lunes, abril 28, 2014

RESPUESTAS A LOS GAMONALES

por   Rufino Hernández

El Ministerio del Interior y la subdelegada de Madrid, señora Cifuentes, ya tenían bien estudiado la capacidad de movilización y lo que podía representar y convertirse el 22M. Más de dos mil policías fueron movilizados. Nunca un contingente tan amplio de fuerzas de seguridad, o inseguridad, según se mire, habían patrullado las calles de Madrid.
   Las paradas y cacheos que por parte de la Guardia Civil, altamente armada y con actitud amenazante, realizaron a los autocares que desde provincias se trasladaban a Madrid, fue un anticipo, una muestra que daba a conocer la intencionalidad ministerial: meter miedo y exacerbar los ánimos de los manifestantes.
   Esta misma actitud amenazante se respiraba por todo el recorrido de la Marcha por las calles de la capital del Reino. A estas alturas, ya no cabe la menor duda, de que esta amenaza policial, se convirtió en provocación.
   Lo demás, ya se sabe: desacreditar, criminalizar, silenciar a los más de dos millones de manifestantes que, de forma pacífica, ordenada, acudieron a la gran manifestación. Después vendrían los tertulianos pesebreros y los del TDTparty, para completar la jugada y estrategia del Ministerio del Interior y de Subdelegación madrileña.
   Los métodos y fines que persiguen están claros: la REPRESIÓN. No quieren darse cuenta que su tiempo ha terminado, que comienza una nueva era, que el pueblo no aguanta más paro, más recortes, más desahucios …, más humillaciones. El pueblo exige dignidad, participar en el reparto de la tortilla, de la economía nacional. Por otra parte, el mencheviquismo que ejercen los sindicatos llamados mayoritarios, en la manifestación han demostrado ser minoritarios, y el partido de la rosa, ya no rosa si no descolorida, han sido superados en la práctica política diaria, las Marchas han dejado plasmada esta nueva realidad.
   En Burgos, en Gamonal, las cosas siguen por el mismo camino, no han aprendido nada. Nuestro señor alcalde sigue encerrado en si mismo, en hacerse fotos para rellenar la revista Plaza Mayor. Parece ser que, además de las fotos, su única misión es tirar de la cuerda cada vez que sus títeres concejales tienen que levantar su brazo de madera para votar en los plenos, como digo en anterior escrito. Este equipo de desgobierno se comporta como si fueran dueños del cortijo, como si por herencia les pertenecieran los cargos, cuando ellos,  simplemente son unos delegados, unos inquilinos, y por tiempo limitado.
   Los ciudadanos que el pasado día once quisieron acudir al pleno municipal, que se celebraba en la Casa Consistorial, la casa de todos los vecinos, lo tuvieron que hacer con el DNI en la boca. Un pleno vigilado por dos policías nacionales, dos municipales, más los secretas y los guardaespaldas, todos con miradas amenazantes. Es la orden que deben recibir por parte de la alcaldía. Estas son las respuestas a las luchas de Gamonal: la REPRESIÓN.


   Nuestro barbilampiño regidor tampoco se ha enterado, o no se quiere enterar del cambio de ciclo. Un nuevo ciclo en el que los vecinos denuncian y exigen una verdadera participación ciudadana en la cosa pública, en el Ayuntamiento, un verdadero control de los gestores de la Casa Consistorial, evitar corrupciones y corruptelas, controlar el porqué de tantos puestos de trabajo puestos a dedo y de libre designación. Los vecinos quieren participar en la elaboración de los presupuestos de la ciudad, en definitiva, quieren intervenir y expresar que clase de ciudad quieren para ellos y para sus hijos, quieren que la ciudad sea un lugar de convivencia y solidaridad, en oposición al concepto ahora imperante: de concebir a la ciudad como un lugar de negocio, enriquecimiento, prestigio y poder, para un pequeño grupo o casta.
   El monstruo está nervioso. El sistema ha caído en una de sus profundas contradicciones: con su ambición de amasar fortuna, han bajado los salarios, han extendido los recortes hasta vaciar todos los rincones, han esquilmado al pueblo. Fruto de ello, el pueblo no puede comprar los productos que necesita, esta es su crisis y esta nuestra indignación.
   La represión, es la forma que tiene el poder económico y sus correveidiles políticos para mantenerse en el poder y superar su crisis. El pueblo necesita, para enfrentarse a esta situación,  más ORGANIZACIÓN. Se llena uno de esperanza al ver como se está organizando la segunda Marcha hacia Madrid, como se va tejiendo la organización a nivel local, provincial autonómico y nacional.
   En el campo ciudadano, aquí en Burgos, en Gamonal, también hay que seguir fortaleciendo la organización, ya no vale la oposición a la obra o intervención que el Ayuntamiento quiera realizar, sino que hay que exponer y exigir el como y la clase de barrio, de ciudad que queremos; no solamente en su construcción, en su cultura, sanidad, trabajo, educación, vivienda, consumo…Si los proyectos organizativos se hacen en este sentido, esto sería sacar lo positivo de la crisis, el no hacerlo, sería dejar a este poder político-económico-financiero, que hoy nos desgobierna, el que siga pasándonos por su rodillo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner