han honrado el bien mientras practicaban el mal...
Biscuter
Lánguido
Si, en un suponer, alguien me diera a elegir mi palabra favorita, lánguido sería de las últimas que elegiría. Suena a... lánguido. Pero esa es la palabra que surge de mi disco duro al querer resumir el panorama actual. Y eso que, aparentemente, venimos de un verano en el que los becarios del periodismo no se han tenido que inventar ninguna serpiente de verano. Hemos te
nido de todo: desde cánticos vaticanos, hasta enfrentamientos futbolísticos pasando por el anuncio de boda de Cayetana o la reclamación de ciertos ricos a que les suban sus impuestos, todo ello mezclado con Bildu, alianzas urgentes del PP y PSOE y la presencia siempre constante, minuto a minuto, de los mercados. Es cierto, vivimos en una situación trepidante, interesante, en la que se percibe un nuevo reparto del mundo, un cambio de ciclo. Antes se hacía a base de ejércitos de caballería o divisiones acorazadas y ahora con las primas de riesgo y jugadas en bolsa. Bueno, al menos, hay menos muertos, aunque alguno se queda en el camino y, sobre todo, el tono vital de los ciudadanos de a pie toma un color lánguido, escéptico, deprimido más bien. Hay miedo, incertidumbre, desconcierto, recelo... Todo menos entusiasmo, ganas de cambiar, ansias de transformar, pasión por ser protagonistas de esta época tan interesante.
Lo dicho, reina la languidez. Si bajamos el zoom a nuestros lares, la cosa no pinta mucho mejor. El tono discreto del nuevo ayuntamiento es respondido con un cierto decaimiento de la oposición. Claro, el verano hace estragos. Tenemos encima del tapete una serie de proyectos, a cada cual más curioso: Como estamos en tiempo de rebajas y descuentos, ahora andamos planteando el 2015 (por favor ya no más estudios, análisis ni perfiles, se han gastado muchos millones en ese trámite). También se ha soltado la liebre de un funiculí funiculá para que nuestros escasos visitantes se decidan a descubrir la cuna de nuestra historia, iglesia de San Román incluida (¡otra iglesia!) y deleitarse con una recreación más de una batallita entre gabachos y el resto. Por cierto, creo que quedarán pocos pueblos sin su recreación histórica. Pabellón Arena con una visión de futuro de tener un aparcamiento de 40 plazas... Pero a mí, el que más me pone es el proyecto de Museo de la Historia de España. ¡Ese sí que es un gran hallazgo! Dado que somos casi la cuna de la Humanidad, con Atapuerca, qué menos que seguir ese hilo conductor. Como ahora está de moda que la gente pueda opinar y tal, se me ocurren varias ideas al respecto (gratis): En la Sección dedicada a Burgos qué menos que inaugurarla con todos los niños de la ciudad cantando el Cantemos unidos... ahora que gracias al Ayto. lo van a conocer en sus escuelas. Y entre una nueva falsificación del Pendón de las Navas podremos disfrutar de los restos de Babieca que se trasladarán desde su ubicación en San Pedro de Cardeña, o, puestos a trasladar, mediante un convenio con el Arzobispado, también trasladar algunas de las reliquias que se conservan en la seo: astillas de la Santa Cruz, leche de la Virgen, pechos de Santa Águeda, etc. Botones de la guerrera de Napoleón que se le descosieron en su visita a Burgos, plumas de los indios que trajo Colón en su visita a los Reyes Católicos, una manta de lana como metáfora de la riqueza que ese producto produjo a la ciudad, la lápida que ahora figura en la puerta del Sarmental sobre José Antonio Primo de Rivera... ¡Tantas cosas!
¡Ah! y que no falten los tomos del Diccionario Biográfico editado por la Real Academia de la Historia, en el que figuran muchos burgaleses ilustres (??).
Dado que los soportes audiovisuales son imprescindibles en esos montajes, no estaría mal que se proyectase la película El hueso de Giménez Rico.
En fin, que para ser gratis, ya vale.
Pero al final, seguimos igual que antes del verano con los mismos rostros, las mismas ideas, similares promesas electorales, desgraciadamente una falta importante de ilusionar, de hacernos creer que "Nosotros podemos". No nos queda otra que, como dice el poeta francés Jacques Brel, en su poema "Nos es preciso mirar", más allá de las miserias, de las muertes, de la irracionalidad... nos es preciso mirar a los jóvenes que salen a la calle en Madrid defendiendo que la calle es de todos y no de los jóvenes iluminados; nos es preciso mirar a tantos colectivos y personas que escriben blogs, libros, que pintan, hacen cómics o teatro, cantan o simplemente (?) piensan y viven apostando por la libertad y por un mundo mejor. Nos es preciso mirar a los pájaros, a las nubes- Al futuro...
Fernando Ortega Barriuso
DESDE EL ANDAMIO
DAVID Y GOLIAT
A poco que se rasque vemos a lo largo de la historia contemporánea la forma de actuación de las multinacionales. Podemos recordar la responsabilidad de la ITT en el golpe miliar de Chile, la United Fruit Company en las masacres y miserias en Centro América, la Union Carbide (The Dow Chemical Company) en el Desastre de Bhopal, la de nuestras patrióticas IBERDROLA y REPSOL en América Latina…
O sin necesidad de poner tanta sangre encima de mesa y acercándonos en el tiempo y en el espacio, todos recordamos la espantada Gillette de Sevilla, la “sueca” Boliden, responsable del desastre de Aznalcollar o la que en tierras cidianas llego, gano y se largo: la TRW.
Es la misma historia siempre, llegan como Mesías, su mana: puestos de trabajo y como al dios Moloch se le sacrifican los mejores frutos de la tierra: las personas, el territorio, el futiro,.... Cuando sus beneficios bajan por debajo de lo que su apoltronado amo, considera “correcto”, mientras se toma un daiquiri en Nueva York, París, Londres o Hong Konk, da una patada en el culo a todos los que hicieron posible su robo: caciques, políticos, lameculos, tiralevitas y por desgracia: los trabajadores, y si te he visto no me acuerdo.
Y todo esto viene a que una de las multinacionales que sufrimos en estas tierras, en concreto, la todopoderosa Michelín, en Aranda de Duero nos da un practico ejemplo de ello. Ella, lo es todo en Aranda, (con permiso del Sr. Pascual), se instaló en su día robando el terreno a los desgraciados labradores de Allendeduero, disfrazándolo de un “voluntarismo desarrollista”, pero con la cachiporra de falangistas y guardias civiles detrás, para convencer a los indecisos. Sus deseos son ordenes para los políticos (de todos los colores políticos, con mas entusiasmo según mas colorada es su bandera), a los que compra, y si no, amenaza con la su “deslocalización”. Recibe ingentes subvenciones públicas, sin que nadie se pregunte a donde van, aunque todos lo sepan. Los "virreyes" de su factoría local reciben pleitesía de príncipes, presidentes y obispos. Y cuando alguien no responde a sus exigencias, ya sea de dentro o de fuera, ya sabe cual es su futuro: la picota.
En estos momentos hay una persona que esta en esa tesitura: Tomas Merino, histórico sindicalista de la factoría desde el año 1977. Se soportaba su militancia mientras estaba sujeto al dogal del sindicalismo institucional (la desideologizada y sumisa C.C.O.O.). Pero cuando se atrevió a decir basta, fue vilipendiado, señalado, aislado, desposeído, exiliado y finalmente despedido.
A lo largo de las próximas semanas, utilizando todas las herramientas posibles, Tomas se enfrenta a Michelín, en una batalla desigual, pero necesaria, pues cada persona que pone la dignidad necesaría para decir NO a una multinacional, es como el grano de arena que actua en el mecanismo de un reloj: puede hacer que un día al amo le se pare la maquina de robar, se le atragante el palillo de la oliva del daiquiri y se ahogue en su propia sangre. Y cuantos mas granos de arena, mas posibilidades hay.
Nestor Cerezo
El hombre, para ser hombre,
necesita haber vivido,
haber dormido en la calle,
y, a veces, no haber comido.
Enrique Paradas
INDIVIDUO Y MERCADO:
Decía Alain Mine en nombre del realismo y el pragmatismo: “El capitalismo no puede hundirse, es el estado natural de la sociedad. La democracia no es el estado natural de la sociedad, el mercado sí”. Y el tío se quedó tan ancho. Después vino el japonesito y nos dice que la historia se acabó, que la utopía final es el capitalismo, el mercado. Claro está, que para tragar con esto es necesario dos cosas: Primero, elaborar una nueva filosofía y segundo, enterrar la filosofía y el humanismo que han guiado a las sociedades en su lucha por construir mundos de justicia, de libertad y de democracia.
El capitalismo trata de crear sociedades regidas por las leyes inmutables de la economía, desarrolla un tipo de individuo solitario, que actúa convulsivamente en un mundo sin sentido. Crea una persona esquizoide que se debate entre sus sentimientos de compasión ante el dolor y la tiranía que le rodea y la impotencia de cambiar el curso de los acontecimientos. Somos libres para sentir compasión pero no para proponer un cambio de sociedad. Digo esto porque la sociología moderna nos enseña que para construir una sociedad segura la persona debe mirar hacia sí mismo, hacia sus intereses y no hacia los demás. Esta propuesta irracional y perversa no solo describe sino que también prescribe el modelo de persona considerado decente. Los mercaderes saben que en cada uno de nosotros anida la codicia, el afán de poseer y elaboran una nueva filosofía encaminada a hacernos creer que la posesión nos da la libertad y la felicidad y a ello dedicamos una buena parte de nuestra vida, por no decir toda la vida. Este es el gran triunfo del mercado haber desarrollado nuestra codicia para poder lavar sus conciencias y podernos decir: -de qué coño habláis, si vosotros sois iguales o peores que nosotros, lo que pasa que un poco más tonto porque no llegáis donde nosotros hemos llegado- y por mucho que se intente jamás dejarán llegar a su cima. Pero en ello están los muchos, los que miran al espejo y ven sin preguntarse lo que ven. Unos pocos miran y lo que ven no les gusta, quieren mirar detrás del espejo, están convencidos que tiene que haber algo más, la historia no puede tener un final tan triste. Nos merecemos algo más puro, más limpio, donde mirar sin sentir vergüenza. Sí, ya sabemos que somos pocos, que molestamos poco, pero ahí seguimos, tratando de ganar el futuro…como dijo el poeta: -ni el pasado ha muerto, ni está el mañana, ni el ayer escritos-.
El abuelo libertario
FEMINISMO REACCIONARIO
En esta ocasión es Beatriz Gimeno, escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales) quien toma la palabra de la Morada. Informó recientemente en su blog que la feminista y ensayista Naomi Wolf publicaba un artículo en el diario ‘Público’ titulado “El feminismo reaccionario” en el que sostenía, de manera asombrosa, que las mujeres políticas republicanas, próximas al Tea Party son feministas y que el feminismo haría mal en ignorar eso. El artículo era de una pobreza conceptual llamativa y más aun si tenemos en cuenta que la autora del mismo es una ensayista prestigiosa. Puesto que Wolf es una mujer inteligente, y hasta ahora feminista, puede que se haya vuelto ella misma de derechas y haya comenzado a tratar de estirar el término feminista hasta mucho más allá de donde puede estirarse. Puede tratarse de otro intento de apropiación de un término de izquierdas prestigiado socialmente por parte de la derecha. Quizá no sea más que una locura o una ocurrencia, veremos.
Por supuesto que dichas políticas republicanas, reaccionarias, como dice la misma Wolf, no son feministas. El feminismo no es una condición natural de las mujeres que están en política o que ocupan un puesto de trabajo. El feminismo es una teoría crítica, es un movimiento social y político, es una ética, es un paradigma ideológico con unos mínimos normativos fuera de los cuales no se puede ser feminista. Ni que decir tiene por tanto, que se puede ser hombre y feminista y mujer y antifeminista. Otra cosa es que es verdad que esas mujeres reaccionarias están donde están gracias al feminismo, que pueden votar gracias al feminismo, que pueden trabajar, tener los hijos que quieran, no ser una propiedad del marido, ganar su dinero, tener sus propiedades, gracias al feminismo. Lo que eso quiere decir es que algunos de los postulados básicos del feminismo han pasado a formar parte de lo que se consideran derechos humanos, sociales y políticos básicos; que el feminismo ha ampliado las posibilidades vitales, de igualdad y felicidad para todos y todas. Eso es un éxito del feminismo desde luego y demuestra que el feminismo es una de las revoluciones más exitosas del siglo XX en tanto que ha conseguido que algunos de sus postulados pasen a ser considerados patrimonio común; pero aun así, eso no hace feminista a todo el que las utilice, como no es socialista todo el que use la sanidad pública. Porque el feminismo es mucho más que eso.
Dice Wolf que la libertad de elección es la base del feminismo. No es cierto; esa falsa libertad de elección será la base del neoliberalismo, no del feminismo. La base del feminismo es la igualdad entre hombres y mujeres. A pesar de las perversiones a las que es expuesta la palabra “libertad”, cualquiera que no sea de ideología neoliberal sabe que la libertad de elección no existe sin una previa igualdad que la garantice. Sin igualdad no hay libertad más que para unos pocos, entre los que rara vez se encuentran las mujeres. Por el contrario, es cada vez más evidente que ser feminista, es decir, apostar por la igualdad entre mujeres y hombres, requiere no sólo no ser de derechas sino ser anticapitalista. Lo cierto es que el capitalismo globalizado y el patriarcado (capitalista), dos sistemas de opresión diferentes pero interdependientes se han aliado; el primero exige mano de obra barata, flexible, pauperizada, casi esclava, y el segundo escoge el sexo de esa mano de obra: mujeres. El primero exige un tributo en pobreza humana y el segundo le pone sexo a esa pobreza. La pobreza es femenina, la mano de obra barata en condiciones de semiesclavitud está compuesta por mujeres; los recortes de los servicios sociales básicos son sustituidos por el trabajo gratuito o mal pagado de las mujeres, la propiedad de los medios de producción, de la tierra, de la riqueza, es de los hombres; las que no tienen tierras son mujeres, las que trabajan gratis son mujeres, las precarias, las mal pagadas, son las mujeres; las que son raptadas y esclavizadas para ser vendidas como esclavas sexuales o criadas domésticas al mundo rico son mujeres, las que no son dueñas de sus cuerpos son mujeres, las que son obligadas a abortar o esterilizadas si sobra población son mujeres; pero las que son obligadas a parir contra su voluntad si lo que falta es población son mujeres: las que son analfabetas porque no hay dinero para la educación son mujeres, las que se quedan fuera de los hospitales porque no hay dinero para médicos son mujeres; las que trabajan de sol a sol, en casa y fuera, son mujeres; las que emigran en busca de un futuro mejor que puede convertirse en una pesadilla son mujeres; las que son asesinadas si piden sindicarse en una maquila son mujeres; las que no tienen derechos laborales son mujeres etc.
Eso es lo que el capitalismo requiere de sus víctimas y el patriarcado se encarga de que esas victimas sean mujeres. Así que ser feminista, estar por la igualdad, la libertad, las oportunidades de las mujeres exige un cambio de las estructuras sociales, culturales, simbólicas, pero también económicas. Cospedal, Sarah Palin, Esperanza Aguirre, Margaret Thatcher y todas esas mujeres de derechas no son feministas porque, por muy mujeres que sean, sus políticas van a empeorar dramáticamente la suerte de la mayoría de las mujeres. Eso es incompatible con el feminismo. Así que no se puede ser feminista y de derechas. Lo que sí se puede ser es mujer y reaccionaria y esto es lo que son, sin más, estas mujeres que Naomi Wolf nos pone de ejemplo; reaccionarias sí, feministas no.
LA MORADA

15 M. LA GUERRA NO DECLARADA. Andrés Sorel
Las guerras, desde tiempos remotos a nuestros días, se han desencadenado por quienes desean expoliar las riquezas y los mercados de otros pueblos a los que buscan vencer, aniquilar, para imponer su dominio e impulsar su desarrollo político y económico. En estos momentos se desarrollan en distintas partes del mundo: petróleo, riquezas minerales, materias primas, rutas estratégicas. Pero existe otra guerra, aparentemente no cruenta, pero que causa igualmente numerosas víctimas. No necesitan de las armas –que si hiciera falta no dudarían en utilizarlas-. Les basta con dominar los organismos económicos que dictan e imponen las leyes a las que se sujetan los distintos poderes políticos sobre los que imponen su organización. Porque el mundo en general, y España y Europa en particular, se encuentran hoy sometidos al omnímodo poder de una máquina burocrática que domina no una cosa abstracta como mercados, sino pueblos y organizaciones concretas sojuzgados por banqueros e industriales, a los que sirven jefes de gobiernos, partidos políticos y organizaciones sindicales, y se someten la mayor parte de los medios de comunicación. En semejante estado de moderna esclavitud el ser humano no es más que una cucaracha kafkiana aplastada por la burocracia de la estructura aparentemente racional de ese súper estado. Recordemos un texto de América de Kafka, segunda década del siglo XX: “esa civilización encaminada únicamente al desarrollo de la industrialización, de una producción incontrolable, en la que el ser humano deja prácticamente de existir y solo es una pieza de la gigantesca máquina de producción. Ahora ya sabemos a quién sirve esta. Quién está detrás de “La Ley”.
Una vez más, Alemania, la vencida en dos guerras mundiales, se encuentra detrás de esta estrategia impuesta sobre Europa, ahora con otras formas y sin necesidad de hornos crematorios. A su servicio el invento de la Europa del Mercado Común, de numerosos medios de comunicación y de los políticos de la democracia virtual que rige sus países. Se trata de una guerra larga y perfectamente planificada en la que las víctimas agredidas no tienen ni armas, ni voz, salvo la que intentan sea escuchada con sus acampadas y manifestaciones. Los Estados juegan el papel obediente que les imponen con amenazas de toda índole, sin necesidad de invasiones militares, solo bancarias. Quienes ahora se someten creen tener todavía independencia. Comienzan, como siempre, por los más débiles, Grecia, Portugal, Irlanda, España. Luego llegarán otros, como los del Este de Europa que están en el inicio del dominio de este poderoso Estado legislativo común a todos ellos. Como no emplean tanques, aviones, divisiones acorazadas, sino billetes de banco y ordenanzas laborales y sociales, a los que se rebelan no les queda otro camino que el de las reuniones, manifestaciones y leves huelgas, que ya se muestran cada vez más asfixiados e imposibilitados para reaccionar con protestas encadenadas. Y además las policías siempre les controlan, y si necesario fuera, en última instancia les quedan los ejércitos. De momento creen que les basta con el cansancio y agotamiento de los indignados. Pronto vendrán las multas y acoso económico y no escasearán los palos y detenciones.
Es una guerra desigual en la que los campos de batalla se enmarcan en procesos dominados por la alienación de la mayoría que no se engancha a la lucha, la crisis interminable de los partidos políticos y organizaciones sociales que se dicen de izquierdas, la proletarización de las clases medias, y el miedo que somete con su corsé terrible a la mayor parte de los ciudadanos. Una vez más, como en todo proceso dramático, gran parte de los intelectuales se muestran sumisos, apenas se atreven no ya a protestar sino a razonar, prefieren ser eslabones de quienes ejecutan y dirigen las estrategias de choque, ampararse en ellos para no convertirse también en víctimas. Como siempre la libertad tiene un precio que la mayor parte de ellos no parecen dispuestos a asumir. Años después de clausurarse los campos de concentración nazis, un escritor alemán que fue muy joven combatiente del III Reich, Günter Grass, escribió: “El genocidio que Alemania planeó, ejecutó, toleró, negó y ocultó, y que no obstante estuvo y está a la vista de todo el mundo, sigue sin ser digerido, digerible, como una rueda de molino colgada del cuello de los alemanes, incluido a los nacidos después de todo aquello”.
Eso podremos decir, desde ya, de quienes están conduciendo a los pueblos de Europa a su nueva esclavitud para beneficio de un puñado no de empresarios y banqueros sino de terroristas de guante blanco.
Los genocidios no han parado, siguen alimentando los hornos de los holocaustos. Pero que no teman los jóvenes o viejos de nuestros días que quieren rebelarse: que la guerra en que participan es menos inhumana, de momento no causan víctimas, solo agudizan la explotación, las diferencias, y cercenan la solidaridad y la libertad. Lo que no es poco.
DESDE LAS AFUERAS
Parte I: Presentación. Hace tiempo que vengo viendo lo inútil y cansino que es intentar hacer comprender algunos conceptos a la gente de Burgos desde dentro. Aún parece que resuenan en mis oídos las risotadas de caciques y demás “fuerzas vivas” de este mi amado y odiado pueblo, convirtiendo a la izquierda burgalesa en su mono de feria, cuando no en su mala imitadora. Pues bien, en vez de seguir el juego a esta gente, o tirarme a la vía del tren, (cosa esta última que ya me sería más difícil que antaño, por cierto), he decidido reírme yo también. ¿Cómo voy a hacer tal cosa? Explico mi experimento. Dado que estos señores se ríen de la izquierda y de sus zambombas y algarabías, yo les voy a devolver ese favor riéndome de las “quisicosas” de una derecha provinciana, más propia de una película de Berlanga que de una ciudad del siglo XXI. No, no me interesa quien hizo tal o cual cosa, ni su nombre, ni su vida privada. Me interesará comparar su actuación con la actuación de otras ciudades. Pero vamos a ser justos, he hablado de derecha y así va a ser, como es normal, puesto que yo soy una persona de izquierdas.
Pero quiero dejar claro que en esta sección mi objetivo no va a ser tanto el debate ideológico, no, ojalá, eso sería pasar de ciclo educativo de repente para esta ciudad. No, yo me centraré en las cosas básicas en una democracia: ciudadanía, convivencia, respeto, transparencia… En fin, las cosas que en otras ciudades intentan cumplirse o al menos se disimula cuando se carece de ellas. Mi metodología será la observación y la comparación. Observación de distintas realidades y comparación con la realidad que veo vivo día a día. Debido a mi experiencia y situación vital, me centraré en temas más sociales, que es de lo que yo puedo hablar sin caer en error aprovechable en mi contra. Por último. ¿Qué pretendo con esto? No pretendo ejercer de “mosca cojonera rabiosa” para regocijo de las personas criticadas y de mi úlcera sangrante, eso les gustaría ¿verdad?... Pues no, valoro mucho mi salud física y mental. Aquí me voy a reír yo, teniendo a mi favor una característica del buen burgalés, su orgullo. De tal modo que puedan pasar dos cosas: a) Que por vergüenza propia se empiece a actuar de otro modo. b) Que por orgullo burgalesista las úlceras no sean las mías, sino las del vecino, siendo yo el que me eche las risotadas. En ambos casos, resulta interesante el experimento. Dicho esto, os invito a reír conmigo desde el próximo número del Perdigón. Esta vez con la lija puesta del otro lado, que hace menos daño. A mi no me va eso de ser un asperón, como dijo la folclórica: “Dientes, dientes, que es lo que les jode”.
Víctor Villar Epifanio
LA NADA
No es que esta tarde caliente de final de verano me vea asaltado por ideas nihilistas, sino que la realidad cotidiana convierte mi cerebro en un hervidero de pensamientos que cada vez me cuesta más asimilar. Todos los medios nos bombardean con las imágenes de las Torres Gemelas desplomándose tras un ataque terrorista en septiembre del año 2001. Ese mismo día, 11 de septiembre, pero en 1973, el Gobierno norteamericano desencadenada el terror entre la población chilena, terminaba con la vida de Salvador Allende y derrocaba la democracia en América Latina por varios años, con el resultado de miles de muertes, desapariciones, dictaduras y atraso sin límite en todos los países de Centroamérica y del Cono Sur. Ningún medio occidental ha recordado nunca esta tragedia. La nada.
Ahora, desde más cerca. Mientras el país se agostaba en una ola de calor asfixiante, llegaba a España el representante de Dios en la tierra. ¡Ahí es nada! En fin, mientras la derecha daba palmadas con las orejas, y la izquierda se encontraba desaparecida seguramente disuelta en sus contradicciones, los peregrinos tomaban al asalto calles y plazas, ocupaban espacios públicos, molestaban a todo dios, cantaban a voz en grito y exhibían una panoplia de fuerza y descaro sin precedentes. Los no creyentes, los ateos, los que no queremos Dios ni amo, acojonados, tratábamos de pasar desapercibidos no fuera que un malencarado y asilvestrado antidisturbios se liase a hostias con nosotros, pobrecitos, que nos atrevíamos a decir ¡basta! ante los poderosos que ocupaban nuestro espacio vital con la arrogancia de los que se saben los amos de todo. Mientras, un hombre con zapatos rojos hechos a medida y vestimentas blancas aventaba su voz por todos los medios de comunicación del Estado. Sin excepción.
En este apartado os hablaría de los mercados, de las primas de riesgo, de los expolios y robos que comete cada día el capital, pero me llamaríais demagogo, sin duda, y ya me toca los cojones escuchar tantas veces vuestro miedo. Prefiero olvidar que caminamos hacia el desastre y separar mi voz de la de los rebaños para, como hombre libre, gritar mi propia canción desesperada y terminal. Reivindico, pues, mi derecho a la libertad, a la pereza, a la desesperanza, a que no me den por el culo… No, no es un mal rato, ni estoy ahora peor que ayer, o que hace unos días. Tampoco estoy peor que en 1973, cuando fui testigo del horror en América del Sur y me sentía solo frente al mundo. En realidad, ya veis, sigue todo igual. Y yo prefiero habitar en la nada.
Carlos de la Sierra
EL DULZAINERO Y EL PAN
Yo, por prescripción facultativa, debiera caminar a diario, pero de vez en cuando rompo el sistema y agarro el autobús… no me resisto a perderme la gozada que me supone este espionaje urbano que practico poniendo la oreja en las conversaciones de los acompañantes viajeros más cercanos. Incautos ellos, se explayan de largo con sus diálogos triviales y este chivato activo aprovecha y toma nota para contaros, amig@s perdigoneros, lo que opinan y resuelven en el ómnibus alguno de nuestros conocidos paisanos.
El panadero de San Pedro de la Fuente, se dirige al amigo dulzainero.
-Bueno Crispín. Qué tal los bolos este verano, estarás a tope de dianas y pasacalles. ¿No?
-De eso nada Carcunda, ahora hay que tentarse la ropa con los Ayuntamientos, que puedes tocar hoy y cobrar dos años después o esperar a la siguiente candidatura. Dígase pufo.
-Joder… y ¿qué va a pasar ahora si encima quitan las Diputaciones?
-Eso sería lo de menos, pues ya se ha demostrado que no sirven para nada, lo malo si nos quitan las panaderías y las tabernas… porque si fuera cierto lo de la Diputación, nos íbamos a ahorrar un “pastizal” a cuenta de los sueldazos que se ponen el nuevo Rico este y sus incondicionales… vaya pandilla de “currantes”.
