sábado, diciembre 29, 2018

perdigon 89 : La navidad mata






LA FUERZA OSCURA
por BISCUTER

Primo Levi escribió en 1974 que cada tiempo tiene su fas­cismo. Las señales premonitorias de éste se observan, allí donde la concentración de poder niega al ciudadano la po­sibilidad y la capacidad de expresar y ejercer su voluntad democrática. A esta situación se llega de muchas maneras, no necesariamente mediante la porra o desfilando al paso de la oca, sino “…negando y distorsionando la informa­ción, corrompiendo la justicia, paralizando la educación, difundiendo de muchas y sutiles maneras la nostalgia de un mundo en el que el orden reinaba soberano y en el que la seguridad de unos pocos privilegiados descansaba sobre los
trabajos y el silencio forzado de muchos…”. En estas sabias palabras vemos sin duda reflejado nuestro tiempo. Algunas de sus manifestaciones hoy en día son las noticias falsas o fake news; el poder omnímodo del capital financiero y las corporaciones internacionales; la corrupción; el trapicheo en la cúpula del poder judicial, controlado desde atrás por la derecha más rancia o la nostalgia por el régimen de Franco como modelo idílico de la nación (hacer España grande otra vez, dice Vox). En el libro de Carlos Marx La miseria de la filosofía, se decía ya que las cosas más sagradas como la verdad y la conciencia serían llevadas al mercado.
Hay que redefinir el engendro de la extrema derecha y la na­turaleza de la vox que nos ha salido de la caverna. Sería naïf disociar el fascismo histórico de las nuevas ultraderechas. Bueno, eso me parece a mí, porque al señor Lacalle esto no le preocupa, es más, le parece Vox un partido normal, aun­que haya recibido las felicitaciones del antiguo líder del Ku Klux Klan o de Marine Le Pen. Pero por otro lado, también sería simplista usar el fascismo como adscripción categórica para los complejos movimientos que agrupa la extrema de­recha. Humildemente creo que es de muy poca utilidad em­peñarse en descalificarla con palabras que recuerdan otros tiempos, como hizo Pablo Iglesias en la última noche elec­toral hablando de ¡alerta antifascista! Imposible derrotar al nuevo monstruo nombrando al antiguo.
Resulta, salvando las distancias, tan extemporáneo como lo que dice Aznar y sus secuaces cuando hablan de comunis­mo bolivariano. ¡Solo les falta añadir comunismo masón y maricón! Hoy la razón está despreciada y la emoción hiper­trofiada. Creo que sería de mayor provecho disputar en la arena democrática y describir razonadamente quienes son estos salva patrias y que es lo que quieren para nuestro país, ya que incluso ni sus votantes se han leído el programa. Si la unidad, como sabemos, solo es posible con el consentimien­to de las partes ¿Cómo solucionarán la cuestión catalana? ¿Despreciando, reprimiendo o encarcelando a la mitad de la población de Cataluña que no se siente, desgraciadamente, ya parte de España? ¿Qué van a hacer con los seres huma­nos que emigran huyendo del hambre o la guerra? ¿Crear un sistema de apartheid, que sirva para explotar una mano de obra que enriquezca a los dueños de los invernaderos del Ejido, que cubra los trabajos más penosos o que atienda a una población española cada vez más envejecida? ¿Y so­bre los servicios públicos como la sanidad, la educación, las pensiones, qué planes tienen? ¿Bajar los impuestos a los más ricos, que lo son aun más tras la crisis, es una forma de sostener el estado del bienestar o de quebrarlo para hacer negocio con las necesidades de la gente, como reza la doc­trina ultraliberal de Chicago? ¿Aplicar políticas xenófobas, homófobas, misóginas o contra la libertad política de quien no piensa como ellos no recuerda al proceso de odio que arraigó en Europa en los años 30 del siglo pasado y que tan­to sufrimiento ocasionó? Hay que desenmascarar a sus diri­gentes y a los poderes económicos que se frotan las manos con su aparición, porque no olvidemos que la ultraderecha servirá, como dice Alba Rico, para derechizar al neolibera­lismo gobernante, so pretexto de contener al extremismo. Extremismo al que se apunta nuestro alcalde, tal vez para que Vox no le coma la tostada o para que vuelva al redil. Al fin y al cabo la irrupción de Vox es lo que se llama en medi­cina un “prolapso”, es decir, la salida de un órgano fuera del cuerpo que lo tenía, en este caso el partido popular. Abascal y su congregación han estado recibiendo mamandurrias del PP durante décadas.
Por lo que respecta a la izquierda política de nuestro país y su tendencia a abstenerse cuando llega el desencanto, creo que sacraliza demasiado el voto, porque hemos de saber que no se vota para cambiar el mundo, sino para que no nos cie­rren el ambulatorio del barrio o no nos prohíban manifes­tarnos. Necesitamos un poco de materialismo histórico, del bueno, no del esclerótico, para no saltarse la realidad eco­nómica, social, política y cultural que estamos obligados a conocer. No se puede reducir la política solo a una cuestión de comunicación electoral. Como dice Amador Fernández Savater, “…aunque no hay que abandonar la intervención en la esfera de la representación política, conviene no obstante complejizarla y repensar-rehacer su engarce con la interven­ción en la vida social. Porque es ahí donde se crea pueblo, se modulan los afectos colectivos y se cambian las cosas”.





EN 2019, MÁS ECOFEMINISMO.
por Ecologista en Acción
Se nos han acumulado los temas para final de año. Este será el último Perdigón de 2018 y lo que toca es hacer resumen y nuestras resoluciones para el que viene. Pero las circunstancias nos han superado y, además, nos damos cuenta de que cualquier evaluación que hagamos sonará sospechosamente a las de los años anteriores. A saber: arboricidios, paripés en vez de participación, movilidad (in)sostenible, nada de lucha contra el cambio climático y pocas ganas de adoptar medidas ambiciosas que de verdad sean pasos firmes para cambiar el rumbo autodestructivo de nuestra civilización.
En estos meses hemos hablado de concejalas que pasan del medio ambiente; de concejales señoros que se creen alcaldes; de alcaldes a quienes lo del bien común les trae sin cuidado. De ventas de bienes comunales a mayor be­neficio de constructoras estafadoras. O de consejeros de medio ambiente que luchan con todas sus fuerzas contra la naturaleza.
Acabamos el año viendo como la extrema derecha no aso­ma solo la patita, sino que tiene un altavoz bien grande y accede a cargos de representación refrendados en las ur­nas. Nos meten el miedo en el cuerpo, y con razón, porque todo apunta a que seguirán ascendiendo y no será cosa solo de Andalucía.
Cuando te metes en esto del ecologismo, te das cuenta, más bien pronto, de que es compatible proteger la natu­raleza sin cuidar a los seres humanos, o al menos a una parte. El capitalismo verde lo tiene clarísimo: protegemos para seguir gastando, aunque sea algunas personas. El res­to serán expulsadas. El ecofascismo, es una de nuestras peores pesadillas. Mancillar nuestra lucha para oprimir y reprimir.
El libro de Margaret Atwood, “El cuento de la criada” lo refleja muy bien, tan bien, que presenta un panorama aterrador. En ese mundo, que resulta bastante creíble, las mujeres son cuerpos al servicio de los hombres. Bien para atender sus necesidades materiales y emocionales, satisfa­cer su deseo sexual o para tener descendencia. Otras per­sonas, que se oponen o han opuesto al poder establecido, son expulsadas a territorios donde la mera supervivencia es imposible y donde, además, deben cumplir con tareas que les dañan y matan.
2018 ha sido el año del feminismo. Ojalá que lo sea tam­bién 2019 y los que le siguen. Evitar escenarios fascistas o ecologismos utilitaristas solo será posible si ponemos la vida en el centro y no dejamos a ninguna persona fuera. Eso significa acabar con el patriarcado.
Hace unos días lanzamos el debate por la ausencia de mu­jeres en una mesa redonda sobre medioambiente. Compar­timos nuestras reflexiones acerca de las posibles causas, las soluciones y sobre todo nuestra preocupación ante una imagen que no deja de ser parte de nuestra realidad. Pero lo que más nos ha sorprendido es la reacción de algunas personas (hombres, para ser más concretas) que han reac­cionado exageradamente y cuestionando la importancia de señalar este tipo de hechos.
Nos han dicho que resulta cansino, y que mejor hablamos de medio ambiente. Y la verdad, es que a nosotras lo que nos cansa, y mucho, es tener que escuchar siempre este mismo argumento, porque no podemos concebir un ecolo­gismo (social) que no sea ecofeminista. Es imposible. Por más que algunos se nieguen a verlo y sobre todo, a cues­tionar que algo no se está haciendo bien y que es hora de cambiar.
Así que para 2019… ¡más y mejor ecofeminismo!



CONSUMIR Y CONSUMIR
HASTA SER CONSUMIDO
por Rufino Hernández

Cómo pasan los días. De nuevo llegan las fiestas de fin de año a las que nuestros antepasados denominaron fiestas del Sol, y más tarde, con ese afán de colonización mental, el cristianismo las rebautizó llamándolas fiestas de Navidad. Ahora las deberían volver a cambiar de nombre, pues, aun­que el poder de la Iglesia sigue vivo, sus locales, sus iglesias están vacías. Lo que se llena son las nuevas catedrales, o sea, los grandes centros comerciales. Pero no, estoy seguro que no las van a cambiar de nombre, a los que dominan el actual sistema económico les interesa rodearlas de un halo mágico, y así introducirnos con más facilidad en la ciénaga del con­sumismo y, para ello, qué mejor que un entorno de ángeles y espiritusantos, junto a vírgenes con sus hijos, rodeados de mulas y bueyes.
Para abrirnos el apetito ante el gran atracón que se avecina, se han inventado el “Black Friday”, nombre que podía tener gracia, si no fuera porque este extranjerismo nos viene a re­cordar a los viernes en que se vendía a los esclavos negros a precios más baratos. Hoy, el mayor promotor y embajador de este terrible recuerdo, “Amazon”, nos ofrece grandes pro­mociones y descuentos en sus productos, mientras tiene en sus almacenes a los trabajadores en huelga, debido al escaso sueldo que perciben.
En una segunda etapa nos rodean de múltiples y coloridas bombillas que, acompañadas de infantiloides villancicos, nos impiden ver la realidad. Este prefabricado ambiente nos libe­ra de cualquier atisbo reivindicativo que nos pudiera quedar, y así, semihipnóticos, nos dejan preparados para consumir como descosidos y sin tener la capacidad de ver a los que, por no poder pagar el alquiler de una casa, se tiran por el bal­cón, ni a los que no pueden encender la luz, porque se la han cortado. Mientras que los del cuello alto nos roban, se llevan el dinero a paraísos fiscales sin riesgo alguno, porque tienen amigos políticos que se enrollan en banderas y patriotismo para defenderles.
A los que no aceptamos revolcarnos en estos fastos, nos impiden disfrutar hasta de lo más básico, de lo más natural, e incluso de lo que no cuesta dinero, me estoy refiriendo, por ejemplo, a los plataneros del Espolón que el podador ha mutilado, no han querido que gocemos de los ocres otoña­les, ni de la maduración de la vida que representan, ni de la alfombra natural tejida por el follaje multicolor. Siguiendo al podador, una cuadrilla de electricistas sustituían las hojas por minúsculas bombillas que el regidor de la ciudad mandó colocar para seguir estimulando artificialmente estas fiestas del consumismo.
Para ellos hemos dejado de ser ciudadanos, solo nos con­sideran como consumidores. Según los que rigen el sistema económico actual, para que crezca el mercado, para que crez­ca la economía, la riqueza (su riqueza) tenemos que crecer infinitamente en este mundo finito.
Esta es la nueva religión. Estamos ante un dilatado periodo electoral y todos los partidos llevan esta doctrina en sus pro­gramas, no se atreven a contarnos la verdad, no se atreven a decirnos que si seguimos con estas mismas actitudes, estas mismas formas de producir y consumir, estamos aboca­dos al colapso: Se terminarán las energías fósiles, el agua potable, se envenenarán las tierras, los aires y aparecerán nuevas enfermedades. Pero no, no lo contarán, porque ello les obligaría a enfrentarse al sistema económico y político actual, algunos, a lo más que se atreverán, será a quitarle las aristas al sistema, a echar vaselina a las ruedas, pero hablar de cambios profundos, es harina de otro costal.
Los estudiosos de este sistema medio-ambiental ya han puesto la fecha del dos mil cuarenta para la llegada de este colapso. Nos dicen que aún hay posibilidad de detener el proceso, pero para lo que no hay remedio ya, es para recu­perar el mal causado, no hay marcha a tras.
No van a ser los políticos de sillón con sueldo los que pongan sobre la mesa las medidas a tomar. Seguirán ha­ciéndolo miembros de la comunidad científica, ecologistas y ciudadanía en general. Estos serán los que tendrán que seguir empujando, los que tendrán que crear y organizar movimientos sociales con capacidad de sacar a los políti­cos de sus butacas, obligándoles a tomar medidas ante el desastre que se avecina.
Volvamos de nuevo a las fiestas navideñas. El que quie­ra ver, podrá observar, en estos momentos álgidos, esta injusta y desigual sociedad que hemos creado los huma­nos, estos seres que decimos ser los herederos del Homo Sapiens.
El que quiera ver, podrá descubrir a miles de personas huyendo de las guerras, a miles de personas tiradas por los mares, a miles de personas cruzando las ciudades pidiendo justicia y pan.
Después de escribir sobre esta parte de la moneda, el bolígrafo se me detiene, no es capaz de deslizarse por el folio para narrar la otra cara de la moneda.
Los que quieran ver, también podrán advertir como en miles de casas, hoteles y restaurantes se tiran miles de pla­tos repletos, a miles de personas con sus caras llenas de ba­bas por haberse comprado el último modelo de móvil, las más vaporosas gasas fabricadas en China o Bangladesh, colonias, perfumes y regalos que mañana tirarán.
La verdad es que son pocas las personas que pueden mantenerse puras ante la tentación y el poder de la irracio­nalidad del sistema que nos invade y gobierna. De alguna manera, todos somos víctimas y cómplices de este lodazal. ¿Cómo despertar? .... que ustedes lo consigan.
Felices fiestas del sol, Felices fiestas de fin de año. Feliz año nuevo.








POESÍA:
LA LEY MORDAZA
Rufino Hernández
Mira que viene, que viene,
Que viene la Ley Mordaza
Nadie ha podido acallar
los cantos de mi guitarra
nadie puede silenciar
los ecos de mi canción.
¿Quién podrá frenar al viento,
quién detendrá al huracán,
quién impedirá a las estrellas
que nos dejen de alumbrar?
Nadie podrá amordazar
a quién busca las verdades,
a quién uniendo razones
se forja para luchar.
Se romperán las cadenas
y se abrirán los grilletes,
cantará de nuevo el valle
y las montañas de nieve.
Se vencerá a los verdugos,
leguleyos de mordazas,
ambiciosos de poderes
destructores de esperanzas.
Brillará de nuevo el sol
con la unidad popular,
nuevos cantos, nuevos sueños
caminos de dignidad.




Mendezillos



Lacalle se enamora de Ortega Lara
El alcalde empezó a echar piropos a los de Vox, señalan­do que eran “gente de lo más responsable, gente de fiar, guapos, de buena planta y… claro, uno no es de piedra”

Eduardo Inda afirma que el partido ultraderechista Vox es de centro
El pseudoperiodista sigue en su labor de blanquear el fas­cismo y señala que lo lava con Ariel porque “lo usaba la mujer de Franco para blanquearle el culo al caudillo y funciona fenomenal”
Vox propone que vuelvan a colgar del balcón municipal banderas con esvásticas
El portavoz del partido facha indicó que “ya se hizo en una ocasión y quedaba muy bonito. Recuperaremos esa tradición que se perdió injustamente por culpa de los ma­ricas y los moros”
Baltasar huye del Belén al ver el caganer de Santiago Abascal
El rey negro declaró a El Perdigón que le pidió los pape­les y que pudo escabullirse gracias a un pastor antifascista que llamó a los mastines y sacó la vara a pasear para me­dirle el lomo
El PSOE saca al mercado un vibrador que no vibra
La dirección socialista sigue en su escalada de contradic­ciones in terminis después de definirse como republicanos juancarlistas y de llamar al gasto en armamento inversión social





“888 / PIENSA PIENSA PIENSA”
por Fernando Ortega Barriuso

En este ambiente festivo por ley, la voz del desenfrenado y en­loquecido Carlos Sobera suena machaconamente con su man­tra “888, juega, juega, juega”, haciendo competencia a los ni­ños de san Ildefonso, bonolotos, loterías, onces, primitivas, y demás familia. Todo el país parece haberse convertido en una gran timba, dispuesto a salir de su situación empobrecida por la vía más rápida y, generalmente, más frustrante. (Ver Diario de Vurgos sobre las salas de juego en los barrios).
Final de año, ¿final de ciclo? Toca hacer un mínimo balance de lo que ha sucedido. La realidad va a tal velocidad que las noticias y los hechos se amontonan sin casi poder memorizar­los ni analizarlos. Cuando contemplamos -¿asombrados?- el papel bochornoso del Tribunal Supremo quitándose la másca­ra y admitiendo su compadreo con la banca, nos enteramos de que el dinero perdido por la corrupción en España (según Los Verdes europeos) supone 90.000 millones de euros anuales, más del doble del presupuesto de Educación, dinero secues­trado para políticas sociales, de sanidad, etc. O que el youtu­ber que más ha ganado en este año (22 millones) es un crío de ¡7 años!, o que ya hay una robot que tiene concedida la ciudadanía, en Arabia Saudí, rango mayor que el de muchas de sus habitantes. O que hay cerca de dos millones y medio de ciudadanos trabajando fuera de España, o que el Banco de España da por perdidos 42.621 millones de dinero público del rescate a las entidades bancarias, o que un tercio de los asalariados burgaleses gana menos de 1.000 euros al mes, o… Desahucios, colas en la sanidad, represiones varias… Mise­rias de toda índole-
Hace unas semanas, un grupo musical burgalés –la MODA-actuaron en Madrid con gran éxito. Un grupo de barrio, lúci­do, trabajador, que entre sus canciones tiene una: “Imposible ser neutral”. Bien. Ante tanta ignominia, desfachatez, locura, solo queda elegir –como históricamente- entre civilización o barbarie, en trabajar por “hacer visible lo invisible” (lema del movimiento feminista) y salir a la calle para que realmente sea de todos, y luchar contra los micromachismos y los microfas­cismos, o no tan micros, y poner en cuestión, y criticar. Y ac­tuar. Invadir las calles de poemas libres, de libros, de cuadros, de pensamiento crítico, de charlas, de canciones: “Imposible ser neutral”. Que España, que las ciudades sean de todos y para todos y no solo de los políticos que como declaró hace poco Manuela Carmena “son infantiles, simples y teatrales”. Ejemplos positivos vamos teniendo en la ciudad.
Entre otros últimos acontecimientos, se conmemoró el 40º aniversario de la Constitución. Tema muy amplio a analizar pero, fijando el foco, vimos que casi toda la propaganda e información que ese hecho segregó, la mayoría de ella se refería a ‘los padres’ de la misma, a políticos, al rey, a las elites dominantes, al stablishment en definitiva, obviando el papel fundamental, básico, de la gente de a pie, de los ciudadanos, de sindicatos y organizaciones de todo tipo que se manifestaron, impulsaron, criticaron y presionaron a ‘los de arriba’ para alcanzar mayores cotas de libertad y justicia, dejando en ese camino un buen reguero de muertos y deteni­dos. También de ilusiones no conseguidas. La importancia y el valor de esas movilizaciones populares de todo tipo suele soslayarse, cuando han cambiado –como en este caso que nos ocupa- muchas veces la historia, la pequeña y la grande: de ahí Gamonal, la AP-1, el 15-M, el 8-M… y tantos y tantos ejemplos cotidianos. Al hilo del 40º aniversario, hace unos días hubo un buen momento televisivo cuando se hizo un paralelismo entre la cola ante las oficinas del paro y la cola del besamanos ante los reyes. Dos mundos diferentes, con intereses enfrentados.
Parece ser que la paleta de colores se va deslizando desde el rojo-comunista- al negro –anarquista-, el arcoíris –LGT­BI-, para llegar al verde –ecologismo- y ahora el amarillo, de unos indignados por motivos de todo tipo. Esperemos que no termine en el color blanco de la rendición. Aunque hay que tener siempre en cuenta que –como dice el chiste de El Roto- “todas las banderas están hechas en China”.
La olla ha entrado en ebullición y hay que saber distinguir – como dijo el poeta- las voces de los ecos. Se acercan eleccio­nes, al menos comarcales o municipales. Para los que vayan a votar, es bueno repensar todo lo que ha pasado a lo largo de este año y apoyar a los movimientos auténticamente de­fensores de los ciudadanos. Nos esperan tiempos complejos de los que apenas percibimos la punta del iceberg: robótica, globalización, empobrecimiento generalizado, migraciones masivas, auge de los fascismos ante esa sensación de cambio y de inseguridad y para ello hay que estar preparados con ideas y con fortaleza. “…uníos”, decía hace tiempo alguien por ahí.
Siguiendo el mantra del indigno Sobera: “cambia, cambia, cambia / piensa, piensa, piensa”. Yo ahí lo dejo, como dice otro anuncio. Y feliz año 2019.
“Lo que parece imposible a veces tarda un poco más”.






MICRO MACHISMOS
por LA MORADA
Según la definición que le dio Luis Bonino a principios de los años noventa, los micro-machismos “son pequeños, casi imper­ceptibles controles y abusos de poder cuasi normalizados que sin ser muy notables, restringen y violentan insidiosa y reitera­damente el poder personal, la autonomía y el equilibrio psíquico de las mujeres, atentando además contra la democratización de las relaciones. Dada su invisibilidad se ejercen generalmente con total impunidad . Son de uso reiterado por los varones hacia sus parejas. En definitiva son prácticas de dominio y violencia ha­cia las mujeres que suceden en la vida cotidiana. Con el prefijo -micro hace alusión a lo que es casi imperceptible, lo que se en­cuentra en el límite de la evidencia, pero sin llegar a serlo”. Como vemos son, también, micro violencias machistas.
Este tipo de violencias ocultas son casi todas ellas violencias psi­cológicas y, por tanto poco visibles hasta que, con las gafas mo­radas puestas, las vas descubriendo y desnudando para hacerlas visibles. Ocurren en todas las esferas de la vida y en todas las etapas vitales. No solo ocurren entre las parejas. Sencillamente ocurren. Y suceden en los espacios laborales, en el ocio, en el transporte público, etc.
Los micro machismos buscan, en definitiva mantener el orden patriarcal de la sociedad que, a su vez, pasa por que los varo­nes mantengan el poder sobre las mujeres a toda costa. Y tienen muchas caras que, sobre todo a las mujeres, nos resultarán fami­liares. Aparecen con miradas intimidatorias, con el uso expan­sivo del espacio compartido, con la toma repentina del mando de determinadas situaciones sin tener en cuenta la opinión de la pareja, etc.
Hay otros como llevar a las mujeres a dudas de sí mismas y por tanto, en demasiadas ocasiones, negarse ellas mismas en favor de otras personas. Y aquí es donde entra algo muy común y que aparece siempre y en casi todos los hombres sean estos pareja, amigos, amantes, etc. Se trata de la prioridad de la voz mascu­lina.
¿Cuántas veces en una conversación del tipo que sea, alguna mu­jer ha estado dando su opinión sobre algún tema y ha aparecido la voz de él más alta con tal de hacerse escuchar, o ha interrum­pido sin prestar atención a lo que estaba diciendo ella? Ocurre cada día. Y lo sé por experiencia.
Es algo recurrente. Ocurre. Y lo peor es que cuando lo haces notar, en demasiadas ocasiones te llaman borde o mal educada, cuando en realidad quienes no son educados son ellos. Pero aún así, creen tener la razón. La razón patriarcal, por supuesto.
La socialización diferenciada tiene, entre otras, esta función, la de normalizar los micro machismos como algo inherente a la condición de haber nacido mujer u hombre. Y ese tipo de so­cialización que se construye desde la familia, la escuela, los me­dios de comunicación las religiones etc. buscan, desde tiempos inmemoriales la supremacía de los hombres sobre las mujeres. Buscan la dominación, la sumisión, el servicio perpetuo a sus intereses etc. En definitiva buscan mantener el orden patriarcal que es el que les otorga los privilegios.
Y, para mantener esos privilegios una de las estrategias “amables” es la utilización de este tipo de conductas “micro” constante­mente. Previamente naturalizadas por esa socialización diferen­ciadas ya son más difíciles de detectar y por tanto de combatir.
Si ponemos un poco de atención, detectaremos este tipo de con­ductas por doquier. En la justicia con sentencias aparentemente benévolas pero que con lecturas con las gafas violenta, encon­traremos infantilización o maternalización de las mujeres con­tinuamente.
En las escuelas, está permanentemente presente en el currículo oculto de los centros, en la utilización de los espacios en los re­creos o en los tiempos de ocio. Pero también presente en la au­sencia de mujeres en los libros de texto, lo cual priva a las niñas y a los niños de genealogía femenina de conocimientos.
Los encontramos también en el empleo en forma de desempleo o de brecha salarial. O en las entrevistas de trabajo cuando pre­guntan sobre la maternidad. ¿Les preguntan eso a los hombres cuando van a entrevistas de trabajo?
En las religiones mostrando un modelo femenino virginal, ma­ternal, sumisa y devota a quien han robado toda capacidad de actuación para sí misma. Un modelo absolutamente entregado a los demás y disfrazado de generosidad, cuando en realidad se trata de sumisión absoluta.
Y todo ello naturalizado y sin que se dispare ninguna alarma cada día, cada minuto, porque quien impone lo que es correcto o no, son ellos.
Recuerdo que cuando era más joven, las cosas estaban aún peor y que cuando una noche de cena de verano un compañero inten­tó tocarme las piernas y le di una bofetada como respuesta a su agresión, la mesa al completo me llamó exagerada y lo disculpó diciendo que solo se trataba de una broma. Todo el mundo tomó nota y aquello nunca más me volvió a ocurrir, pese a la disculpa generalizada a su actuación. No naturalicé aquello. No permití aquel tocamiento y fui “la mala” aquella noche. Pero entonces, igual que ahora, me da igual.
Cuando hablamos de micro machismos hablamos de falta de respeto a la dignidad y se hace en forma micro, como querien­do restar importancia a los hechos. Las disculpas a esa falta de respeto pueden venir en forma de “ha sido una broma”” o “solo era un chiste”, por ejemplo, buscando en el humor, o mejor dicho en la falta de humor de las mujeres la falta de entendimiento de estas actitudes. Y no es una cuestión de existencia o ausencia de humor. Se trata de no permitir esa falta de respeto a nuestra dignidad.
Se acerca la campaña de Navidades. Les invito a observar en la publicidad, los roles que se les asigna a hombres y mujeres en toda la campaña. Y hablo de ropa, complementos, juguetes, ali­mentación, etc. Pero eso sí, con las gafas que todo lo cuestionan, las moradas. Seguramente quienes tengan curiosidad podrán de­ducir algunas cosas.
Pero lo que es más importante, les invito a que analicen sus rela­ciones personales con los hombres de sus vidas o con las mujeres de sus vidas: parejas, amistades, etc. Pero también con esas mis­mas gafas. Seguramente descubrirán que también son víctimas de esos micro machismos y de cómo las voces femeninas tienen menos eco que las masculinas.
Un ejercicio de honestidad en el análisis nos permitirá descubrir esas micro violencias que todas hemos sufrido en alguna oca­sión. Y al tiempo a darles nombres y saber que, en algún momen­to de nuestras vidas, lo hemos sufrido.
Al descubrirlo y ponerle nombre será más fácil de combatir.





UNA LLAMADA A LA REFLESIÓN
Sin ánimo de fastidiar a nadie estas fiestas, en el que el consumo se sale fuera de lo considerado aceptable, no está de más tener todos un minuto para pensar en esos miles de seres humanos que tuvieron de dejar familias, tierras, amigos tratando de encontrar un lugar en el mundo donde poder vivir con dignidad.
Chema Monreal, patrón de barco, marinero, rescatador, y técnico en salvamento nos dice:
“¿ sabéis qué se siente cuando tus ojos no divisan tierra?... yo puedo explicarlo.
¿ Sabéis qué se siente cuando el oleaje empieza a crecer?- --yo puedo explicarlo
¿ Sabéis que se siente cuando divisas a 5 y solo puedes salvar a 3?
¿ Sabéis cómo es el mar a 10 millas de la costa…¿no lo sabéis verdad?
¿ Sabéis cómo es el infierno...No lo sabéis.
Es parecido a un mar con olas de 4 metros en la oscu­ridad de la noche, cuando el 99,9% de vosotros no tiene cojones de entrar 20 metros de la orilla.
¿Sabéis cómo retumban los gritos de socorro en mitad del Mar cuando no divisas a la persona?---¿Sabéis cómo es un cuerpo flotando boda abajo, por el que ya nada se puede hacer?
¿Sabéis a qué velocidad se traga el Mar un cuerpo, cuan­do 10 segundos antes te miraba pidiendo ayuda?--- ¿Sabéis que es el infierno y la soledad?...No, no lo sabéis-
Ojalá vuestra imagen del mar sea siempre la del verano, el Sol y el chiringuito, por que si algún día os veis en esta otra situación, rezad para que en los despachos de un gobierno den la orden de ir a buscaros.
Un abrazo a todos”.
Y antes de decir algo, pensar quienes expolian las tierras de esos pueblos, quienes ponen y quitan dictadores, quienes venden armas a esos ejércitos, y quienes sacan beneficios económicos de esas guerras, miserias, hambre y explota­ción.







ENTREVISTA A..


D. Albert Rivera




Después de meses de insistir, por fin llegó el día. Hoy, día 11 de diciembre, nos encontramos en el Paseo Recoletos de Madrid para entrevistar al Mandarín del partido de Ciudadanos D. Alberto Car­los Rivera Díaz, para los amigos Albert Rivera y para los enemigos “El falangista” Abogado. Cursó estudios de doctorado en Derecho Constitucional, Autonómico y Mercantil, pero no llegó a docto­rarse por falta de tiempo. Está en posesión de 6 másters, carnet de conducir y carnet de divorciado. Todo un fenómeno.
Estamos citados para las 11. A las 10,55 nos deja el taxi en la puer­ta de la sede de Ciudadanos. Un ordenanza trajeado con gorra de plato al estilo Luis XIV se cuadra ante nosotros preguntándonos a dónde queremos ir. -Estamos citados con el Sr. Rivera. -¿Son ustedes los reporteros de la revista Pronto o de una que se llama El Perdigón? Somos del Perdigón. Está bien, suban a la planta pri­mera. Allí les atenderán. Un segundo ordenanza nos lleva hasta la puerta del despacho.

Perd.- Pun, pun. ¿Da su permiso?
Riv.- Pasen, pasen. Así que ustedes son de la revista El Perdigón. Encantado de conocerles. La Sra. Bañeres me habló muy bien de ustedes. Dice que es una revista seria y rigurosa, que nunca habla mal de nadie, ni saca chismorreos. Achís, achís, perdonen tengo la VOX un poco tomada con tanto mitin en Andalucía, he cogido un buen catarro… achís, achís, perdonen.

Perd.- No nos extraña. Es una gripe muy peligrosa, ha entrado por Andalucía y parece ser que se va a extender por toda la península. Según dicen es más peligrosa que la llamada gripe española.
Riv.- Esperemos que hoy con los avances que hay, se quede en un resfriado. Nuestro partido apoyará todas las medidas que sean ne­cesarias para que los españoles salgan reforzados de este resfriado y que su VOX, siempre alegre y cantarina, siga dando a la España Grande y Libre años de prosperidad. Achís, achís… ¡Joder de dios! No sé qué tomar para que se vaya este catarro.

Perd.- Dicen que haciendo gárgaras mejora la cosa.
Riv.- Eso de hacer gárgaras, ¿no vendrá con doble intención?

Perd.- ¡Dios nos libre, Sr. Rivera! Ese es un remedio de toda la vida. Pruebe y verá como su VOX se aclara y vuelve a ser la de antes.
Riv.- Está bien, probaré. Bueno, si les parece podemos hablar del gran avance que nuestro partido ha tenido en Andalucía.
Perd.- Ha sido espectacular. Le damos la enhorabuena. ¿Cuá­les cree usted que han sido las causas para que los andaluces hayan optado por el cambio?
Riv.- Ha calado muy hondo el himno de Marta Sánchez. Dense cuenta que el pueblo andaluz es muy dado al cante, pero al cante de verdad y ver cómo Marta, llena de ímpetu, con lágrimas en los ojos: SIN TI YO NO SÉ VIVIR. ROJO, AMARILLO, COLORES QUE BRILLAN EN MI CORAZÓN Y NI A DIOS PIDO PER­DÓN POR ESTE HIMNO QUE A ANDALUCIA CANTO CON LA VOX QUE FRANCO NOS DEJÓ. No me digan que esto al pueblo andaluz y a toda España de bien no le pone.

Per.- Poner sí que pone de una mala… Nosotros preferimos el que cantaba el pueblo por los años 60, ese que decía. FRANCO, FRANCO TIENE EL CULO BLANCO POR QUE SU MU­JER LO LAVA CON ARIEL. Éste tenía más fuerza y era más limpio.
Riv.- Yo no había nacido en aquellos años, pero ofender a Franco de esa manera me parece una falta de respeto. Además, la mujer de Franco no usaba Ariel, usaba Colón que lava mucho mejor y Colón es más español y mucho español. ¿Y a cuento de qué ha venido esto de los himnos?

Perd.- Usted acaba de decir que Andalucía ha votado a la de­recha por el himno de Marta Sánchez. Es de suponer que algo más habrá.
Riv.- Hombre, claro, el himno y nosotros. Ciudadanos ha dejado claro al pueblo andaluz que nosotros estamos limpios. No tenemos cuentas con la justicia. Queremos que España sea una y no trina, que los emigrantes trabajen y trabajen para que España sea grande, queremos que los ciervos, jabalís, corzos y demás bichos sean li­bres para que los señoritos puedan cazar sin que ecologistas y rojos pongan tantas pegas. Todo esto se define en una frase: ESPAÑA, UNA GRANDE Y LIBRE.

Perd.- Hombre, Sr. Rivera. Algo más ofrecerá su programa. Lo de Cataluña y la corrupción del PP Y del PSOE bien que lo han aireado ustedes. En su programa no dicen lo que van a hacer, pero sí que dejan claro, según ustedes, la mierda de los otros y los malos que han sido y los buenos que son ustedes.
Riv.- Vamos a ver. Miren ustedes, el mejor programa, es el no pro­grama. Con esto no engañamos a nadie. Una cosa puede ser y no puede ser. Todo depende de cómo sea la cosa. Al decir, ellos son corruptos, nosotros decimos, estamos limpios, y el pueblo al que tanto amamos cree en nosotros porque vamos de cara, se nota en la mirada y en la sonrisa franca que decimos lo que sentimos. Hay que crear ilusión. Hacer ver que nuestro partido es un partido in­maculado, que ha nacido sin pecado original, que la Arrimadas y la Virgen María eran primas hermanas, que Toni Cantó era nieto de San Pedro. Esto el pueblo se lo cree, lo decimos nosotros, los limpios de corazón.

Perd.- De momento, Sr. Rivera, de momento. Ya verá usted, como pasado un tiempo la erótica del poder se va adueñando de su voluntad y poco a poco uno va creando unas relaciones con el poder económico. Ese poder que se iguala a un dios que todo lo puede, y al que todos obedecen. Ustedes, Sr. Rivera, y perdone esto que le voy a decir, ideológicamente ya están ven­didos.
Riv.- Me cagüen la leche que han mamado. No consiento que se in­sulte a mi partido. La riqueza la crean los emprendedores y nuestro deber es ayudarles. Hacer lo posible para que los trabajadores, los jubilados, las mujeres y todo el entramado social pueda vivir sin tener que cagarse en la madre que parió a los emprendedores, como hacen ahora… achís, achís.




Perd.- Sr, Rivera, vamos a analizar las cosas por partes. ¿Qué opinan de la inmigración?
Riv.- Lo primero que haremos cuando lleguemos al poder, es arre­glar la valla de Melilla que la han dejado hecha una pena. Por otro lado, los que vienen en patera hay que procurar que la patera esté en condiciones para la vuelta.

Perd.- Un momento, ¿qué quiere decir eso de que la patera esté en condiciones para la vuelta?
Riv.- Miren ustedes. La cosa es sencilla. Si viene una patera con 50 emigrantes, puede ser, que de los 50 solo nos interesan dos o tres, el resto tienen que volver por donde han venido, es decir en la patera que han traído. Con esto reduciríamos la inmigración un 80 o un 90%. Esto es lo que quieren nuestros votantes… achís, achís.

Perd.- Esto también lo quieren los votantes de VOX.
Riv.- Esos cabrones son los que me han pegado la gripe. Me reuní con ellos y ya ven, no dejo de estornudar. Achís, achís.

Perd.- O sea, ¿que ya están haciendo planes para gobernar An­dalucía?
Riv.- ¡Cómo que solo Andalucía! Queremos España, Europa, Amé­rica, China, Japón, Rusia, queremos el mundo entero. Y si en Marte hay vida también. Achís, achís, achís.

Perd.- Joder, Sr. Rivera. Para ser un partido que nació en Cata­luña para hacer frente a los independentistas, ahora resulta que quieren ustedes toda España.
Riv.- No solo eso. Si la izquierda sigue apoyando a los independen­tistas en Cataluña, nosotros junto con el PP, VOX, el sindicato de policías, la Guardia Civil, la Legión, mis compañeros de la UGT y la Iglesia de Rouco Varela, impondremos el articulo 155 y si con esto no basta, traeremos a los chalecos amarillos de Francia y que sepa el mundo entero que los valores patrios no se negocian… achís, achís.

Perd.- Por lo que se ve, Ciudadanos no cree que a través del diálogo Cataluña pueda volver al redil.
Riv.- Imposible. Ya lo intentó Franco y fracasó.

Perd.- ¿Cómo que ya lo intentó Franco?
Riv.- ¡Hombre, claro! Según los documentos que me enseñaron los de VOX. Franco que en paz descanse, se reunió con Companys y le dijo: Si te estás quieto y dejas de tocar los cataplines, te prometo que pasados 500 años Cataluña será un estado. Eso está escrito que lo he visto yo y Companys no quiso. Que lo quieren todo por las bravas.

Perd.- Otra cosa, Sr. Rivera. Eso que ha dicho de recurrir a mis compañeros de la UGT, ¿es cierto?
Riv.- Que se muera Pablo Iglesias si es mentira. Yo, cuando empecé a trabajar en la Caixa me dijeron: afíliate a la UGT que son buenos chicos y procura tener controlado la poca guerra que nos dan y ya de paso, diles que sigan ingresando el dinero de las cotizaciones y subvenciones. Ellos ya saben que el secreto bancario es sagrado.

Perd.- Joder, Sr. Rivera. Afiliado a la UGT, al PP, amigo de los de VOX ya sólo falta el carnet de Falange. Usted vale para todo, lo mismo fríe una camisa, que plancha un huevo.
Riv.- Sin ofender, yo no soy un chaquetero. Que me llamen el fa­langista no quiere decir que tenga carnet, de momento. Pero si la Madre Patria, si en la ONCE, hace falta un abogado, si la Arrimadas, la Bañeres, el Toni Cantó y todos los que forman el chiringuito que he montado creen que con la ayuda de la Caixa, de la banca, de los terratenientes, de la nobleza y de la realeza, puedo regir los destinos de tan noble nación, dispuesto estoy.

Per.- ¿No cree que puede ser mucho arroz para tan poco pollo?
Riv.- ¡Anda, la hostia! Otros polluelos menos preparados que yo han dirigido este país y miren si han hecho cosas grandes. Ahí tienen a Aznar, a Rajoy, a Primo de Rivera que apenas tenían estudios y todo lo que hicieron. ¿Qué no haré yo con mi preparación y mi porte?
Perd.- Seguro que cagarla, como los otros. Cambiemos de tema. ¿Usted conoce al alcalde de Burgos, Sr. Lacalle?
Riv.- Sí que le conozco. Estuve con él en dos ocasiones.

Perd.- ¿Y qué le pareció?
Riv.- Un pan sin sal. Muy rancio. Vi que hablaba mucho, pero no decía nada.

Perd.- Todo eso que dice y más, es verdad. Le voy a contar lo que dijo ayer en una entrevista en la SER. Le preguntan por VOX y lo primero que dice es que a lo que hay que tener miedo es al partido de Podemos, que son los que usan la violencia. ¿Cómo un gobernante de una ciudad para defender a la ultraderecha fascista puede ser tan ruin y soltar calumnias? ¿Qué entenderá semejante ignorante por violencia?
Riv.- Quizás se refería a los hechos del barrio de Gamonal, digo yo.

Perd.- Vamos a suponer que se pudiese referir a esos hechos. Él sabe de sobra que el causante de aquellos fue él y el rico de Bur­gos al cual obedece. En segundo lugar, la revuelta del barrio de Gamonal no la dirigió ningún partido, fue una reacción espon­tánea a las cacicadas de este alcalde. El tercer lugar, en el barrio explotó la rabia, no la violencia. Es violencia cuando un grupo humano se organiza militarmente para conseguir unos fines y eso no pasó en Gamonal. Solo un ser ruin, sin rasgos de humani­dad puede usar la falsedad, la mentira y la violencia verbal para destruir al adversario político. Dios, ¡qué desgracia de botarate!
Riva.- Joder, se habrá quedado usted a gusto. A ver si le aplican la ley Mordaza.

Perdí.- Todo puede ser. A ver si cuando gobiernen ustedes de­rogan esa ley. Aunque mucho nos tememos que tendrá que ser la lucha del pueblo quién acabe con ella, y con otra peor que pongan los de VOX si un día gobiernan.
Perd.- Pues nada más, Sr. Rivera. Un placer habernos atendido. Si quiere algo para sus compañeros de Burgos, con mucho gusto se lo transmitimos.
Riv.- Nada más, majetes. Que paséis buenas fiestas y que los Reyes Magos os traigan muchos juguetes y que vuestro jefe Méndez Pozo este año no os deje sin cesta. Se me olvidaba decir a la Sra. Bañeres que si llega a alcaldesa, recibirá lo prometido.

Perd.- Oiga, ¿qué es lo prometido?
Riv.- Un sobre y un abrigo de nutria.

Perd.- ¡Joder! No han empezado y ya estamos con sobres… a la mierda todos.

Está entrevista se realizó el 13 de diciembre festividad de Santa Bibiana,
prima carnal de Bibiana Fernández. La Bibiana santa, murió flagelada
por un miembro del VOX antiguo llamado Julián el Apóstata, allá por el año 361.
El Papa Simplicio mandó cons­truir una basílica en honor de la
bienaventurada mártir Bibiana “juxta Licinia num ubi eius requiescit”.
Después diréis que los del Perdigón son unos incultos.
Si sabemos hasta latín y algo de griego.
FELIZ 2019
____________________________

De “todos los hombres”
a “todos los seres humanos”
Las mujeres que dejaron huella en la Declaración Uni­versal de Derechos Humanos



La fotografía pasó a la historia. Casi un año después de su aprobación, Eleanor Roosevelt posaba con un cartel de la Declaración Universal de Derechos Humanos en la sede de Naciones Unidas. La imagen ha vinculado estrechamente a la representante y política estadou­nidense con la declaración que impulsó, rodeada de hombres, como presidenta del comité que se encargó de redactarla.
Su destacado papel en lograr que el texto viera la luz el 10 de diciembre de 1948, hace 70 años, ha sido do­cumentado y su figura, reconocida como una firme de­fensora de derechos humanos. Sin embargo, según re­cuerda la ONU con motivo del aniversario, hubo otras representantes que trabajaron junto a Roosevelt cuya labor “fue esencial a la hora de dar forma” al documen­to y garantizar que se incluyeran en él los derechos de las mujeres.
Entre ellas hay mujeres que no procedían de países oc­cidentales a cuyas contribuciones se ha prestado “poca atención”, a pesar de que “fueron pioneras en el ámbito internacional y en sus países”, recalcó el pasado marzo Rebecca Adami, catedrática de la Universidad de Es­tocolmo y autora de Las mujeres y la Declaración Uni­versal de Derechos Humanos, según recoge el sitio web del alto comisionado de la ONU para los derechos humanos. Eran representantes en diferentes comités de Naciones Unidas y, aunque se encontraban en mi­noría, participaron activamente en las sesiones en un momento, además, en el que los imperios coloniales empezaban a descomponerse, relata la investigadora.
Hubo tres delegadas procedentes de países no occi­dentales que dejaron una huella decisiva en el tex­to, de acuerdo con Adami: Hansa Mehta, de India, Minerva Bernardino, de República Dominicana, y Shaista Ikramullah, de Pakistán. A ellas se unieron la danesa Bodil Begtrup, la francesa Marie-Hélène Le­faucheux, la bielorrusa Evdokia Uralova y la también india Lakshmi Menon, según ha recordado Naciones Unidas en la conmemoración del histórico texto.
artículo aparecido en eldiario.es








No hay comentarios:

Publicar un comentario


Marcos Mesa


Humor Perdigonero


Radio Valdivielso


Zoozobra Magazine


Onda Expansiva


Diario de Vurgos


Las Merindades en la Memoria


Memorias de Burgos





Prensa Alternativa







Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner





Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner






Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner

Subscribe to RSS headline updates from:
Powered by FeedBurner