-Claro, claro Crispín, y todavía peor lo que afanan y apañan bajo cuerda.
-Tú lo tienes mejor con el pan, que eso no falla por mal que venga la cosa y si se pone peor, ya comeremos pan con pan que es comida de tontos.
-Nada Crispín, si te falla la chifla esa tuya, ahora en mi casa tienes trabajo. Ya sabes, trabajar de noche y dormir de día… de panadero a cabrón, solo falta un escalón.
-Muchas gracias Carcunda, claro que tu madre ya estará mayor para ese curro tuyo.
-Pues sí, ya tiene ochenta y pico. ¿Qué te parece? que hace unos días se presenta en casa mi tío El Facha, que es amigo del puto amo de la Residencia de Ancianos de la Diputación y me dice que ya tiene plaza para llevar a mi madre.
-Y…
-Pues le he dicho que muchas gracias, que se coja el culo con las dos manos, que se vaya él con su mujercita y se meta por los cojones su caridad cristiana, sus influencias y todo su dinero.
Anda que no está contenta ni nada La Antonia con nosotros.
-Muy bien dicho Carcunda, hasta la próxima que me bajo en esta.
-Vale, amigo. Avísame cuando toques por aquí cerca para ir a ver si has aprendido alguna nueva o sigues con la misma Jota Pichín.
A la jota Pichín
que eres un borrachín
que por no trabajar
te has metido alguacil.
Curro de la O
ENTREVISTA:
Por primera vez, el Perdigón ha prescindido de entrevistar a políticos, banqueros y gentes de mal vivir. Esta vez hemos querido entrevistar a un hombre sencillo de poco pelo y de mucho talento. Un ser humano risueño, jovial, hecho a sí mismo, dispuesto siempre a aprender y soñar. Un ser humano nacido de cuna pobre, de esas cunas de tablas madera que se hacían antaño, y que hoy ha sabido llegar donde pocos llegan: a ser tan pobre como cuando nació. Como él dice: pobre, pero honrado. Pero ahí está, haciendo todo lo posible por salir de esa situación. Primero fue guitarrista de un indignado grupo de música llamado “La Conjura de los Necios”, saliendo al mercado con dos discos que fueron nº 1 en el sibarita barrio de Capiscol y en la melómana calle Emperador, respectivamente. Después hizo teatro, donde interpretó “Muerte accidental de una anarquista”, de Darío Fo, donde ganó la Concha de Mejillón de Galarde. Más tarde fue secretario del sindicato CGT, sin sueldo y sin horas sindicales, desarrollando una labor sindical fuera de lo común, lo que hizo que la militancia creciera bajo su mandato en 8 afiliados. Por si esto fuera poco, fue cofundador junto con Méndez Pozo de la ONG “Albañiles sin fronteras”, hoy desaparecida por falta de presupuesto. Fue maestro de gitanos a los que impartió clases de albañilería (oficio que heredó de su progenitor), donde les enseñó el arte no sólo de construir, sino también el de edificar con ladrillos ajenos. De aquí pasó a ser funcionario laboral del Ayuntamiento ostentando la categoría de peón técnico en ladrillología y paramentos de adobe. En este puesto fue elegido delegado sindical y secretario del Comité de Empresa del personal laboral, siendo el que recibe todas las hostias de la concejala Gemma Conde. Dadas sus inquietudes le dio por escribir, estrenándose con una primera obra titulada “Héroes de Bodega”, libro que fue muy bien acogido por la crítica. El segundo fue un compendio de cómo construir una casa de las de antes, de piedra y muros de dos metros, ilustrado con más de 500 dibujos. Este libro ha sido muy vendido en Latinoamérica y en poblados chabolistas, llegando a una segunda edición a pesar de olvidarse de poner el baño.
Como podéis ver, esta persona inquieta, despistada y algo encorvada, no es otro que nuestro fiel colaborador Rubén de la Peña, autor del libro “¡Por Dios!”. Libro que ha motivado esta entrevista y que, como dice su autor, para unos es un por Dios y para otros un mecagüen.
P.- Amigo Rubén: Según tus manifestaciones, este libro es el primero de una trilogía.
R.- Así es, le seguirán “Por la Patria” y “Por el Rey”.
P.- ¿Y los personajes serán los mismos de “Por Dios”?
R.- Sí. El personaje principal, Botavino, será Tejero en el segundo, y en el último será la Duquesa de Alba o el Rey Juan Carlos.
P.- ¿Y de Reina a quién pondrás?
R.- Estoy entre Gemma Conde o Belén Esteban. Según vaya trascurriendo la trama y dependiendo de si Gemma Conde se queda en Burgos o se va al Congreso.
P.- Ese personaje, Botavino, es entrañable, se parece mucho a D. Nuño el Asperón, de Virgilio.
R.- ¡Coño! Como que son cuñados. Los dos son de Villadiego y proceden del árbol geológico del Padre Flórez.
P.- ¿Hay algún motivo particular para que hayas situado la trama en Villadiego?
R.- Sí, mis raíces por parte de padre son de este pueblo. Por otro lado escogí Villadiego por ser un pueblo católico, patriota y monárquico, aparte de franquista cuando mandaba Franco.
P.- Dicen que en el 34, cuando se levantaron los mineros de la cuenca de Barruelo de Santillán, las gentes cogieron tanto miedo que a los niños les decían que eran demonios y que tenían rabo. ¿Tú sabes si es verdad ésto?
R.- Ay, hijo, si yo contara. Mi abuela, (QEPD), a mi hermano y a mí, de niños, para dormirnos nos cantaba aquella nana: “Duérmete niño, duérmete ya, que vienen los de Barruelo y con la hoz y el martillo los dientes te sacarán”. ¡Joder, que soñábamos con éllo! Al levantarme lo primero que hacía era tocarme los dientes y ver si me faltaba alguno, así me quedaron los paletos.
P.- Pero en vez de venir los de Barruelo, vino Franco y se acabó el cuento.
R.- ¡Una leche! Después me cantaba: “Duérmete niño, duérmete ya, que viene el tito Franco, que a los mineros ya los mató”. Y me daba a besar una estampa de la Virgen de Villadiego (que ahora no me acuerdo de qué virgen era), otra del Padre Flórez y otra del tito Franco para que trajera pan blanco y aceite de oliva, y a los mineros de Barruelo pan de centeno y sebo para cocinar. Mi abuela era muy devota, para ella la virgen de Villadiego, el Padre Flórez y el tito Franco eran uno y trino.
P.- ¿Y cómo es que tú saliste tan revoltoso?
R.- Es que tanto Franco, Franco, ya me aburría. Además conocí a un minero de Barruelo y vi que no tenía rabo, bueno… rabo sí que tenía, pero pequeñín, con éso no podía hacer daño a nadie. Me aconsejó que empezase a leer libros de los clásicos del anarquismo: Bakunin, Malatesta, Proudom etc., y fui viendo la injusticia y la lucha de los oprimidos por su liberación y poco a poco me fue entrando el gusaniño.
P.- Podemos decir de ti, que hoy empleas la palabra en tus novelas y la acción en la vida para luchar contra las injusticias.
R.- Intentar lo intento, con algún despiste que otro, todo hay que decirlo. Pero es verdad. Vivimos en un mundo que camina marcha atrás. Tengo la impresión de que retrocedemos hacía posiciones fascistas más propias de épocas pasadas. Por otro lado, la izquierda, y aquí nos metemos todos, hemos abandonado los principios filosóficos y éticos que la hicieron grande y transformadora. Hemos asimilado buena parte de la cultura y de la ética del sistema. Quizás sea la hora de repensar hacía dónde queremos ir, o, mejor dicho, hacía dónde no queremos ir.
P.- Te vemos un poco pesimista. ¿Eres siempre así, o es que hoy tienes un mal día?
R.- Qué mal día, ni qué leches en vinagre. Además, yo he venido aquí para hablar de mi libro, ¡joder! que hasta ahora no se ha dicho casi nada.
P.- Hombre, que hemos hablado de Botavino…
R.- Sí, pero en la novela no solo está Botavino. Están también Lano Lanero y Arquímedes.
P.- ¿Y qué quieres que digamos?
R.- Lo que sea con tal de ayudar a vender el libro, que el otro día salió Boris Izaguirre en la tele y vendió el suyo hasta a la Tais que le entrevistaba, y aquí a usted no le he visto ni visos de sacar la cartera.
P.- Bueno, bueno, si quieres ponemos cuando Arquímedes se quiere tirar a la novicia de las Huelgas y les pilla la Madre Superiora.
R.- Eso está bien, pero sin desvelar mucho. También se puede decir algo del Santo del Opus-Dei, monseñor Escriba de Balaguer.
P.- Hablando del monseñor éste… Cuando murió dijo un sobrino suyo que la pobreza no la podía ver, donde había pobreza él largaba. Además, parece ser, que era hombre de buen comer y de buen beber…, aunque de lo otro no dijo nada.
R.- Mucho de verdad hay en éllo. Siempre se relacionó con hombres poderosos y éstos, a la hora de comer, de langosta para arriba. Él quería amigos ricos y con buenas carreras, lo que hoy llamaríamos pijos, pijísimos. Era muy devoto (siempre bendecía la comida), también decía que Dios estaba en todas partes, pero por lo visto era en el dinero donde había que buscarlo.
P.- Otra cosa que dices en tu libro, y con lo que no estamos del todo de acuerdo, es que los pedos de los ricos y los pedos de los pobres huelen lo mismo. Pero si el olor está relacionado con la cantidad y calidad de la comida, no pueden oler lo mismo los pedos de monseñor que los de Lano Lanero o Botavino, digo yo.
R.- Hombre, lo que he querido decir es que los dos huelen mal. Pero tenéis razón, no es lo mismo el pedo de monseñor, que ha comido langosta, que el pedo de Lano Lanero, que solo come arenques. Aunque siempre huelen peor los de los ricos, pues a pesar de que comen mejores productos y en mayor cantidad, por lo que deberían oler mejor, pues no es así, la causa de que huelan peor está en que no gastan calorías trabajando, y al no gastar calorías la comida se les descompone en las tripas y semejante peste han de soltarla en forma de pedos revenidos. Lo contrario de lo que les pasa a los currantes, que tienen que volver al tajo nada más comer y no tienen tiempo ni de tirarse un pedo. Estos sueltan el olor por el sudor, lo que les obliga a ducharse una vez al mes aunque no les haga falta. Y no me toquéis las narices, cambiad de tema que empieza a oler mal.
P.- Bueno, si te parece hablamos de la presentación del libro en el Ateneo de Madrid. A nosotros nos impresionó la introducción que hicieron Andrés Sorel y Oscar Esquivias. Los dos coincidieron en que en tu forma de escribir se nota la influencia de Valle Inclán, de Cervantes y de Eduardo Mendoza. Resaltaron también la ironía, el humor, los personajes y ese lenguaje de la calle cada vez más olvidado a la hora de escribir… En fin, que fue una velada entrañable. Debes estar más que contento de que dos excelentes profesionales de la literatura vieran en tu libro no sólo una buena novela, sino también a un buen escritor. Y ya te dijeron: si esta novela es excelente, en las dos que te quedan para completar la trilogía tendrás que superarte mucho para alcanzar el mismo nivel.
R.- Intentar lo voy a intentar. Las bases ya están puestas. Las iré trabajando sin prisa, procurando no decepcionar.
P.- Los que te conocemos estamos seguros que no vas a defraudar. Vemos que te sientes feliz escribiendo. ¿Que experiencias estás sacando?
R.- No cabe duda que aprendemos de la vida, de las personas que uno se va encontrando y que van dejando su poso en el interior de nosotros mismos. Para mi escribir es poner palabras a esas gentes anónimas, sencillas, que no han hecho grandes gestas pero que han sabido vivir con dignidad, alegrando la vida, haciendo del entorno en el que viven un lugar jubiloso, donde la búsqueda de la felicidad, de la amistad, la van construyendo día a día, minuto a minuto y que al final, ligeros de equipaje, parten dejándonos como herencia el recuerdo de su alegría, el recuerdo de su integridad y el recuerdo de su camino.
P.- ¡Jódo! ¡Qué bien te ha salido!
R.- No pretendo decir palabras bonitas, digo lo que siento. Los que sufren la historia siempre serán los protagonistas. Los prepotentes, los que van despreciando a los humildes, esos que hacen de la vida sufrimiento, pueden estar seguros de que serán retratados en mis novelas con la ironía y el desprecio suficiente como para hacer caer sus máscaras de hombres de bien. Yo soy obrero y creo en la utopía, también creo que hay que vivir con la esperanza de que un día se cumpla, aunque nosotros no lo veamos, como dijo Virgilio: los trabajadores de la catedral nunca pensaron verla terminada, pero construyeron algo hermoso.
P.- Bien, Rubén. Quieres decir algo más. Por nuestra parte damos por terminada la entrevista. Gracias por habernos recibido.
R.- Gracias a vosotros. Si no os importa, decir a vuestros lectores que por 9 euros pueden pasar un rato divertido. Hasta otra chavales.
Esta entrevista se realizo en el Ateneo de Madrid el día de Gracia del Señor 21 de Septiembre festividad de Santa Ursula, prima carnal de Ursula Andress. Esta santa llego a los altares por negarse a trabajar en la película en que su prima sale del agua enseñando las domingas y toda la semana. Este rechazo hizo que Roma la subiera a los altares y la proclamase patrona de las negadas.
La reforma
La reforma constitucional que han muñido después de los dolores los dos partidos más de luxe de nuestra democracia viene a decir, en su nuevo artículo 135, que se acabó lo de gastar a lo tonto modorro como hasta ahora lo estaban haciendo los sultanes de la política que siempre nos regalan en la tómbola. Que adiós con el corazón a lo de ser manirrotos, pródigos y extremadamente liberales en derrochar los dineros soberanos, que algunos se creen que son esas monedas sobrantes que se echan a la máquina después de pagar la copa del coñac. Se supone que a partir de ya ­–aunque el citado artículo no entrará en vigor hasta 2020–, queda abolida esa fea costumbrita de duplicar los presupuestos de todo proyecto financiado con dinero notorio, como si los presupuestos fueran entes abstrusos y ajenos a las cristalinas reglas de la matemática. Y los himalayos montones de cargos de confianza otorgados a dedo, con sueldos de lógica abisal, desaparecerán como por ensalmo ante el humanístico pellizco que ya emana de las linajudas letras del novedoso artículo.
Las diputaciones, esos cementerios de diplodocus sibaritones que se reúnen, al menos en Burgos, para asear y cambiarle las flores al apoltronado mausoleo antes de degustar las exquisiteces del cangrejo señal, se volatizarán y abandonarán a la carrera el tenebroso paraíso donde se enlodan las rémoras. Y ningún ayuntamiento podrá endeudarse a su libre albedrío porque una ley Orgánica y vigía, con la mano en la frente haciéndole de visera, fijará, negro sobre blanco, el máximo déficit permitido. Máximo desconocido, sin nombres y apellidos, por supuesto.
Los amiguetes figurines de todos los concejales de urbanismo frenarán su espíritu indómito y emprendedor y habrán de abandonar en un baldío ajeno sus insaciables ideas de bombero, esas que postulaban la creación de campos de golf con el elevado propósito de que los páramos y los secarrales se tiñeran del color de las esmeraldas, o la ejecución de urbanizaciones pavorosas y tremebundas en terrenos recién adquiridos a los peculiares y simpáticos lugareños.
Y los ciudadanos quizá nos pongamos plácidos y podamos comer espuma de perdices al resguardo del relente que todo lo suspira. Tal vez se haga la luz en esta nebulosa kikirigú-mandinga en la que avanzamos a tientas desde que los bancos se volvieran divinos y macarenos y comenzasen a atormentar a las personas inhumanas con su salmodia triste y cuitada. Pero no. Por mucha reforma que nos metamos al cinto, esa salmodia flamenquita y supermineralizada, tan ajena a políticos y bancos contra la que no podrán pelear los varoniles brazos del artículo 135, no dejará de hacernos compaña por los siglos de amarillo albero: “Si juego a la brisca pierdo, si juego al cané no gano; si juego a la treinta y una, tengo treinta y dos de mano”.
Kuachan
POSTER CENTRAL
Presentacion del Libro POR DIOS
en el Ateneo de Madrid con ilustres invitados

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner